Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional FUNGAIRIÑO, OBLIGADO A DIMITIR REACCIONES JUEVES 2 2 2006 ABC EL MALESTAR DE LA JUSTICIA L a dimisión del fiscal Fungairiño, por razones personales, nos invita a hablar de la Justicia, algo que acaso no hagamos con la frecuencia debida. Es prudente no atribuir a nadie intenciones que no declara, mas tampoco parece aventurado, aunque no hubiera influido en su decisión, afirmar la discrepancia profunda que le debe provocar la gestión, pasiva y gubernamental, de la Fiscalía General del Estado. Del Estado del bienestar hemos transitado a la política del malestar. Un día es el Estatuto, otro los militares, el de más allá el Tribunal de Defensa de la Competencia. Apenas hay pilar del Estado que no se encuentre sumido en el marasmo. Dejemos de lado, lo que no es poco, I. SÁNCHEZ la unidad nacional y la CÁMARA Constitución. La organización territorial, la Educación, las relaciones exteriores y la Justicia provocan un disenso extravagante de los usos políticos en las democracias. Y no se repara suficientemente en el malestar en la Justicia. El informe del Consejo General del Poder Judicial, emitido con la oposición de los vocales afines al socialismo, ha suscitado polémica. Pero no hay intromisión sino ejercicio de un derecho, y a la vez un deber, a pronunciarse sobre un texto que, como el proyecto de Estatuto de Cataluña, entraña una modificación del sistema establecido por la Constitución. El órgano de gobierno de la Judicatura posee toda la autoridad política y moral para pronunciarse sobre un proyecto legislativo que, además de entrañar previsiblemente una reforma encubierta de la Constitución y de contener preceptos inconstitucionales, modifica la regulación constitucional de la Justicia y atenta contra el principio de unidad jurisdiccional, pieza clave del Estado de Derecho. Invocar los errores cometidos en el pasado, también por parte de los Gobiernos populares, que no emprendieron con la profundidad necesaria el proceso de regeneración institucional, no puede servir de excusa para los desafueros actuales. Si existe una mediatización política de la Justicia, el Estatuto, además de vulnerar la Constitución, consagra su dependencia del poder regional y la ruptura de la unidad jurisdiccional. Sólo la imposición de que los jueces y magistrados deban conocer y usar el idioma catalán vulnera la libertad de nombramientos y con ella, el régimen vigente de la carrera judicial, y también el precepto constitucional que sólo establece como obligatorio el conocimiento del castellano. Sorprende, por lo demás, la frecuencia con la que quienes propugnan, al menos de boquilla, una democracia participativa y transparente, aspiran a reducir al silencio a todas las voces discrepantes, incluida la de los ciudadanos a través del referéndum. Claro que la sorpresa se desvanece cuando contemplamos una táctica política en la que todo es válido, incluida la falta de respeto a la palabra dada. El Gobierno y ERC son tal para cual, cuando el primero traiciona a sus aliados pactando la reforma del Estatuto a sus espaldas, y el segundo se aferra al poder, negándose a la única opción honrada, que consiste en romper el pacto y abandonar el poder. El PP vincula la renuncia con la política antiterrorista del Gobierno La AVT teme por la Audiencia Nacional, última resistencia contra ETA b La vicepresidenta Fernández de la Vega sale al paso y asegura que la marcha del fiscal Fungairiño es una decisión personal ABC MADRID. El aluvión de reacciones tras la renuncia del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, llegó ayer desde diversos flancos políticos y sociales y desde las asociaciones profesionales vinculadas al poder judicial. Especial inquietud causó la noticia en el PP, cuyo responsable del área de Justicia, Ignacio Astarloa, se mostró preocupado y se preguntó si tiene algo que ver con la nueva política antiterrorista Asimismo, lamentó que se hayan confirmado los temores que apuntaban a que el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, iba a proceder al reequilibrio de la carrera judicial Hizo una lectura de la renuncia en esa misma línea el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) Francisco José Alcaraz, quien consideró que si se confirma que ha habido presiones de Conde- Pumpido, quedará manifiesto el interés del fiscal general y del Gobierno por controlar la última resistencia que tenemos frente a la rendición ante ETA, que es la Audiencia Nacional Por ello, manifestó que siente como una pérdida el hueco importante que dejará Fungairiño y que espera que sea relevado por alguien de su nivel En el polo opuesto de estas inter- Solidaridad de los magistrados y fiscales de la Audiencia Tras conocerse la noticia de la dimisión forzada de Fungairiño, jueces y fiscales de la Audiencia Nacional hicieron pública una nota de agradecimiento y cariño: Los magistrados y fiscales de la Audiencia Nacional, al conocer la renuncia a su cargo del Excelentísimo señor don Eduardo Fungairiño Bringas, quieren manifestarle públicamente su agradecimiento por la dedicación y entrega a su trabajo en la Audiencia Nacional y los servicios prestados a la sociedad, al mismo tiempo que le expresan su máximo respeto, cariño y el testimonio de amistad más sincero, deseándole los mayores éxitos en su nuevo destino en el Tribunal Supremo cia para pasar a otro puesto creo que es una decisión muy respetable La Asociación Profesional de la Magistratura, a través de su portavoz, Antonio García, tuvo también palabras de elogio para Fungairiño, de quien recordó su gran prestigio Pese a esto, mostró confianza en que su marcha no va a producir perturbaciones o anomalías en el funcionamiento de la Audiencia Nacional. Francisco Quintana, de la Asociación de Jueces y Fiscales Francisco de Vitoria, dijo que en la Audiencia Nacional hay fiscales preparados y capaces y, por tanto, hay garantía de objetividad e imparcialidad también de ahora en adelante. Más crítica fue la asociación Jueces para la Democracia, para la que, en los ocho años en los que Fungairiño ha estado al frente de la Fiscalía, sus decisiones han estado marcadas siempre por la polémica según manifestó su portavoz Edmundo Rodríguez. Sorpresa entre fiscales Las asociaciones de fiscales también se pronunciaron. El presidente de la Unión Progresista de Fiscales, Eduardo Esteban, declaró que la renuncia ha constituido una sorpresa pero recordó que es un derecho que le asiste Por su parte, el presidente de la Asociación de Fiscales, Guillermo García- Panasco, señaló que la renuncia de Fungairiño no le resultaba una noticia esperada Destacó que se trata de un gran fiscal, con una sólida formación jurídica, especializada en terrorismo pretaciones se situó ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien insistió en el carácter personal de la decisión. Dijo Fernández de la Vega que Fungairiño lleva 25 años haciendo un trabajo importante al frente de un órgano muy difícil en la lucha contra el terrorismo y añadió que si decide presentar su renun- Eduardo Fungairiño, el día de su comparecencia ante la comisión parlamentaria del 11- M CHEMA BARROSO