Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 1 2006 Deportes TENIS OPEN DE AUSTRALIA 93 Australia ha sido el escenario de un nuevo fiasco del otrora imperio Eliminadas prematuramente, se ha podido ver a una Serena gordísima que cayó en tercera ronda y a una Venus que sólo piensa en sus estudios y negocios y se fue en la primera El eclipse de las hermanas Williams TEXTO: DOMINGO PÉREZ FOTO: AP MADRID. Richard Williams, el padre de Venus y Serena, lo había anunciado hace tiempo, y justo cuando sus hijas vivían los momentos más gloriosos de sus respectivas carreras: Mis hijas no durarán mucho en el circuito. No creo que ninguna de las dos llegue a los 25 años y siga jugando al tenis Su vaticinio aún no se ha hecho realidad, pero todo apunta a que está muy cerca. Venus cumplirá los 26 el 17 junio y Serena, los 25 el 26 de septiembre. Y ambas parecen saturadas de tenis. Las extraterrestres hermanas se van eclipsando lentamente. Sus preocupaciones por la raqueta y el entrenamiento son cada vez menores y sus intereses marchan por otros derroteros. La moda y sus estudios- -interiorismo, idiomas, chapurrea el francés y está aprendiendo español- -para la mayor y una incierta carrera de actriz para la menor son sus mayores preocupaciones ahora. En sus ruedas de prensa hace tiempo que se habla más de proyectos y del futuro que del tenis. Y suelen sorprender. Así, en el último US Open, pese a que sus resultados no fueron demasiado buenos- -Serena cayó en octavos y Venus en cuartos- -se habló de ellas más que de ninguna otra jugadora... porque acababan de protagonizar una serie televisiva, más bien un reality show en la ABC americana, en el que desvelaban retazos de su vida, sus aficiones, sus modelitos... Nuevo batacazo Ahora en Australia han vuelto a fracasar- -Venus cayó en primera ronda y Serena en tercera- -y lo peor es que han mostrado un estado de forma patético. Si Serena sigue cogiendo peso va camino de convertirse en una luchadora de sumo. Lo cierto es que en su familia, vista su madre, Orancene, y sus hermanas mayores y las hijas que aquella tuvo en un matrimonio anterior- -Lyndrea, Isha y la fallecida en un tiroteo (14 de septiembre 2003) Yetunde- existe un claro problema con el sobrepeso y una tendencia a expandirse. Y se nota en cuanto se descuida en los entrenamientos o en el régimen. Venus, afortunadamente, no ha heredado esos genes de desmesura de la línea materna y es más espigada y alta, a semejanza de su progenitor, pero como en el caso de su hermana casi todo lo basa en la potencia de su físico, por lo que en cuanto este elemento falla puede despedirse de los resultados. Las Williams hace tiempo que se mueven por impulsos. Nada parece devolverles la motivación. Todo el mundo pensó que Serena se reengancharía a los entrenamientos y al tenis tras imponerse en Australia 2005, después de un año 2004 bastante pobre. La respuesta es que desde aquel día no ha EFE Serena Williams lució en Australia un tipito un tanto exagerado vuelto a ganar ni un sólo torneo y no ha estado en ningún Grand Slam entre las cuatro últimas. El triunfo de Serena, curiosamente motivó más a Venus. Volver a ver ganar a su hermana despertó el gusanillo de la envidia en la mayor. Se puso a trabajar y obtuvo su fruto en Wimbledon unos meses más tarde, al conquistar el torneo del All England por tercera vez en su carrera (2000 y 2001 fueron los antecedentes) Pero el efecto volvió a resultar nefasto. Desde entonces, ni un solo triunfo más. Llevan al menos tres temporadas jugando poquísimos torneos (entre 10 y 12) y menos partidos que ninguna otra de las jugadoras importantes del circuito. Su calendario de competición suele incluir largos parones de dos o tres meses y el único momento del año en el que se esmeran un poco más es cuando empieza la temporada americana previa al US Open. Su futuro inmediato parece situarse muy lejos de las canchas de tenis. Su padre tenía razón. De hecho cuadra con su filosofía. Sus hijas no empezaron a jugar al tenis ni por la afición de él ni porque les gustara a ellas. Simplemente vio en ambas un potencial y quiso explotarlo con un único objetivo: salir de la pobreza, abandonar el barrio bajo en el que vivían, sacar a su familia de unas calles llenas de pandilleros en las que vagaban sus hijastras, dejar su puesto malpagado de vigilante jurado... Soñó para sus hijas un futuro de prosperidad y fama y para ello las puso a trabajar muy duro, desde muy pequeñas, con métodos heterodoxos- -todo lo que sabía de tenis lo aprendió tras ver un vídeo de técnica comprado en un supermercado- -e inventando su propio sistema. Lo único que le salvó fue que sí las quería mucho y procuró no saturarlas, las animó a jugar poco, a dosificarse, a buscar otros horizontes, a no obsesionarse con el tenis. Al fin y al cabo, lo único que importaba, por encima de la gloria o el palmarés, era el dinero. Y del llamado vil metal hace mucho que ya han ganado todos más que suficiente. Hingis celebra su regreso con el título en mixtos AFP. MELBOURNE. Martina Hingis sumó otro trofeo del Grand Slam a su brillante palmarés al ganar la final de dobles mixtos junto al indio Mahesh Bhupathi. Esta victoria confirmó el buen estado de forma de la suiza y el regreso al primer plano de la ex número uno mundial- -después de tres años de ausencia debido a las lesiones- -tras su destacada actuación en el cuadro individual, donde alcanzó los cuartos de final. Hingis y Bhupahti, que fueron invitados por la organización y no eran cabezas de serie, derrotaron a la pareja formada por el canadiense Daniel Nestor y la rusa Elena Likhovtseva (6) por 6- 3 y 6- 3.