Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 31 1 2006 ABC El macrojuicio contra el entorno de ETA volvió ayer a suspenderse otros quince días después de dos semanas en las que las defensas habían conseguido el aplazamiento que llevaban buscando desde el inicio del proceso, el 21 de noviembre EKIN o la estrategia de la suspensión TEXTO: N. VILLANUEVA MADRID. La misma semana en la que Batasuna cubría de carteles las calles del País Vasco y Navarra anunciando el inicio del proceso el de renovación de su mesa nacional, las defensas de los 56 acusados de formar parte del entorno político, cultural y mediático de ETA conseguían el aplazamiento del juicio de EKIN, que tendría que haberse reanudado ayer. Sin embargo, y coincidiendo de nuevo con la declaración del principal acusado en esta causa, Xabier Alegría (para quien el fiscal pide 51 años de cárcel al considerarle enlace entre KAS y ETA) las defensas han logrado una nueva suspensión, alegando una vez más que no han tenido tiempo suficiente para instruirse sobre el sumario. Ni el de ayer ni el del 9 de enero fueron los primeros intentos de suspensión de este proceso por parte de los abogados, aunque sí es cierto que en esta ocasión lo consiguieron, pues, al menos jurídicamente, contaban con razones de peso. La puerta estaba abierta y han conseguido colarse comentan fuentes de la Audiencia Nacional. Las defensas de los procesados por pertenencia o colaboración con ETA consiguieron abrir los candados que la presidenta de la Sección Tercera, Ángela Murillo, se había preocupado de cerrar en la primera sesión del macrojuicio, el pasado 21 de noviembre, cuando se propuso que aquel proceso no se utilizara como altavoz político de sus reivindicaciones. Al igual que sucedió hace veinte días, los letrados argumentaron ayer que no podían continuar con la defensa de sus clientes porque no habían tenido tiempo para instruirse sobre los más de cien mil folios que físicamente se unieron a este sumario (conocido como 18 98) un mes después del inicio del juicio. A los seis días que había acordado la Sala para acceder a las 104 cajas repletas de documentos, se unía el caos cronológico de esos papeles, remitidos en bruto desde el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional (cuyo titular es Garzón) al pabellón habilitado en la Casa de Campo para la celebración de la vista. Íñigo Iruin Jone Goiricelaia Kepa Landa Arantza Zulueta Desde los años 80 gran parte de los pleitos de este abogado están relacionados con presuntos miembros de ETA. Defendió, entre otros, a Mercedes Galdós, Inmaculada Noble o José Antonio Esnaola y a las familias de Lasa y Zabala. Miembro de la mesa de HB, fue portavoz de este grupo en las Juntas Generales de Guipúzcoa, senador y diputado autonómico. El Supremo solicitó al Senado el suplicatorio para juzgarle por su presunta implicación en el cobro del impuesto revolucionario, causa que fue remitida al TSJ vasco. Esta letrada, una de las que lleva la voz cantante en el juicio de EKIN, defiende a los miembros de Batasuna (y en particular a Otegi) en la Audiencia Nacional. También defendió a Josu Ternera. Es la embajadora de este colectivo de abogados en el extranjero. El 2 de diciembre llevó hasta Berlín las acusaciones de parcialidad de este tribunal. Ha sido parlamentaria de EH, y cuando Aukera Guztiak no pasó el filtro del Supremo, esta abogada pidió el voto para el PCTV, que tiene una causa abierta. Batasuna la ha recuperado para su mesa nacional Miembro del colectivo de letrados Eskubideak (Derechos) este abogado fue ex consejero de la editora de Gara, al igual que lo fue Iruin y algunos de los acusados en este juicio. Defendió a las familias de las víctimas de los GAL en el juicio por el secuestro de Segundo Marey y al abogado José Miguel Gorostiza, quien, en una conversación con el sanguinario De Juana Chaos, se mostró partidario de atentar contra directores de prisiones. En 2003 concurrió como cabeza de lista a las Juntas Generales de Vizcaya con la plataforma AuB. Esta abogada es una de las que más transita la Audiencia Nacional. Llevó las riendas de la defensa en el juicio contra los cachorros de