Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 LUNES 30 1 2006 ABC Internacional Hamás acusa a Abbas de preparar un golpe para controlar las Fuerzas de Seguridad Primer cruce de acusaciones graves antes de comenzar a negociar la cohabitación en Palestina de la ANP transfirió la competencia de la Policía a Interior, pero opta por recuperar la jefatura de los 55.000 agentes antes de dárselos a los radicales JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. El melón palestino se ha abierto en dos después de la arrolladora victoria de Hamás en las elecciones legislativas del pasado miércoles. La primera tajada quieren comérsela a dentelladas la Autoridad Nacional Palestina y la Presidencia, controladas ambas por el líder de Al Fatah y de la OLP, Mahmud Abbas. La segunda no ha empezado todavía a ser degustada por los integristas radicales, que prefieren hacerse antes con los platos del Gobierno y del Parlamento para servirse las rodajas a entera satisfacción. Esa lucha sin cuartel que se avecina entre unas y otras instituciones ya se ha abierto, también en canal, como el melón, en lo que al control imprescindible de las Fuerzas de Seguridad se refiere. Mahmud Abbas tiene varias citas pendientes con los líderes de Hamás en Gaza; con los responsables de Al Fatah en Ramala; con la canciller alemana, Ángela Merkel, hoy en la capital administrativa de Cisjordania, pero ninguna tan importante y trascendente como la del sábado en su cuartel general de la mukata poco después de ser asaltada por centenares de milicianos armados, con los responsables de los distintos cuerpos, unos más musculosos que otros, de las Fuerzas de Seguridad palestinas. Yo soy vuestro comandante en jefe y, por lo tanto, tenéis el deber de obedecer mis órdenes y no las que recibáis de cualquier otro cargo del Gobierno dijo con voz firme Abbas a sus jefes de Seguridad, más interesados incluso que el propio presidente palestino en no quedar bajo las órdenes de Hamás a través del Ministerio del Interior. La orden del líder de Al Fatah y de la OLP va en contra de sus propias iniciativas. Hace sólo unos meses, poco después de llegar al poder en enero de 2005, Mahmud Abbas transfirió el control de los servicios de seguridad palestinos al Ministerio del Interior, en este caso a cargo de Naser Yusef, para evitar caer en el mismo error que Yaser b El presidente Visita a Tel Aviv del jefe del Estado Mayor español No son frecuentes ni habituales los encuentros al más alto nivel entre los responsables militares españoles e israelíes aunque, salvo que se demuestre lo contrario, las relaciones bilaterales entre unos y otros son muy cordiales. Por eso ha cobrado esta semana especial importancia la visita a Tel Aviv del jefe del Estado Mayor español, el general Félix Sanz Roldán, quien hoy se reúne con su colega hebreo, Dan Halutz, en la sede del Ministerio de Defensa. Y lo hace en un momento en el que el mundo mira con los dos ojos a Oriente Próximo por la victoria arrolladora de Hamás en las legislativas palestinas y las amenazas, más que fundadas y no sólo de palabra, que el programa nuclear de Irán proyecta sobre Israel y la región. Un niño palestino, cerca de miembros de las Brigadas de Al Aqsa, ayer en Gaza amenazar el poder absoluto del rais sino que debían ser puestos a disposición de los ciudadanos para garantizar, fracasaron con estrépito, la ley y el orden y evitar el caos y la anarquía que hoy ahogan hasta la extenuación Gaza y Cisjordania. Pero las cosas cambian, las leyes que ayer merecían la pena hoy son contraproducentes y Abbas, siempre respetuoso de palabra con la legalidad vigente, se la ha saltado esta vez, por necesidades del guión, para impedir que los milicianos de Hamás se hagan con los servicios de seguridad y cuenten con 55.000 agentes a su disposición. Desde las filas del Movimiento de Resistencia Islámica se ha pretendido, en estas horas de enorme tensión donde los enfrentamientos cuerpo a cuerpo no se han hecho esperar en la Franja mediterránea y en varias ciudades de Cisjordania, calmar los ánimos desde un primer momento. Tanto es así que hasta el ministro israelí de Defensa, Saúl Mofaz, calificó ayer, durante la reunión del Consejo de Ministros, de responsable la actitud demostrada por Hamás desde su victoria electoral. Eso sí, advirtió de que al primer aviso terrorista regresarían los asesinatos selectivos contra sus líderes más significativos. Pero los dirigentes islamistas han debido pensar que una cosa es intentar demostrar cierto sentido común pa- El ministro de Defensa hebreo advierte de que al primer aviso terrorista volverán los asesinatos selectivos Arafat durante la década que dominó la ANP. Los servicios de seguridad no debían ser pues utilizados a beneficio de sus jefes respectivos y en última instancia de Arafat, no debían ser obligados a enfrentarse unos con otros para de este modo debilitarse todos y no Merkel no hablará con Hamás hasta que reconozca a Israel J. C. JERUSALÉN. Los dirigentes de Hamás no oirán hablar en alemán en mucho tiempo. Al menos, hasta que su organización reconozca la existencia del Estado de Israel y abandone las armas. Así lo confirmó ayer en Jerusalén, durante una rueda de Prensa ofrecida junto al primer ministro israelí interino, Ehud Olmert, la canciller alemana, Ángela Merkel, de visita en la región apenas unos meses después de hacerse con el poder. Merkel negó cualquier posibilidad de diálogo con los integristas (algunos de sus representantes habían solicitado un encuentro con la líder germana) y se sumó a la posición de Israel de no transferir a la postre los 50 millones de dólares a la ANP en calidad de tasas aduaneras hasta comprobar qué Gobierno sale de las negociaciones que deben de emprender los palestinos de inmediato. Merkel y Olmert compartieron asimismo una preocupación nada disimulada con acento farsi: el programa de desarrollo nuclear de Irán. Alemania se mantendrá en sus trece en contra de dichas intenciones iraníes no sólo por ser en efecto una amenaza para Israel sino para el mundo entero, algo que agradeció de manera pública el jefe interino del Ejecutivo. Hoy está prevista la reunión en Ramala de la canciller alemana con el presidente palestino, Mahmud Abbas, cita clave, entre otras cosas, para conocer la posición europea sobre las ayudas económicas a la ANP, sin las cuales la bancarrota estaría más que garantizada y la subsistencia de decenas de miles de palestinos, en serio peligro.