Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid MIÉRCOLES 1 2 2006 ABC El párroco y un feligrés muestran algunos de los numerosos trozos de mortero desprendidos de la fachada que da al parque de El Retiro La iglesia de San Manuel y San Benito está enferma y se han desprendido partes de su fachada y de sus bellos mosaicos. En abril comenzará su rehabilitación, pero hace falta dinero para una actuación que, además, tendrá que repetirse cada año Una joya neobizantina en grave peligro TEXTO: MARIO DÍAZ FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Como cada año, decenas de niños acudían en 2002 a catequesis en la iglesia de San Manuel y San Benito, incluidos los hijos de un ingeniero, Luis Carrascosa. Un día, mientras les esperaba, la deformación profesional le hizo fijarse en unas pequeñas rajas en los bellos mosaicos venecianos que pueblan los techos de la iglesia. Esto se va a caer le advirtió al párroco y prior de los agustinos que conducen el templo, Ángel Camino. Los mosaicos de la única iglesia neobizantina de Madrid, ubicada en plena calle de Alcalá y frente al parque de El Retiro, habían empezado a soltarse, y los desprendimientos continuaron en el exterior. Al año siguiente, mientras la iglesia seguía sufriendo, se conmemoró el centenario del inicio de sus obras, pese a que no se celebró su primera misa hasta 1911. Peligraba el único edificio español levantado íntegramente en estilo neobizantino, la única iglesia levantada a principios del siglo XX en Madrid con cruz griega según asegura la orden agustiniana, que la gestiona desde que el arquitecto Fernando de Arbós la puso en pie. A los dos meses de que el ingeniero me advirtiera de las rajas, a una seño- ra le cayó un pequeño trozo de un mosaico en la cabeza, y entonces los arquitectos mandaron poner una red. Ésta es la iglesia de las bodas, creía que las novias me comían recuerda el padre Camino. Después llegarían los andamios y se cubrieron las rajas de los mosaicos con papel japonés para que no siguieran cayendo. Soluciones temporales mientras la parroquia preguntaba a los expertos qué ocurría. Su respuesta: el edificio está enfermo de por vida y hace falta dinero para rehabilitarlo, cuidados que necesitará cada año. Deterioro de los materiales El propio ingeniero que se dio cuenta de los males de la iglesia realizó el primer diagnóstico de sus problemas; el Instituto de Geología Económica de la Complutense tomó el relevo y, tras casi un año de trabajo, determinó el problema exacto del templo: Deterioro de los materiales de construcción en el exterior de la iglesia centradas en las partes altas orientadas al oeste, suroeste y sur del edificio, afectando a todos los materiales de construcción Esa parte es la que da principalmente a la callé de Alcalá y al parque de El Retiro, la zona donde la iglesia no está La piedra de Novelda, al descubierto en la fachada tras caer el mortero resguardada por otros edificios y es más golpeada por las condiciones meteorológicas, causa de este mayor deterioro según el informe junto a otras razones arquitectónicas o constructivas Es que la piedra que empleó el arquitecto fue tanto de granito de Colmenar Viejo como de Novelda, y esta piedra alicantina no ha respondido. El mortero al que está unida se está desprendiendo, así que entra agua en el muro y hace que caigan los mosaicos del interior explica el párroco. El padre Ángel Camino enseña bandejas con los trozos de los mosaicos, y también sacos y sacos con los restos de las placas de mortero que se han ido desprendiendo de la fachada de la iglesia que da al parque de El Retiro. Siempre ha caído en el jardín, ésa ha sido la gran suerte, porque en la rehabilitación anterior cayó una placa sobre un coche: si llega a estar el dueño lo mata seguro apunta. Tras el informe de la Complutense, los agustinos encargan el proyecto de rehabilitación del templo, listo en marzo de 2005 y que fijaba un presupuesto en torno al millón de euros y un plazo de ejecución de 18 meses: tras adjudicarse, las obras comenzarán este mis-