Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional LUNES 30 1 2006 ABC SIN ESPERANZA a victoria electoral de Hamás es el último capítulo en la inexorable muerte de los viejos movimientos nacionalistas árabes, sustituidos convenientemente por el integrismo islámico. Hemos cambiado a Nasser por Bin Laden y a Arafat por los puritanos barbudos de Gaza. Al igual que los viejas potencias vieron con benevolencia la aparición de los Hermanos Musulmanes, Israel protegió a Hamás para que hiciera sombra sobre Arafat. Y es el último capítulo en la lista de fracasos de EE. UU. y la UE en Oriente Próximo. Hace muy pocos años, se acariciaban grandes esperanzas para la zona. Hoy, el panorama pasa por la irresistible ascensión del islamismo, las baladronadas de AhmadineALBERTO yad, la cada día más SOTILLO achacosa salud de algunas monarquías del Golfo y la escabechina de Irak. A los millones de musulmanes que acuden a la mezquita a aprender de política ya no les interesa lo que tengan que decir las sociedades democráticas occidentales. ¿Qué importan las palabras de Montesquieu comparadas con las de Dios? Con la sociedad palestina, Europa aún tenía una cierta influencia que intentaba aprovechar para influir en el plan de paz. Ahora, ni eso, porque ni los barbudos de Hamás parecen dispuestos a entender ese proverbio de la UE que dice que el que paga también manda ni se vislumbra proceso de paz alguno. No parecía realista pensar que una sociedad condenada a vivir entre tiros y basuras fuera a obedecer mucho tiempo a lo que le aconsejase su presidente, Mahmud Abbas, ese venerable señor que parece que hubiese vivido toda su vida en Ginebra o en alguna otra aburrida ciudad del estilo. No hay clase media entre los palestinos. Y no puede decirse que se haya ayudado a Abbas antes de las elecciones. Sharón se adueñó de la escena y, ante el general aplauso, desplegó su monólogo unilateral mientras se tenía a Abbas en la inopia, como mucho menos que un comparsa. Ahora, muchos árabes sueñan incautamente que de Hamás nacerá el Sharón palestino que diseñe una paz unilateral ante el aplauso universal. Pero Hamás será un fuerte acicate para los halcones israelíes. Nada más fácil ahora que aislar a los palestinos- terroristas irresponsables caóticos una amenaza para la seguridad retirarles cualquier apoyo internacional, proseguir su asfixia económica y confiar en que, a medida que pase el tiempo, será más irreal la vuelta a las fronteras de antes de 1967. El terrorismo nunca fue una amenaza para la supervivencia de Israel, sino una coartada para arrinconar a los palestinos, ampliar las colonias y confiar en que las fronteras del Estado seguirán creciendo. Europa no tiene capacidad de maniobra, pero ni siquiera sirve encogerse de hombros, porque ¿quién nos garantiza que en nuestras sociedades no haya quienes estén invocando el martirio del pueblo palestino para perpetrar la siguiente salvajada? En el Gobierno boliviano destaca la presencia de un español que en los años 60 del siglo pasado fue profesor en el colegio de los jesuitas de León, en el que Mariano Rajoy cursaba el Bachillerato. El padre Puente es hoy viceministro de Interior L De educador de Rajoy a viceministro de Evo Morales TEXTO: VICENTE ÁNGEL PÉREZ FOTO: ABC MADRID. Hace cuarenta años, el padre Rafael Puente y un alumno por apellidos Rajoy Brey compartieron inviernos, recreos y capilla en el colegio leonés del Sagrado Corazón. Ambos provenían de Galicia: el primero, por haber renacido en Vigo a la edad de catorce años; y el segundo, por su nacencia compostelana. Y ambos, al cabo de cuarenta años, se han reencontrado en la senda de la política como entonces lo hacían en aquel incierto e interminable pasillo que unía las aulas con el comedor colegial; un pasillo presidido por el cuadro de honor en el que el alumno Rajoy Brey era habitual por aplicación y urbanidad, y también por la presencia siempre amable y generosa del padre Puente La biografía del viceministro del Interior del Gobierno de Evo Morales dice que nació en Pairumani (Cochabamba, Bolivia) el 13 de junio de 1940. Y así es. Pero también es que tuvo un abuelo español y que a los catorce años llegó con su familia a Vigo, donde cursó el Bachillerato con los jesuitas del Apóstol Santiago y lo concluyó con el premio extraordinario que le concedió la Universidad de Santiago de Compostela; luego accedió al noviciado en Salamanca formación espiritual y humanística muy intensa; vida dura, pero una experiencia humana y religiosa que hasta ahora sigo agradeciendo Y, sin solución de continuidad, por orden de santa obediencia es enviado a Alemania