Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DEBATE TERRITORIAL LUNES 30 1 2006 ABC FÍJENSE EN EL PRESIDENTE Ciscar y Trillo agotan el tiempo para evitar un encontronazo institucional. La única garantía que tienen para ganar las elecciones es destruirnos dicen en el PP. Rajoy quiere firmas para visualizar que no somos marcianos H ace ya bastante tiempo, Lao Tse dijo aquello de que cuando el sabio señala la luna, el necio mira su dedo (el del sabio, claro) Era un poco vanidoso el sabio chino, que creía que todo el mundo miraba su dedo. Hace mucho menos, la pasada semana, la actriz Angelina Jolie, presente en esa feria de las vanidades y de los negocios solidarios en que se ha convertido el Foro de Davos, pidió que los presentes dejaran de fijarse en ella y atendieran a lo que hace, que al parecer es muy sustancioso. A lo mejor uno de los redactores de los tan poco atendidos informes sobre la pobreza y las condiciones adecuadas del desarrollo, sentado allí, al fondo del salón suizo, se preGERMÁN guntaba si la actriz era YANKE como Lao Tse, que creía que todos miraban... su dedo. Volvamos a casa. Resulta que Artur Mas, el líder de CiU (en la medida en que Duran i Lleida, mosqueado, le deja ser líder de la segunda) acaba de definirnos el único futuro posible como la aceptación inopinada del acuerdo establecido con el presidente del Gobierno. Tiene razón Esperanza Aguirre al plantear la paradoja: la nueva estructura del Estado y la financiación autonómica van a ser obra de un pacto entre Zapatero y el jefe de la oposición en una comunidad autónoma. El futuro, aún no explicado del todo, pasa, además, por dar de una vez la esperada patada en el trasero del principal aliado del PSOE a lo largo de lo que llevamos de legislatura, por redefinir la nación en base a principios etnicistas y, entre otras cosas sosprendentes, por sustituir- -tanto para entender la solidaridad como la gestión de los asuntos públicos- -a los ciudadanos por pueblos con o sin derechos históricos El presidente sabe más, más que las encuestas, más que los especialistas en Derecho Constitucional, más que las resoluciones de los congresos del PSOE... Al mismo tiempo, el presidente- -que confía en que su partido esté calladito en estas cuestiones (a lo largo de los pasados meses las llamadas al silencio han sido más públicas que las negociaciones) -espera que la izquierda abertzale así la ha llamado para evitar denominaciones judiciales, se mueva. Bueno, más que esperar, está dispuesto a hacer constantes gestos acompañados de una particular y extravagante retórica, como si los gestos de un presidente del Gobierno pudieran ser ajenos a la política. Si algunos silencios, como la pasividad verbal ante el discurso terrorista o ante las mismas bombas, resultan sorprendentes, si algunas declaraciones, como el relativismo con que se concibe la ley, resultan escandalosas, el presidente nos aclara una y otra vez que, junto a los datos objetivos él sabe más. No sólo más que nosotros, sino más que el CNI, que las fuerzas de seguridad que persiguen a los terroristas, que algunos nacionalistas vascos, tan escepticos como contentos con lo que pasa. De lo que no hay duda es que Zapatero no es ni como Lao Tse, ni como Angelina Jolie. Está todo tan confuso que se pasa el día pidiendo que nos fijemos en él, tan sonriente, tan bienintencionado, en vez de en lo que hace. De inmediato, Valencia TEXTO: CHARO ZARZALEJOS FOTO: EDUARDO MANZANA Embelesados todos- -no es para menos- -con el debate catalán, lo más inmediato y significativo se sitúa en Valencia. Cuando aparezcan estas líneas el presidente Camps y el socialista Pla habrán celebrado o estarán a punto de celebrar un encuentro, mientras el también socialista Cipriá Ciscar y el popular Federico Trillo llevan ya consumidas muchas horas de conversación. El giro dado por el PSOE poniendo en cuestión el acuerdo aprobado por el Parlamento valenciano con el 90 por ciento de respaldo está a punto de irse al traste. Se puede ir al traste si como parece el PSOE, para dar satisfacción a IU y a ERC, acepta las enmiendas que modifican el proyecto remitido desde Valencia. IU quiere que conste el famoso 3 por ciento como mínimo electoral y ERC pretende que quede constancia de que el valenciano es un remedo del catalán. Ni una cosa ni otra estaba en lo acordado y