Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 MARTES 31 1 2006 ABC Deportes El Valencia- Deportivo, a puerta cerrada y en campo neutral Este puede ser hoy el fallo del Juzgado Central número 2, que suspendió ayer el acuerdo de Competición y ha citado a los clubes y a la Federación ENRIQUE ORTEGO MADRID. El Deportivo no se rinde en su lucha para que la Justicia le dé como vencedor en la eliminatoria contra el Valencia después de los incidentes del miércoles en Mestalla, en los que un juez de línea fue alcanzado por una moneda y el árbitro suspendió el encuentro. Ayer presentó un recurso ante el Juzgado Central número 2 de lo Contencioso Administrativo frente a inactividad del Consejo Superior de Deportes, por falta de resolución de recurso de alzada interpuesto el 28- I 2006 contra el acuerdo del Comité de Competición de 26- I enero por el que se acuerda la continuación del partido de vuelta de los cuartos de final de Copa entre el Valencia y el Deportivo, celebrado el 25 de enero y suspendido en el minuto 44, habiendo solicitado la suspensión de la ejecución del acto recurrido sin oír a la parte contraria El magistrado juez Luis Manuel Ugarte Oterino estudió ayer el recurso y la medida cautelarísima de suspensión planteada por el club gallego y decidió la suspensión del acuerdo del Comité de Competición de la RFEF de 26- I de 2006 por el que se acuerda la continuación a puerta cerrada en el esta- dio de Mestalla, del partido de vuelta entre el Valencia y el Deportivo, celebrado el 25- I y que se suspendió en el minuto 44, y la inmediata posterior del día siguiente, que decide la continuación del partido el miércoles 1 de febrero de 2006 a las 22.00 horas. Se convoca a las partes a una comparecencia a celebrarse el día 31 de enero a las 12.45 de la mañana, sobre el levantamiento, mantenimiento o modificación de la medida adoptada. Comuníquese el presente al órgano admisitrativo cuya actuación se impugna y a la Federación Española de Fútbol, autor del acto que se suspende, para que disponga su inmediato cumplimento Situación inédita La situación planteada al admitir a trámite el juez el recurso contencioso administrativo interpuesto por el Deportivo es inédita en el deporte español. Hasta ahora, los clubes habían llevado diferentes casos a la Justicia Ordinaria, pero casi siempre habían sido sobre sanciones recibidas, no como en este caso, ante la suspensión de un partido. El juez, evidentemente, es competente para adoptar esta medida cautelar y hoy tiene tres opciones: desesti- mar el recurso y que se celebre el partido según el fallo de Competición, estimar el recurso en su totalidad y en este caso dar la razón al Deportivo, que pide que le den el partido por ganado, o adoptar una medida intermedia, que se antoja la más natural y que menos extorsión causa, sobre todo al Deportivo, que pasa por mantener que se reanude el partido a puerta cerrada, pero en campo neutral. Así todos los perjuicios de esta repetición no recaerían sobre el Deportivo, que quiere evitar a toda costa viajar a Valencia. El club levantino ha convocado a sus aficionados a las puertas del estadio donde pretende colocar unas pantallas gigantes para presenciar el partido y presionar desde fuera. Tendrían que ser en este caso los dos clubes y la FEF los que decidieran hoy sobre la marcha dónde se disputaría el encuentro, manteniéndose fecha y hora. Madrid se perfilaría, entonces, como la ciudad idónea para celebrarlo al estar más o menos equidistante de las dos ciudades y su celebración no sería compleja para ninguno de los estadios de la capital. Incluso se podría disputar en la Ciudad Deportiva de las Rozas, sede de la Federación. Lissavetzky respeta el plan del Deportivo El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, comentó en un acto en Barcelona que respeta la decisión del Deportivo de la Coruña de acudir a la Justicia ordinaria para pedir la suspensión del encuentro de la Copa del Rey ante del Valencia y que se le dé por ganado. Explicó en declaraciones a Europa Press, que hay que respetar la decisión del Deportivo... Siempre he dicho que prefiero que sea la Justicia deportiva la que falle sobre los diversos temas, pero todo el mundo tiene derecho a recurrir a donde le parezca Lo que me interesa es que se normalice toda la situación y que la Copa del Rey se dispute con la mayor tranquilidad posible hasta la final. Hay que respetar los derechos de todos, pero también hay que entender las competencias de cada uno añadió. UNA CUESTIÓN REALMENTE COMPLEJA ALBERTO PALOMAR Profesor de Derecho Administrativo a situación conocida hoy de la adopción de una medida cautelar (sin oír a las partes) por parte de un Juzgado Central de la Audiencia Nacional es, sin duda, un punto de inflexión en una cuestión nada sencilla de explicar. El Comité de la RFEF no actúa en esta situación como un órgano disciplinario sino como un elemento de organización. Esto debe quedar claro porque es lo que justifica y analiza todas las demás cuestiones. Otra cosa es que las medidas que impone sean o no materialmente disciplinarias y que deba analizarse si las medidas tienen tal relevancia y pueden ser o no impuestas por este órgano al margen del procedimiento. Lo formal y lo material se imbri- L can de forma que no es sencillo de delimitar, sobre todo, si todos los que intervienen utilizan e intercambian medios, formas, y esquemas. Siendo esto así debemos recordar que el CEDD no es competente para resolver las cuestiones que no sean disciplinarias, luego su decisión es correcta. La duda es ¿y el Consejo Superior de Deportes? El CSD no puede pretestar que es disciplinario por el simple hecho de actuar un Comité de Competición, que no lo hacía sino como órgano de la RFEF y no como órgano disciplinario delegado. Esto, que en la teoría es muy sencillo, en la realidad es complicadísimo porque exige analizar si una decisión es sanción o no- -la clausura o la celebración a puerta cerrada solo pueden considerarse como disciplinarias- -y cómo se han ejercitado las facultades. Nada de esto está claro. Nada de esto es sencillo y no hay reproches en esta materia que realmente sean atribuibles a una única parte y en la que es necesario pensar, sobre todo, en las formas de acción procesal. Siendo esto así cabe la duda. ¿Y el fondo? En esto mucho nos tenemos que quien no tiene una razón sólida es el recurrente. Conforme al Derecho Español la decisión organizativa y la disciplinaria pueden ser correctas, pero el elemento de revisión no son los Convenios Internacionales sino el Derecho Español, una vez traspuesto al Ordenamiento Español. Ahí las razones no parecen que sean razón. La confusión de lo organizativo y lo disciplinario presenta tan notable confusión que es muy fácil errar. Errores de forma, problemas de procedimiento, incomprensión del modelo, pero en el fondo una resolución cuya esencia es difícil de levantar: el planteamiento de fondo no parece tener la consistencia para que la justicia cautelar se imponga sobre la material. La línea es muy clara: las cuestiones organizativas que conoce el CSD son únicamente las de regulación del marco de la competición y no las de su mera aplicación. Ningún precedente, ninguna sentencia, ningún pronunciamiento jurídico ha atribuido hasta el momento al CSD la aplicación. Si esto fuera así, el sistema sería ingestionable.