Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 1 2 2006 Internacional 27 TERREMOTO POLÍTICO EN PALESTINA JEQUE MOHAMAD ABU TEIR Líder de Hamás en Jerusalén Israel es un hecho consumado, pero no aceptamos la ocupación SURBAHER (JERUSALÉN) Israel se niega a negociar con Hamás, pero Abu Teir ha pasado buena parte de la última noche reunido con la Policía y los Servicios de Inteligencia israelíes. Todo ha sido muy cordial dice mientras se mesa su larga barba anaranjada y saca a pasear su irónica sonrisa. Hemos hablado de cuestiones prácticas, no de política, pero hemos hablado Y sonríe de nuevo. A sus 55 años de edad, casado con dos mujeres, padre de cinco hijas y dos hijos, Mohamad Abu Teir se sabe más fuerte que nunca en este Año Nuevo musulmán, el 1417 de la Hégira, que se celebró ayer, y aparece como un potencial interlocutor de aquellos que hoy en día descartan hablar con la organización integrista. Domina el hebreo (aprendido durante los 25 años que, en cinco distintas etapas, ha pasado en diversas cárceles israelíes) y rechaza el chantaje europeo sobre las ayudas internacionales al pueblo palestino: Encontraremos el dinero debajo de las piedras si es preciso, o nos lloverá del cielo, pero nunca renunciaremos a nuestros principios ¿Cómo es posible que Jerusalén, con las ventajas sociales que obtienen sus habitantes árabes de Israel, haya votado a Hamás en estas elecciones? -Jerusalén es para nosotros lo que el agua para un árbol. Desde Al Fatah siempre se ha utilizado a Jerusalén como un arma arrojadiza y un símbolo político, pero nunca se ha hecho nada para ayudar a sus habitantes árabes. Nosotros en cambio gozamos de credibilidad entre la población, somos su último rifle, su última esperanza... Estas elecciones han mostrado la verdadera cara de Jerusalén y no les defraudaremos. ¿Pero qué puede ofrecer Hamás a los árabes de Jerusalén si su organización está prohibida aquí por orden de Israel? -Llevamos muchos años trabajando en Jerusalén Este pese a la postura de Israel. Hemos construido escuelas y levantado hospitales; ayudamos a la gente llamando a sus puertas, una a una. Hamás es muy fuerte en Jerusalén y nunca nos rendiremos. -Los palestinos les han votado en masa, pero muchos dicen ahora que si pudieran hacerlo otra vez se lo pensarían dos veces para evitar que Hamás obtuviera la mayoría absoluta. ¿Cree que ahora les tienen miedo en Cisjordania y la Franja de Gaza? -El Islam es uno de nuestros pilares y nunca lo abandonaremos. Pero eso no significa que vayamos a imponérselo a Hamás está entre la espada de la comunidad internacional y la pared israelí. Su número dos reconoce que se abre una nueva era, pero rechaza el chantaje foráneo TEXTO JUAN CIERCO. CORRESPONSAL El jeque Mohamad Abu Teir habla por el móvil en una localidad de Cisjordania EPA El 75 por ciento de los votantes de Hamás reconoce a Israel J. C. SURBAHER. Hamás ha ganado de calle las elecciones legislativas gracias, entre otras cosas, al voto prestado contra la corrupción, la ineficacia, el descontrol de Al Fatah y de la Autoridad Nacional Palestina. No todos los votantes de Hamás, ni mucho menos, apuestan por la creación de la República Islámica de Palestina. No todos los votantes de Ha- más, ni mucho menos, quieren mirarse en el espejo de la sharia No todos los votantes de Hamás, ni mucho menos, apuestan por la guerra eterna contra Israel. Es más, según una encuesta hecha pública ayer por un diario palestino, el 75 por ciento de los votantes de Hamás se oponen a la destrucción de Israel y apuestan por el reconocimiento del Estado judío. Más aún, el 84 por ciento de los palestinos están a favor de un tratado de paz con Israel. Hamás tiene que hacer caso a las urnas, sin descuidar otros frentes como lo demuestra la muerte de dos milicianos palestinos ayer en Yenín en un tiroteo con el Ejército hebreo, pero también tiene que afinar el oído y escuchar a la calle. Entre otras cosas, para que no le pase lo mismo que le pasó a Al Fatah. la gente. Somos respetuosos con las demás creencias, como lo demuestra el hecho de que nos hayan votado ciudadanos cristianos. Somos, en efecto, musulmanes y nuestro programa se basa en la ley islámica, en la sharia ¿Por qué Occidente nos quiere imponer sus creencias, sus ideas, por qué no nos respetan más? ¿Quién puede tenernos miedo? ¿Las mujeres? -Pero si ni siquiera les he impuesto el hijab (pañuelo) o el naqib (velo) a mis hijas. Lo llevan porque ellas quieren y así se lo explicaremos a las mujeres para que ellas decidan. El profeta Mahoma, antes de su muerte, nos mandó cuidar de las mujeres y eso es lo que hacemos con ellas, con los niños, con las personas mayores. Veo en Occidente cómo tratan a los viejos, enviándoles a residencias. Nosotros nunca haríamos algo tan inmoral. ¿Va a cambiar el día a día de los palestinos bajo un Gobierno de Hamás? -No vamos a imponer nuestras creencias a nadie, pero vamos a abogar por las buenas costumbres; por evitar que un jefe de la Policía viole a las mujeres que le gustan a su antojo, como se hacía antes; por distribuir el dinero a los más necesitados; por educar en las escuelas como Alá manda, separando a niños y niñas ya que es inmoral que estudien juntos... pero eso no significa que vayamos a prohibir el alcohol en Cisjordania (en Gaza sí lo está) que vayamos a castigar a las parejas que van de la mano, que vayamos a imponer el velo a todas las mujeres. ¿Está dispuesto Hamás a reconocer al Estado de Israel y a renunciar a la violencia, tal y como exigen los países occidentales para entregarles su dinero? -Nunca aceptaremos ese chantaje para cambiar nuestros principios básicos. Nuestra resistencia es un derecho legítimo contra la ocupación y mientras haya ocupación habrá resistencia. Reconocemos que Israel es un hecho consumado sobre el terreno, pero no reconoceremos nunca la ocupación de nuestra tierra. ¿Está Hamás dispuesto a ceder poder en el Gobierno para no verse aparcado por Israel ni por la comunidad internacional? -El próximo Gobierno palestino, del que puede que forme parte como ministro, quedará bajo la entera responsabilidad de Hamás, incluso con ministros más o menos tecnócratas de nuestro u otros partidos. Los palestinos nos han votado para que gobernemos y eso es lo que vamos a hacer, les guste o no a Israel, a Estados Unidos o la Unión Europea.