Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid INAUGURACIÓN DE LA NUEVA TERMINAL CRONOLOGÍA MIÉRCOLES 1 2 2006 ABC Arias Salgado y el ministro de Fomento, Álvarez Cascos, supervisaron, ERNESTO AGUDO en el año 2000, la maqueta de la ampliación del aeropuerto madrileño Francisco Álvarez Cascos asistió a la colocación de la primera primera piedra de la nueva terminal en julio de 2000 ERNESTO AGUDO Todo empezó en 1993 cuando la Dirección de Aviación Civil realizó el primer estudio para conseguir la plena utilización de Barajas. Dos primeras piedras y una inauguración en 2004 han precedido a la auténtica puesta en marcha de la nueva terminal Trece años para levantar la T- 4 TEXTO: MIGUEL OLIVER MADRID. Esta vez va en serio. La nueva terminal de Barajas abrirá sus puertas el próximo domingo, aunque su inauguración oficial será un día antes. Hasta entonces han tenido que transcurrir trece años desde que comenzaron los primeros estudios sobre el nuevo edificio. La clase política, como no podía ser de otra forma, ha intentado rentabilizar su construcción a lo largo de estos años. La T- 4 tiene el honor de ser la única del mundo en la que se han puesto dos veces la primera piedra y que además fue inaugurada hace dos años, cuando el primer avión saldrá el próximo domingo. tecto extranjero para darle mayor prestigio y proyección al concurso. Una vez que resultamos ganadores, nos pusimos a trabajar con una idea muy clara: proyectar un edificio muy grande, pero que a la vez resultara lo más cómodo posible para los pasajeros. Del edificio yo destacaría su modularidad, lo que en el futuro facilitará su ampliación, si lo desean sus responsables Orígenes. Todo comenzó el 14 de junio de 1993 cuando se inició la Declaración de Impacto Ambiental. Por entonces ya se preveía alcanzar las 1.200 operaciones diarias y un movimiento anual de 40 millones de pasajeros en el año 2010. Tres años más tarde (10 de abril de 1996) comienza a tomar forma el proyecto de ampliación, que se divide en tres etapas: las pistas de vuelo, el nuevo edificio con su plataforma de estacionamiento de aeronaves y aparcamiento de vehículos y, por último, un edificio satélite con otra plataforma de aeronaves. También se proyectaron dos nuevos satélites (norte y sur) y una torre de control. Proyecto arquitectónico. Cinco días más tarde se convocó el concurso de ideas para el diseño de la nueva terminal, al que se invitó a once empresas. La adjudicación se realizó en noviembre de ese mismo año, en la que resultó elegida la UTE formada por Richard Rogers y el Estudio Lamela, que preveía un plazo de ejecución de 36 meses. Recuerdo- -comenta Birgit Scholsser, directora asociada al Estudio Lamela- -que nos pidieron formar un equipo multidisciplinar con un arqui- Nueva torre de control. El nuevo Barajas comenzó a dar sus primeros pasos reales con el inicio de las obras de construcción de la tercera pista (2 de diciembre de 1996) y la nueva torre de control (14 de abril de 1997) Ambas instalaciones se pusieron en servicio un año y medio después (5 de noviembre de 1998) lo que permitió aumentar la capacidad del aeropuerto hasta las 75 operaciones la hora. El ministro de Fomento Rafael Arias Salgado apuntó entonces que la nueva pista permitiría al aeropuerto conseguir la plena puntualidad europea Las palabras de Salgado no cayeron en el olvido y a los pocos días el que fuera presidente de Iberia, Xabier de Irala, denunció que la pista ya se encontraba saturada nada más estrenarse. El futuro exige cinco pistas para Barajas- -comentó- -porque con la tercera en funcionamiento, el aeropuerto sólo admite 75 movimientos a la hora y nuestros cálculos dicen que la demanda existente es superior Plan Director de Barajas. No se sabe si a instancias de Iberia, pero lo cierto es que un año después (19 de noviembre de 1999) el Gobierno aprobó el nuevo Plan Director de Madrid- Barajas. Definía un campo de vuelo de cuatro pistas, con capacidad para unas 500.000 operaciones anuales, y la localización de las áreas terminales. Además, reconduce el proyecto de la nueva termi- Interior de la T- 4 por la que desde el domingo circularán los pasajeros DANIEL G. LÓPEZ