Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 LUNES 30 1 2006 ABC Deportes Funcionalidad madridista Máxima efectividad de los de López Caro en un partido en el que el Celta fue superior durante muchos minutos, pero sin contundencia arriba JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Quince minutos de locura arrolladora para que a la primera te llegue el otro una vez y te haga un gol. Así que hay que reciclar la cabeza para volver a levantarse. Todo eso debió pensar el Celta, que lo había hecho bien arriba, abajo y en el medio. Y, a pesar de todo, se tiró casi todo el primer tiempo por detrás en el marcador. Es lo que tiene llegar a un partido de éstos con poco peso arriba. Vale que Javi Guerrero es valioso, pero el Celta es un equipo con muchos problemas en definición si le falta Baiano. Y ayer no estaba. Todo el caudal ofensivo que hicieron los de Vázquez, con presión denodada, buen toque y entrada por las bandas, se murió mansamente en el área blanca, en el desacierto final y en Casillas, que siempre aparece en los momentos más oportunos. Cuatro oportunidades en el limbo vigués y al cuarto de hora, sin sufrir perjuicio en sus carnes, el Madrid empezaba a levantarse, tan rápido que en el 17 ya había marcado. Fue verse Guti libre de las tenazas rivales y su primera aproximación la saldó con un gran pase a Baptista. Éste, como casi siempre, no pudo controlar, pero el balón le llegó a Robinho que la colocó en la red, fuera del alcance de Pinto. No era para nada justo, pero con el Madrid es lo que hay. El mérito del Celta fue seguir creyendo en que podía, en que sabía y en que se merecía más a pesar del infortunio. Así que aunque ya no ejercía la presión demoledora de los primeros minutos, sí pudo hacer valer su excelente toque en el medio campo con triangulaciones entre jugadores de tanta calidad como Oubiña, Jorge y Canobbio. Por ahí siguió creciendo el Celta, creando peligro y tratando de tú a tú a un rival que ya respiraba y nivelaba el partido con la aportación CELTA REAL MADRID 1 2 Celta (4- 1- 4- 1) Pinto; Ángel, Sergio, Lequi (Juan Sánchez, m. 86) José Enrique; Oubiña; Núñez (Gustavo López, m. 74) Jorge (Perera, m. 61) Canobbio, Silva; y Javi Guerrero. Real Madrid (4- 1- 4- 1) Casillas; Cicinho (Diogo, m. 80) Sergio Ramos, Helguera, Roberto Carlos; Gravesen (Woodgate, m. 46) Beckham, Zidane, Guti, Robinho; y Baptista (Cassano, m. 70) Árbitro Teixeira Vitienes, del Comité cántabro. Enseñó tarjeta amarilla a Lequi, Robinho, Zidane, Ángel, Roberto Carlos y Sergio. Goles 0- 1, m. 17: Robinho. 1- 1, m. 39: Lequi. 1- 2, m. 57: Cicinho. de Guti y de un Gravesen muy activo y acertado en la recuperación del balón cuando más lo necesitaba el equipo. Estaba ya un poco maniatado el Celta por el manejo de los blancos cuando el juego combinativo de los vigueses hizo daño a los madridistas. Entró Ángel por la derecha, recibió de Núñez y el centro del lateral lo cabeceó a la red Lequi, libre de marca. Eso sí era más justo y si el marcador hubiese sido celeste a esas alturas también porque había hecho más cosas y mejor que un Madrid un tanto pasivo, arrollado por la actividad local, casi a la espera, como en los peores tiempos de Luxemburgo. Adoleció el Madrid de esa presión en campo contrario que había demostrado desde que López Caro se hi- zo cargo del equipo, pero es que la actitud y las ganas de los de Vázquez le ganaban por la mano en los balones que se dividían en todas las zonas del terreno de juego. Que pudiera aguantar ese ritmo sin venirse abajo físicamente era lo que había que ver en la continución del partido. Y se vio. Tiene fama el Celta de venirse abajo en las segundas partes y algo de eso le pasó. Perdió el control del medio campo y sobre todo tuvo menos ritmo y velocidad en su fútbol. El