Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 2 2006 Madrid 35 El matrimonio que sufragó la iglesia con una herencia reposa en un altar La única iglesia neobizantina madrileña comenzó a edificarse en 1903, después de que una vecina de la cercana calle de Lagasca, Benita Maurici, convenciera a su esposo, Manuel Caviggioli, de construir una iglesia y no un teatro como él pretendía. Ambos, de origen italiano aunque llegados de Cataluña, habían recibido una herencia y querían agradecer así al pueblo de Madrid lo bien que les había acogido. Cuando Benita recibió la autorización del Obispado de Toledo- -al que entonces pertencía Madrid- -para ser enterrados en la iglesia que construyeran, su esposo se convenció. En 1911 se celebró la primera misa en el nuevo templo, bautizado como San Manuel y San Benito por el matrimonio que lo hizo posible. Ninguno de ellos vio terminada la iglesia, aunque ahora reposan sus restos en el altar de San Benito en el lateral derecho entrando por la calle de Alcalá. El papel japonés cubre las numerosas rajas de los mosaicos para evitar que se sigan desmoronando y caigan sobre los fieles Sus detalles El único edificio español levantado íntegramente en estilo neobizantino, afirman los agustinos. Fue obra del prestigioso arquitecto Fernando de Arbós (1840- 1916) Mármol blanco. Así se presenta al exterior, sustentando una cúpula forrada de cobre rojo y rematada por una linterna con una bola y una cruz. Torre. A los pies del edificio se haya su representativa torre cuadrada, dividida en cuatro cuerpos y coronada en un tejado que alberga el campanario. Cruz griega. La iglesia cuenta con una curiosa disposición espacial, en la que sus brazos se conforman de manera diversa. El ábside, de planta semicircular, acoge el altar mayor. Imágenes. El altar mayor está presidido por una imagen del Señor, con dos laterales representando a San Agustín y San José. En el brazo derecho del templo hay otra imagen de San Benito y, a ambos lados, los sepulcros del matrimonio que financió y dio nombre a la iglesia. El órgano. Construido en 1910 y restaurado en 1977, las solemnidades litúrgicas y las diversas celebraciones se realzan con su música y con las voces del coro de la iglesia, fundado en 1911. mo mes de abril, pero los agustinos por ahora sólo cuentan con un total de 360.000 euros concedidos como subvención por la Archidiócesis de Madrid a través de los convenios con el Gobierno regional. La única iglesia neobizantina de Madrid necesita más ayudas. Nos movemos para reunir el dinero El dinero no nos va a llover, pero no queremos hacer ningún drama: nos estamos moviendo para reunirlo explica el padre. Por el momento, se ha creado una comisión pro- obras a la que ya han dado su apoyo destacados feligreses del ámbito político o empresarial. Varias empresas ya han donado los primeros 30.000 euros y, aunque ya dan prácticamente por cerradas las ayudas públicas, no descartan que la Comunidad puede destinar algo más. Quedan 610.000 euros para llevar a buen puerto las obras, más las que habrá que seguir acometiendo año tras año, para lo que han pensado en constituir una fundación permanente. Además de las instituciones públicas y las empresas, las aportaciones serán de los feligreses y de quienes quieran colaborar; creemos que habrá gente que ayude a su parroquia porque todos nos iremos, pero la iglesia continuará mantiene el párroco, convencido de que se conseguirán las ayudas para la rehabilitación como ya se reunieron para la actuación que se desarrolló entre 1994 y 1997. Entonces el edificio estaba penoso, y hasta hubo que prohibir que los niños disfrutaran de la cabalgata de Reyes El ábside acoge el altar mayor, en mármol blanco con incrustaciones de colores La iglesia siempre ha sido gestionada por los agustinos, y es que la señora se confesaba con un padre de esta orden al que se lo pidió. En la cúpula están todos los santos agustinos canonizados hasta 1903, unos 14, es la única iglesia en el mundo que lo tiene comenta el párroco de la iglesia y prior de la comunidad, de 13 miembros. Esta iglesia, además de ser parroquia desde hace 41 años, es residencia provincial de la orden, la casa central de los agustinos en España concluye el prior. La rehabilitación del templo se ha fijado en un millón de euros, y la iglesia no dispone ahora ni de 400.000 en el campanario durante 7 años. Fue la obra tres veces más y costó casi el doble menos, 73 millones de pesetas; el dinero ha cambiado mucho en estos años reflexiona Ángel Camino. Una tercera parte de ese presupuesto fue sufragado por las instituciones públicas (el Ayuntamiento de Madrid tenía las competencias entonces, recuerdan los agustinos) mientras que el resto de la obra la pagó la propia parroquia. ¿Por qué cuando se realizó esa gran rehabilitación no se solucionaron estos problemas? No es culpa de nadie, aquella obra quedó perfecta, lo que sabemos ahora de la piedra lo han descu- bierto los técnicos actuales con otros medios afirma el padre Camino. Las obras de rehabilitación comenzarán en el exterior, y se seguirá celebrando tanto el culto- -nunca se ha cerrado salvo en la Guerra Civil- -como su rica programación cultural, que destaca por sus conciertos y su Semana Internacional de Órgano. En diciembre de este año, más o menos, la rehabilitación arrancará en el interior, para que coincidan con las habituales falta de bodas en enero y febrero. Será entonces cuando, de nuevo, el mosaico de San Andrés recupere el ojo perdido en algún desprendimiento.