Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 2 2 2006 ABC Nacional La política de gestos del Gobierno a ETA causa la dimisión forzada del fiscal Fungairiño Pumpido le amenazó con abrirle un expediente si no renunciaba al cargo de forma voluntaria b El ex fiscal- jefe de la Audiencia Nacional afirma que se va por razones personales e ironiza: Interprétenlo ustedes (los periodistas) como quieran NIEVES COLLI NATI VILLANUEVA MADRID. La estrategia del Gobierno de cara a un fin negociado de ETA y la política de gestos hacia la banda y su brazo político- -la ilegal Batasuna- -se cobró ayer su primera víctima en la persona de Eduardo Fungairiño, fiscal- jefe de la Audiencia Nacional desde mayo de 1997 y personaje incómodo para llevar a buen puerto el plan ideado por José Luis Rodríguez Zapatero en el ámbito de la lucha antiterrorista. Citado por el fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, en su despacho a las doce de la mañana de ayer, Fungairiño fue invitado a presentar su renuncia bajo la amenaza de ser sometido a un expediente disciplinario para proponer al Ejecutivo su cese, según han confirmado a ABC diversas fuentes. Su posicionamiento contrario a una posible y futura generosidad por ejemplo, en materia de redenciones a los presos de ETA, así como en otros procesos relacionados con los dirigentes del brazo político de la banda terrorista- -Arnaldo Otegi tiene varias causas abiertas- -es el verdadero motivo que, en opinión de muchas voces dentro y fuera de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, ha llevado a la remoción de Fungairiño. Ese mismo entorno expresa su preocupación por el efecto que el cese pueda tener en el desarrollo de un juicio tan crucial como el del caso EKIN que se celebra desde el pasado 21 de noviembre contra el aparato político, mediático y cultural de ETA. El propio Otegi tiene que declarar mañana en la Audiencia Nacional acusado de desobediencia, reunión ilícita y exaltación del terrorismo por el acto celebrado por la ilegalizada Batasuna en Anoeta (en noviembre de 2004) La versión oficial que ofrece la Fiscalía General del Estado, sin embargo, dista mucho de esa interpretación. En una escueta nota de prensa difundida a las dos y cuarto de la tarde de ayer, se asegura que Eduardo Fungairiño ha presentado la renuncia a su cargo ante el fiscal general del Estado por razones estrictamente personales Esas razones personales son las que el propio Fungairiño ha utilizado como único argumento público para explicar lo ocurrido. Sin embargo, en círculos próximos al ya ex fiscal- jefe de la Audiencia Nacional se asegura que no fue Fungairiño quien se presentó ante Conde- Pumpido para presentar voluntariamente su dimisión, sino, al contrario, que fue llamado a capítulo y forzado a abandonar el tribunal en el que ha trabajado durante los últimos 26 años. A la reunión en el despacho del fiscal general asistieron también el teniente fiscal del Tribunal Supremo número dos de la Fiscalía) Juan José Martín Casallo, y la jefa de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General, Elvira Tejada. Las fuentes citadas señalan que CondePumpido reprobó duramente a Fungairiño- -con quien mantiene una difícil relación- desplegó un abanico de agravios y le amenazó con abrirle un expediente si no presentaba su dimisión. Ese expediente serviría de base para poner en marcha el mecanismo previsto en el artículo 41 del Estatuto fiscal, que faculta al Gobierno a remover a los fiscales jefes a propuesta del fiscal general quien deberá oír previamente al Consejo Fiscal y al interesado Entre esos agravios, ninguna cuestión de fondo. Más bien todas de forma. Una suma de reproches, aseguran las Fungairiño llevaba 26 años dedicado a la Audiencia Nacional EFE FUNGAIRIÑO, RENUNCIADO ANDRÉS DE LA OLIVA Catedrático de Derecho Procesal upongamos- -al margen de toda información y con la más beata credulidad- -que el señor Fungairiño, ya ex- Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, hubiese querido renunciar por impulso exclusivamente propio. En esta hipótesis y dadas las notorias circunstancias, el Fiscal General del Estado habría debido pedir a Fungairiño que esperase algún tiempo, para no dar lugar a malévolas interpretaciones. Y Fun- S gairiño, como buen fiscal, habría esperado. Pero, dado que la renuncia ha sido inmediatamente admitida tras una operación relámpago, lo que sería interpretación malévola se convierte en certeza: el señor Fungairiño ha sido vehementemente instado a renunciar Pese a actuaciones y opiniones personales e institucionales discutibles, la Fiscalía de la Audiencia Nacional era un notable baluarte de la legalidad en los asuntos relacionados con el terrorismo, el internacional y el de ETA y sus colaboradores. Pero, como está probado por diversos medios, la legalidad es un estorbo para el señor Rodríguez Zapatero. El señor Rodríguez Zapatero preside un Gobierno y una alianza a la que les estorba que en términos jurídicos y constitucionales la Nación sea España. Y si la realidad jurídica, constitucional y cultural de España no es un muro ante el que retroceda el equipo de Rodríguez Zapatero, menos lo va a ser la Jefatura de una Fiscalía que puede afear actos de Herri Batasuna o futuros pactos con ETA, unos y otros abiertamente queridos por el equipo De ahí que el señor Fungairiño haya sido renunciado El comentario es superfluo. Personalmente, he escrito y firmado varias veces, desde hace bastantes años, que determinados delitos no existen para algunos personajes del Ministerio Fiscal: el fin les justifica los medios.