a estudiar Filosofía. Rafael Puente Puente y Rajoy comparten, vía internet, la relación con ex alumnos de aquella época leonesa conversión a posiciones políticas más bien radicales... En 1972, el padre Puente regresa a su Bolivia natal, aunque, como confiesa a ABC, me habría quedado en España si no hubiera sido que mi vocación religiosa me devolvió a mi tierra necesitada de misioneros Y allá se pasó siete años educando a niños de la calle y comprometiéndose hasta tal punto en la militancia de la izquierda radical que es expulsado de la Compañía de Jesús con la que sigo manteniendo relaciones muy fraternas; nunca me arrepentí de haber sido jesuita Era entonces el estertor de la dictadura de Hugo Bánzer, pero con la de García Meza las cosas le fueron a peor y toma la opción de dedicarse durante cuatro años a la militancia política conspirativa y clandestina, y otros cinco a la militancia formal y pública, resultado de lo cual soy elegido diputado de mi tierra natal (Cochabamba) por el frente de Izquierda Unida Regreso y militancia política Tres años en Múnich y vuelta a España, a León, al colegio de los jesuitas entre cuyos alumnos estaba el hoy presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy. Recuerda el ahora viceministro que en aquel colegio disfruté mucho, confirmé que mi vocación era la educación y que con los adolescentes me realizaba en todos los ambientes: clases de Filosofía y Literatura, teatro, excursiones en bici; incluso el internado tenía sus alicientes. Establecí relaciones profundas con muchos alumnos y puedo decir que fue la provincia de León la que dejó mayor huella en mi vida española. Tanto que después de cumplir mis dos años de maestrillo y ya estudiando Teología en San Cugat del Vallés, en vacaciones seguía reuniéndome con alumnos de León para diferentes aventuras, entre las que descolló un verano trabajando en las minas de carbón del Bierzo, para mí una experiencia que marcó mi Indigenismo como bandera En 1993, el otrora padre Puente se ha convertido en Rafael Puente, uno de los intelectuales de izquierdas más influyentes de Bolivia. Y es ese año cuando deja la militancia partidista para siempre, pero me mantengo comprometido con esas mayorías marginadas, discriminadas y vilipendiadas de los pueblos quechua, aimara, guaraní, chiquitano, moxe- ño, etc. y me vinculo intensamente con ellos, no sólo en términos políticos, sino también en términos educativos y de proyectos de desarrollo Y dos años después, en 1995, el Gobierno de Sánchez de Lozada (hoy prófugo en Estados Unidos) lo envía al confinamiento en un cuartel de la Amazonia boliviana. Relata a ABC el viceministro de Interior que ese mismo año nace el instrumento político de los pueblos indígenas: Me niego a militar en el mismo, pero desde entonces no dejo de considerarme su aliado y colaborador No obstante, reconoce que desde 1988 ha mantenido relaciones amistosas, aunque no siempre libres de tensiones con Evo Morales quien la pasada semana, tras año y medio de incomunicación, lo ha llamado para que acepte el puesto tan poco simpático y tan impopular de viceministro del Interior; o sea, torear con la reforma de la Policía, las cárceles y demás instancias deplorables y sumergidas en la corrupción. El viceministro Rafael Puente ha expresado a ABC su emoción por el triunfo de Evo Morales, que es el triunfo de todos esos pueblos, de los pobres y marginados de este país, y donde yo, por mi origenfamiliar y cultural, por mi formación en España y Alemania, por mi pertenencia jesuítica, soy parte de la minoría privilegiada. Por eso considero un imperativo ético el apoyar este proceso fulgurante de emergencia indígena y social, de búsqueda de una soberanía nacional que Bolivia jamás ha tenido Y por acá, por España, Mariano Rajoy, aquel crío gallego que en los sesenta aprendió latín en los jesuitas del padre Puente y que fue ministro del Interior antes que jefe de la Oposición, ha conocido de primera mano el nombramiento de su educador en el Gobierno boliviano pues ambos comparten, vía internet, la relación con antiguos alumnos, recuperados compañeros y recuerdos de aquella época leonesa y jesuítica. Y tal vez coincidan próximamente en uno de esos cocidos maragatos que desde hace unos años reúnen a los viejos colegiales del Sagrado Corazón. No será a mucho tardar, pues no en vano el viceministro se casó hace cinco años con una antropóloga valenciana que además de compartir conmigo muchas cosas me vuelve a acercar a ese país que nunca dejó de ser también mío y al que deseo volver pues en él murió mi madre y viven, totalmente enraizadas, cuatro de mis hermanas