Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional VISITA DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO A CEUTA Y MELILLA MARTES 31 1 2006 ABC REACCIONES EE. UU. pide a España que apoye una oposición sólida en Venezuela L. AYLLÓN MADRID. El subsecretario adjunto para Asuntos de América Latina en el Departamento de Estado norteamericano, Thomas Shannon, expresó ayer su deseo a las autoridades españolas de que mantengan el contacto con los sectores opositores a Hugo Chávez en Venezuela, según supo ABC de fuentes solventes. Shannon, acompañado del embajador estadounidense, Eduardo Aguirre, mantuvo ayer en Madrid una reunión con altos cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores, encabezados por el secretario de Estado Bernardino León, con quien coincidió recientemente en la toma de posesión del nuevo presidente de Bolivia, Evo Morales. Las fuentes consultadas por este periódico aseguraron que en la reunión no se abordó el problema suscitado por la venta de aviones españoles a Venezuela, aunque sí se habló de la preocupación estadounidense por la política de Chávez en la región. Shannon consideró importante que España no deje de favorecer la constitución de una oposición más unida y con líderes más fuertes en aquel país. Melilla y Ceuta esperan que Zapatero viaje para algo más que hacerse la foto Rabat sigue de cerca la visita pero no quiere que el idilio con Madrid se rompa llega tres meses después de la crisis de las vallas, cuando se anunció el levantamiento de un tercer obstáculo llamado sirga tridimensional LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL MELILLA. Además de tener la oportunidad de aparecer en la foto como el primer presidente del Gobierno que visita de manera oficial Melilla y Ceuta en el último cuarto de siglo, José Luis Rodríguez Zapatero deberá recuperar la confianza de los vecinos y autoridades de estas dos ciudades con algo más que una sonrisa ante sus reivindicaciones. Ese es el propósito, según ha sabido ABC, que se han marcado los presidentes de las ciudades autónomas, ambos del PP, ante el viaje que hoy emprende el jefe del Ejecutivo a las dos ciudades norteafricanas. Juan José Imbroda, presidente de Melilla, será el primero en la mañana de hoy que tenga la oportunidad de recordar al presidente qué le pide la ciudad a Madrid. Mañana será el turno de Juan Jesús Vivas en Ceuta. Sus peticiob El presidente nes pueden resumirse en fondos, seguridad e infraestructura. La crisis vivida hace unos meses en las vallas que marcan el perímetro fronterizo de los dos ciudades ha hecho que sea casi de obligado cumplimiento por parte de Zapatero la visita a los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de los dos enclaves. El Gobierno diseñó una nueva solución, además de elevar la doble verja hasta los seis metros, para intentar evitar nuevas avalanchas masivas de inmigrantes. Es lo que se ha denominado una sirga tridimensional un nuevo obstáculo, menos dañoso para la integridad física pero más difícil de superar. Tercer obstáculo Desde que se tomó la decisión de construirlo a primeros del pasado mes de octubre lo único que se ha sabido es que hay problemas por parte de Marruecos, que considera que España quiere construir este tercer obstáculo en su territorio. Más allá de los aireados rumores de si el Gobierno socialista ha avisado a Marruecos del viaje, en las dos ciuda- des autónomas no cabe la más mínima duda de que lo que se dice a nivel oficial no es verdad. Los canales de comunicación entre Madrid y Rabat son tan fluidos que creen imposible que un acontecimiento así se pase por alto. De hecho la reacción en el país magrebí ha sido más suave de lo esperado en los primeros momentos dejando claro por tanto que no quieren interrumpir la luna de miel por la que pasan las relaciones. Marruecos, que nunca ha dejado de reivindicar Ceuta y Melilla, seguirá sin embargo de cerca los pasos de José Luis Rodríguez Zapatero a pesar del tono general de silencio, roto ayer sólo por el diario L Opinion el órgano en francés del nacionalista Partido Istiqlal, que forma la coalición de Gobierno junto a los socialistas. En un duro artículo advertía de que, en contra de lo dicho por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, su visita inoportuna y provocadora a las dos ciudades tendrá consecuencias en las relaciones bilaterales y se esperan además reacciones en cascada De cualquier forma, se trata de una pataleta previsible viniendo de quien viene.