Madrid le pilló a la contra a las primeras de cambio. Nadie pudo con la rapidez de Robinho (excelente todo el partido) Pinto sacó su tiro pero Cicinho remachó mientras Vázquez ya buscaba soluciones en el banquillo. Mal fario vigués Para colmo de males vigueses, en las ocasiones que tuvo, aisladas, pero claras y consecutivas, se topó con el mal fario. Primero con un gol fantasma de Silva (que pareció más gol que no gol sobre todo en el recorrido del balón del palo hasta Casillas) y luego con otro tiro al palo de Canobbio. El Madrid lo pasó muy mal porque lo dio todo por hecho y porque el Celta tuvo el segundo aliento suficiente para acorralarle. Tuvo oportunidades de todos los colores, con tiros cercanos, muchos uys pero también poco acierto en el momento final. Los blancos, a la contra, también tuvieron la sentencia, pero Cassano falló la mejor ocasión de forma un tanto incomprensible. El gol fantasma saldó su deuda con el Madrid J. ÁVILA MADRID. Las cosas del fútbol. Los madridistas se quejaron amargamente en el partido de la primera vuelta porque Ramírez Domínguez dio como gol un disparo de Cannobio que nunca rebasó la línea. Aquel gol fantasma sirvió para que los gallegos se llevasen los tres puntos del Bernabéu. Fue como si el fútbol estuviese en deuda con el Madrid y hubiese esperado al partido de Balaídos para saldar su deuda. Un centro de Silva desde el costado izquierdo se envenenó de tal manera que el balón golpeo en el palo y traspasó la línea de gol. Fue tan rápida la jugada que pilló desprevenidos al colegiado y al asistente de esa banda. Casillas metió la mano y el trasero cuando el balón, ya dentro, iba por el aire y de manera que el bote posterior fuese dentro del campo. La televisión desvelo que el esférico estuvo dentro de la portería, pero que botó ANECDOTARIO LUIS GARDE ASÍ JUGARON CELTA Pinto: regular. Ángel: bien. Sergio: bien. Lequi: regular. José Enrique: bien. Oubiña: bien. Núñez: bien. Jorge: bien. Canobbio: regular. Silva: regular. Javi Guerrero: regular. Perera: regular. Gustavo López: regular. Juan Sánchez: sin calificar. El técnico: Fernando Vázquez. Bien. Un buen planteamiento, aprovechando sus opciones al principio y luego haciendo valer su buen toque cuando le falló el físico. Lo mejor: El triángulo Oubiña- JorgeCanobbio mientras tuvieron pulmones. Buena labor de Sergio atrás y también de los laterales. Lo peor: Muy poco mordiente arriba, Intermitencias física. fuera por los reflejos y la suerte del portero blanco. La grada se pobló de pañuelo y de protestas, pero el árbitro no dio marcha atrás. Yo no he visto nada comentó el portero al final del partido. El Valencia resistió 527 minutos sin recibir un gol, el récord de esta Liga El Valencia ha aguantado 527 minutos sin recibir goles, el récord de esta Liga. Desde el 10 de diciembre, cuando Etxeberría marcó en Mestalla, hasta ayer, cuando Sergio García batió a Cañizares, nadie había taladrado la red del Valencia. Robinho ya suma ocho goles En otro orden de cosas, Robinho continúa demostrando que se encuentra en un gran momento de forma. Y lo que es mejor para los intereses de su equipo, muy acertado con la portería rival. El brasileño se ha soltado en este año 2006 y acumula cinco goles en los últimos seis partidos entre las diferentes competiciones. La racha arrancó con su primer doblete. Fue en el encuentro de copa ante el Athletic. No marcó ante Sevilla y Betis- -ida Copa- pero acertó con el Cádiz, Betis- -vuelta Copa- -y Celta. Ya lleva ocho tanto y sólo es superado por Ronaldo, con nueve. El Getafe no puntúa a domicilio. Es el equipo de Primera que lleva más tiempo sin puntuar fuera. Encadenó tres triunfos como visitante- -el último en el Calderón el 24 de septiembre- el equipo azulón lleva siete derrotas seguidas a domicilio.