ni una cosa ni otra va a ser aceptada por el PP. Es una ruptura unilateral de un pacto sellado en las Cortes valencianas afirman en Génova. De momento no dan, ni unos ni otros, todo por perdido. El PP- -y en concreto Trillo- -es de los que cree que quedan salidas en el apartado electoral, como retirar del Estatuto cualquier mención a porcentajes, pero lo ve muy difícil en el asunto de la lengua. Ciscar y Trillo quieren evitar lo que sería un conflicto institucional muy serio. Si lo acordado en Valencia se modifica en Madrid por el apoyo del PSOE a las pretensiones de IU y ERC, el PP hará valer sus votos y el Parlamento valenciano rechazará el texto que envíe el Congreso. Cuenta Camps con el apoyo de su partido. El debate territorial va a dar mucho de sí. Centrados en Cataluña, está en la memoria la comparecencia nocturna de Fernando Moraleda anunciando el llamado acuerdo global Por unos instantes, algunos respiraron. Ya está se dijeron en el espejismo de que lo gordo de la legislatura se está despejando Los cohetes duran lo que duran y el acuerdo global es el pacto entre Zapatero y Mas en el que este último se ha recreado hasta la saciedad y en el que el presidente se siente satisfactoriamente blindado. Se ha salvado un escollo, pero todo está por venir. Lo inmediato es Valencia. El PP- para que nadie nos llame intransigentes y negados al diálogo dicen- -no va a tirar la toalla hasta el último momento, pero sostienen que en la estrategia de Zapatero no nos sorprendería que, al final y una vez más. prefiera pactar Camps y Plas, tras la firma del pacto estatutario valenciano con el cinco por ciento que alcanzar un acuerdo del 90 por ciento Eso ha hecho con Cataluña y eso es capaz de hacer con Valencia Esta semana saldremos de dudas. A medida que el presidente- -con el apoyo o el silencio de todo el PSOE oficial- -avanza en la interpretación federalizante de la Constitución, las cuentas ante la opinión pública no acaban de salir. La alegría de Mas y la autocomplacencia socialista no parecen concordar con la percepción ciudadana. La única garantía que tienen para ganar las próximas elecciones es destruirnos, minimizarnos, llamarnos francotiradores o equivocarnos con Tejero aseguran en el PP. Los socialistas se han atado a los nacionalistas y los populares creen que pueden atarse a los ciudadanos Por ello, Rajoy no va a aburrir a la gente con porcentajes. Va hablar del niño de Badalona que no puede escolarizarse en castellano, aunque el presidente hable de casos aislados y va a recoger firmas no para un referéndum- -que no se va a celebrar nunca- sino para visualizar que no somos marcianos y para gestionar de la mejor manera posible el enfado enorme de millones de ciudadanos Sebastián González es el encargado de organizar la infraestructura. Ver a los socialistas tan nerviosos es la mejor propaganda. ¿Alguien se puede creer que no sabemos lo que es constitucional y lo que no? Para el PP las firmas es algo secundario. Se van a volcar en el debate, aunque no nos acepten ni una sola enmienda sentencian. Mientras el presidente- dejadme solo parece que haya dicho- -avanza por una senda que se alimenta a sí misma, que crece como una bola de nieve, Rajoy asegura que continúa vigente la oferta de pacto que por escrito dejó en Moncloa. Es una temeridad que el presidente y con él el PSOE transiten como lo vienen haciendo por la senda elegida, que no es la de la reforma de Estatutos, sino la de la eclosión de los nacionalismos. Algunas plumas socialistas advierten a su partido. Por escrito lo ha hecho José María Benegas: La izquierda se equivoca cuando trata de caminar por la autodeterminación, por el federalismo o por la tentación de aceptar el Estado plurinacional. El Estado autonómico es más amplio, más flexible y más nuestro. La idea de una España constituida por pueblos que se autogobiernan desde la igualdad y la solidaridad es fundamentalmente de la izquierda. No sigamos abandonando espacios, porque los adversarios políticos los ocuparán El próximo fin de semana el presidente viaja a Cataluña y los días 13 y 14 lo hará Rajoy con Piqué al lado. Son los espacios que luchan. Los socialistas se han atado al nacionalismo y los populares creen que pueden atarse a los ciudadanos El próximo fin de semana Zapatero viaja a Cataluña y los días 13 y 14 lo hará Mariano Rajoy