Jarrai- Haika y, ahora, en Ekin, enarbola las protestas. Ha definido a este tribunal como una comisaría disfrazada de juzgado El 3 de febrero de 1993 fue detenida a la salida de la cárcel de Alcalá Meco tras mantener una entrevista con el etarra Txiquierdi Quedó en libertad bajo fianza. Está acusada de enaltecimiento del terrorismo por asistir, junto con Goiricelaia, al homenaje a un etarra. Amparo de la Abogacía Después de amenazar con ausentarse de la Sala sine die y pedir amparo a los decanos de los tres Colegios de Abogados del País Vasco y de Madrid, la Sección Tercera se vio obligada a aplazar el juicio hasta ayer. Eso sí, lo hizo- -para evitar cualquier atisbo de indefensión -24 horas antes de la visita de los presidentes del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, y de la Abogacía vasca, Nazario de Oleaga, al presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar. Lo único que trascendió de aquel encuentro fue la buena disposición por parte de todos para solucionar los problemas que hasta el momento se habían planteado y que, en cualquier caso, eran ajenos a la voluntad de la Sala como quiso dejar claro Murillo, cuando después de un largo suspiro ante el micrófono, y en pleno rifirrafe con los abogados por el desorden de los documentos acumulados a este sumario, confesó: Son diligencias que no son nuestras, que nos han venido y están fatal, pero qué le vamos a hacer Los letrados consideran que dentro de la buena disposición anunciada por Dívar está el facilitar a los letrados las copias de las diligencias que se incluyeron en el sumario, algo que, según reiteraron ayer, no se ha hecho. Al margen de la solicitud de aplazamiento, fuentes de la Audiencia Nacional no dudan de que, aunque la del 9 de enero era jurídicamente admisible las peticiones de suspensión responden a la estrategia de dilación y torpedeo que las defensas de EKIN llevan desarrollando desde el inicio del macrojuicio, en el que ha habido más horas de recesos que de vistas. El 25 de noviembre, cuando sólo se habían celebrado dos sesiones del juicio, las defensas ya amenazaron con pedir amparo a sus respectivos colegios, y el día 28 recusaron al tribunal por parcialidad manifiesta Las trabas para continuar con el proceso han sido prácticamente diarias y de ahí que la amenaza del pasado día 9 por parte de los letrados (la de no volver a la Audiencia Nacional) haya sido interpretada por muchos como un pulso al tribunal. Los que así piensan consideran que la presidenta de la Sección Tercera tendría que haber actuado con firmeza, y en el momento en el que Arantza Zulueta se erigió en portavoz de los letrados amenazando con no volver a ninguna vista más (lo que se interpreta como un órdago al tribunal para ver si era capaz de romper la cuerda) se Algunas fuentes creen que la Sala está siendo demasiado generosa con las concesiones a los letrados Consideran que el de ayer fue sólo un intento más de boicotear este proceso, lo que llevan haciendo meses debería haber estudiado la posibilidad de incoar diligencias contra los letrados, lo que podría implicar su sustitución por otros de oficio. Estas mismas fuentes señalan que la estrategia emprendida por los abogados de los presuntos miembros o colaboradores de ETA consiste en desautorizar, como han hecho muchas otras veces, a la Audiencia Nacional y proyectar públicamente la imagen victimista de que se trata de un tribunal en el que no se respetan los derechos fundamentales de los acusados No sería la primera vez que lo hacen. Ya en 1992, hace 15 años y por este mismo motivo, algunos de los abogados que hoy ejercen la defensa en este juicio (como Kepa Landa o Arantza Zulueta) dejaron de asistir durante cuatro meses a los señalamientos de la Audiencia Nacional. Precaución de la Sala Otras fuentes consultadas justifican las decisiones de la Sección Tercera en que las circunstancias que rodean a este macroproceso son distintas a las de procesos ordinarios. En un clima de tensión permanente- -dicen- -lo único que se intenta es que no haya ni un solo elemento que pueda motivar un posible recurso ante el Tribunal Supremo o ante el Tribunal de Estrasburgo