Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 2 2006 11 El lendakari Ibarretxe presiona a La Moncloa y ETA con un referéndum si no dan pasos antes del verano La empresa CASA entregará a Venezuela en un mes su nueva oferta para la venta de aviones Preocupación en fuentes fiscales por la repercusión que este cambio pueda tener en el juicio de EKIN fuentes, por no haberle informado de asuntos tan dispares como la apertura de una causa a un magistrado o la posibilidad- -denunciada por escrito en fechas recientes por el presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez- de que los imputados encarcelados por el 11- M tengan que ser puestos en libertad si el juicio no se celebra y la sentencia no se dicta antes de la primavera de 2008. Fungairiño, con categoría de fiscal de Sala, quedará adscrito a la Fiscalía del Tribunal Supremo, a la que podría incorporarse la próxima semana y donde parece probable que se haga cargo de los recursos relacionados con terrorismo y cooperación internacional. Dedicado a la Audiencia Nacional durante los últimos 26 años, Eduardo Fungairiño, polémico y comprometido, cierra la etapa profesional más feliz de su vida. Los que le conocen aseguran que no es un adiós voluntario y que no cambiaría este tribunal por nada El indomable E. F. N. V. N. C. Un jarro de agua fría Tras la reunión con Conde- Pumpido, Fungairiño comunicó a su equipo de fiscales y a los funcionarios que trabajan con él la noticia de su marcha. Fue como un jarro de agua fría. Las caras largas y las lágrimas no tardaron en apoderarse de la Fiscalía, donde nadie quería hablar de lo ocurrido. La tristeza y el abatimiento eran evidentes en el gesto de Fungairiño, quien antes de dejar su despacho firmó todos los escritos que tenía pendientes. Ante los periodistas que se concentraron en la Fiscalía, se mostró parco en explicaciones: Razones estrictamente personales. Interprétenlo como quieran dijo. Negó dejar la Audiencia por cansancio o por discrepancias con el fiscal general del Estado ya que, ironizó, con los fiscales generales nunca hay discrepancias. Por eso son fiscales generales, claro Sobre el momento en el que tomó la decisión, sólo acertó a decir que fue muy próximo en el tiempo y admitió estar esperando que algo así sucediera. A partir de ahora, queda abierto el relevo de un histórico en la Audiencia Nacional. Para el cargo ha empezado a sonar como posible candidato Ricardo Cabedo, fiscal jefe del tribunal superior de la Comunidad Valenciana y hombre próximo al fiscal general. MADRID. Eduardo Fungairiño (Santander, 30 de mayo de 1946) lleva trabajando para la Fiscalía de la Audiencia los últimos 26 años. Condenado a una silla de ruedas por un accidente de tráfico con 19 años, terminó de estudiar Derecho en el Hospital de Parapléjicos de Toledo y en 1972 ingresó como fiscal en prácticas en la Escuela Judicial, Quienes le conocen bien recuerdan que E. F. vive en y por la Audiencia Nacional y por este motivo niegan que su intención (la renuncia bajo la que se esconde el cese sea acabar con un ciclo de su vida y empezar el siguiente en la Fiscalía del Supremo. Gran conocedor de los temas relacionados con ETA, sensible con la lucha antiterrorista y objetivo de la banda (que intentó asesinarle en 1990 con un paquete bomba) su paso por este tribunal no ha estado exento de polémica y de incomprensión por parte del Consejo Fiscal, que vetó en dos ocasiones su ascenso a fiscal de Sala (requisito para poder acceder a la jefatura de la Audiencia Nacional) y boicoteó el acto de toma de posesión como fiscal jefe. Aquel 5 de junio de 1997, sus compañeros del Tribunal Supremo, a excepción de dos, decidieron no acudir al acto de nombramiento, y el propio Jesús Cardenal, entonces fiscal general del Estado, quien le había propuesto, actuó de padrino al no haber ningún otro fiscal dispuesto a hacerlo. Lo que empezó como una jefatura tensa (las circunstancias en las que llegó a ocupar este cargo no fueron las más favorables) fue dejando paso a la cara más amable de este hombre, que se ha ganado el respeto y el cariño de la mayor parte de sus subordinados, que están de luto ¿Qué es lo que convierte a Fungairiño en un personaje peculiar? El que hasta ayer era fiscal- jefe de la Audiencia Nacional formaba parte del grupo de los rebeldes e indomables (junto con los todavía fiscales de este tribunal Ignacio Gordillo y Pedro Rubira) Los tres fueron expedientados a raíz de una inspección en la Audiencia en la que la Fiscalía General acusó a estos fiscales de insubordinación a su jefe, entonces José Aranda, quien fue destituido por falta de autoridad La causa que motivó el castigo a Fungairiño fue ocultar un informe pericial relacionado con el atentado de ETA contra el ex presidente del Gobierno José María Aznar. Por esta conducta fue sancionado con 50.000 pesetas. Le han hecho la vida imposible La primera pista de que las relaciones entre Conde- Pumpido y Fungairiño no iban a ir muy bien fue la comparecencia de E. F. ante la comisión de investigación del 11- M, cuando confesó que dos días después de la matanza seguía pensando en la autoría de ETA y que desconocía la existencia de la furgoneta que emplearon los islamistas para transportar los explosivos. Otro desencuentro con la Fiscalía General del Estado fue con motivo del frustrado congreso que Batasuna pensaba celebrar el pasado día 21 en Baracaldo. Conde- Pumpido albergaba se- rias dudas sobre que se pudiera suspender el acto, pero dejaba la puerta abierta a que la Audiencia lo hiciera. Fungairiño consintió que el fiscal del caso solicitara no sólo la suspensión del acto, sino la suspensión de actividades de la formación ilegalizada. Éste ha sido el último capítulo de la relación entre ambas fiscalías. Le han hecho la vida imposible comentan algunas fuentes. Entre los sumarios de ETA en los que Fungairiño ha intervenido destacan la matanza de Hipercor, el asesinato del comandante Ynestrillas, el atentado frustrado contra el ex presidente del Supremo Hernández Gil o el de la plaza de República Dominicana. También actuó en las causas abiertas a los etarras Henri Parot, Kantauri Pakito o Santi Potros y ejerció la acusación en el caso de la colza el que más le ha marcado. Dictaduras argentina y chilena Sólo seis meses después de su toma de posesión como fiscal- jefe de la Audiencia Nacional, hace ahora nueve años, Fungairiño reactivó la polémica cuando en el seno de la Junta de Fiscales de Sala presentó un informe en el que defendía la incompetencia de la jurisdicción española para investigar los crímenes cometidos durante las dictaduras argentina y chilena, lo que algunos fiscales interpretaron como una justificación a los regímenes de ambos países. Las críticas del PSOE, entonces en la oposición, forzaron la comparecencia de Jesús Cardenal en el Congreso, donde el fiscal general dio por cerrado el tema al destacar su compromiso (y el de Fungairiño) con la democracia. Las paradojas de la vida han querido que haya sido Pumpido el que en mayo de 2004 ordenara a Fungairiño defender la competencia de España para investigar aquellos hechos. El último desencuentro entre Fungairiño y Conde- Pumpido fue con motivo del acto de Batasuna en Baracaldo El fiscal general le ordenó defender la competencia española para investigar los crímenes de Argentina