Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 1 2006 53 Cultura y espectáculos Isabel Coixet logró los premios a la mejor película, la mejor dirección, el mejor guión original y la mejor dirección de producción ÁNGEL DE ANTONIO Isabel Coixet robó plano a los favoritos en unos Goya dominados por el recuerdo y la nostalgia La vida secreta de las palabras derrotó a Obaba y Princesas como mejor película de 2005 b Éste ha sido un año especial- mente duro para las salas de cine de todo el mundo; un año de prueba que hemos superado con nota dijo Mercedes Sampietro G. G. J. S. MADRID. Después de la tormenta de Mar adentro llegó la calma a los Goya. Si la película de Alejandro Amenábar hizo historia el pasado año al lograr catorce goyas, en esta edición los premios estuvieron, como la lotería nacional, muy repartidos. Hubo una gran triunfadora: La vida secreta de las palabras de Isabel Coixet, que era la tercera vía Ni Obaba de Montxo Armendáriz, ni Princesas de Fernando León de Aranoa, que partían con el mayor número de candidaturas (diez y nueve respectivamente) arrasaron, y se fueron- -sobre todo el primero, la opción española en los Oscar- -con cierta sensación de frustración. Al no haber favoritos claros, no hubo excesivas sorpresas. Y sí curiosidades. Gil Parrondo, que el año pasado se quedó, por su trabajo en Tíovivo con el único Goya que no consiguió Mar adentro volvió a darle a José Luis Garci el unico premio de los siete a los que optaba Ninette el de la mejor dirección artística. Woody Allen sumó a su ya extenso palmarés su primer Goya por Match Point El premio lo recogió Letty Aronson, hermana del cineasta, que rodará su próxima película en nuestro país. En el capítulo interpretativo, pocas sorpresas: Óscar Jaenada Camarón y Candela Peña Princesas hicieron buenos los pronósticos. Celebraban los Goya (los Premios Anuales de la Academia, para ser más exactos) sus primeros veinte años, y ese aire de celebración y de nostalgia se notaba en el ambiente. Y es que el recuerdo fue uno de los grandes protagonistas de la gala, que arrancó con constantes miradas hacia atrás. De hecho, la primera música que se oyó en la ceremonia fue la canción Comunicando que cantaba en la pantalla Concha Velasco antes de aparecer para compartir la presentación de la gala con Antonio Resines. También de la pantalla situada al fondo del escenario emergió Mercedes Sampietro, la presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, que llenó igualmente de recuerdos su discurso No fue fácil- -dijo Mercedes Sampietro- -que el niño creciera y que se hiciera respetar La presidenta de la Academia habló ya del presente y sacó pecho para recordar que el cine español había subido tres puntos en 2005, un año La referencia a los veinte años de los galardones fue una de las constantes de la ceremonia, dirigida por Fernando Méndez- Leite especialmente duro para las salas de cine de todo el mundo; un año de prueba que hemos superado con buena nota Concluyó Mercedes Sampietro su discurso proponiendo un brindis- con cava catalán -por el cine español. Fernando Méndez- Leite, director de la gala, basó en la nostalgia y en el recuerdo de los veinte años la ceremonia, que dejó mucha libertad a los presentadores y premiados (aunque es de suponer que los muchos chistes que hubo estaban en el guión) que estuvo trufada de proyecciones y de homenajes, y que tuvo uno de sus grandes momentos en la entrega del Goya de honor al director y productor Pedro Masó. La entrega de los premios se fue alternando con referencias a las pasadas ediciones y a los pasados ganadores, y con una sucesión de proyecciones de fragmentos de películas protagonizadas por Fernando Fernán- Gómez. La elección de los presentadores, parejas de veteranos y jóvenes, contribuyó también a una noche que se miró tanto en el espejo de su historia como en el presente.