Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 30 1 2006 ABC VADE MECUM EN FIN ¿DE QUÉ ESTATUTO HABLAMOS? LA IMPUDICIA DEL CIUDADANO PLA L A República de 1931 fracasó, esencialmente, por la ceguera de una izquierda que, en lugar de negociar un modelo político aceptable para todos los españoles, quiso imponer la revolución en un país en el que la derecha había ganado las elecciones y formado gobierno en 1933. Nuestros constituyentes de 1978 no cayeron en ese trágico error. Entre la derecha y la izquierda e, incluso, con los nacionalistas catalanes, siempre tácticos y de dudosa lealtad, se llegó a una solución inédita en nuestra historia: la Constitución, tan devaluada hoy, de 1978. Pero tras la victoria socialista del 14 de marzo de 2004, el nuevo presidente dinamitó todos los puentes constitucionales JORGE TRIAS al apoyarse para goberSAGNIER nar en partidos enemigos de la Constitución y de la libertad. El acuerdo secreto- -no hemos podido leer, todavía, texto fidedigno alguno sobre su contenido- -entre Zapatero y el partido de Pujol sería, en este sentido, una buena noticia ya que podría ser el primer paso para la reconstrucción de los puentes destruidos. Desde luego, tanto la derecha como la izquierda, o por denominarlos con ese lenguaje que gusta más ahora, los conservadores y liberales y los progresistas, tienen la responsabilidad de negociar hasta el agotamiento para seguir tejiendo acuerdos. Pero para poder sentarse en una mesa de negociación debe conocerse sobre qué términos va a plantearse esa negociación y, de momento, sólo conocemos el texto de un Estatuto ciclotímico y estrafalario, que ya no quiere nadie excepto Esquerra y Batasuna, tal como salió cocinado del Parlamento de Cataluña. Conocemos, también, el documentado y ponderado informe del Consejo de Estado, ventilado con luz y taquígrafos, que han publicado todos los diarios, informe que no parece ser del gusto del Gobierno y que está guiado por el sentido común. Pero, aparte de filtraciones y publicaciones oficiosas, no sabemos con exactitud qué es lo que han acordado Zapatero y Mas, y hace ya casi diez días que se dieron la mano. Por esa razón tan poco democrática, el secretismo, no es posible pronunciarse sobre el Estatuto en su desconocida forma actual. Sólo puede condicionarse su valoración a lo que suponemos que se ha pactado. Por ahora, el texto literal que entrará en la Comisión Constitucional tiene más de cincuenta causas indiscutibles de inconstitucionalidad. Mientras tanto habrá que recoger firmas para conocer lo que piensa la ciudadanía, lo cual será un éxito si se consiguen cuatro millones. Y no nos equivoquemos: que Tejero pida un referéndum es una buena noticia pues significa su total regeneración ya que, por fin, habría apostado por los votos y no por las metralletas. En cualquier caso, no estaría mal si Rajoy sacase del armario político, sin necesidad de encerrar a nadie, a Esperanza Aguirre y a Alberto Ruiz- Gallardón. ¿Ustedes se imaginan qué cartel tendría el PP si Rajoy estuviera flanqueado, también, por esos dos iconos tan atractivos? H de julio, representaba el contramodelo de un proyecto ONRAR la palabra dada. He ahí el meollo de catalán que boqueaba al borde de la asfixia. La vía cualquier ética política, la clave de arco de Camps- Pla se ofrecía como la pauta de sensatez que el todo programa fundado en la buena fe y en el Partido Popular sostenía frente al bazar en que se harespeto a los compromisos. La izquierda, y muy esbía convertido la negociación catalana. Además, la vopecialmente la española, ha proclamado siempre su ladura descontrolada del trasvase del Ebro, las fintas supremacía moral a partir de una ecuación en virdel gobierno central en torno a la organización de la tud de la cual ella misma se insertaba en el ámbito Copa América de vela y algunos otros agravios de los principios, mientras que emparejaba habían disparado a Camps a una distancia sidea la derecha con el de los intereses. Se lo reral de casi veinte puntos sobre Pla El estatuto, cordaba el actual presidente del Gobierno a pues, podía ser lo que esperaban los valenciasus hijas, con paternal unción, en vísperas nos pero no lo que querían algunos correligiode las elecciones del 14 de marzo; el mismo narios de Pla fuera de Valencia. Y tampoco cierZapatero que hace gala de respetar a machato aliado in pectore del PSOE, que pugna desmartillo un programa electoral trufado de de hace tiempo por consolidar una cabeza de plapropósitos paleosocialistas frente a la sensaEDUARDO ya en la Cataluña del sur tez felipiana (referéndum de la OTAN de SAN MARTÍN Así pues, con el nuevo estatuto valenciano ya 1986) de hacer prevalecer las exigencias del en el Congreso, donde se esperaba un trámite de guanmomento sobre las fantasías del pasado. te blanco, Pla se ha visto obligado, de grado o por fuerJoan Ignasi Pla es un socialista valenciano de la za, a deshonrar la palabra dada no sólo a Camps sino a cuerda de su secretario general, que interpretó al los ciudadanos de su comunidad. Y lo ha hecho introdupie de la letra el manifiesto La España plural aprociendo cambios que sabe de antemano que el PP no bado por el PSOE en Santillana del Mar el 30 de agospuede aceptar. Será el PP quien decida si algo que conto de 2003, ese documento que los socialistas sacasidera excelente, con pequeñas modificaciones para inron a última hora de la chistera para controlar los tegrar a más gente, es rechazable o no dice ahora Pla. desvaríos de un Maragall empeñado en el asalto a la ¿Pequeñas modificaciones? ¿Integrar a más gente? El Generalitat de Cataluña y, al tiempo, construir un estatuto consiguió en las Cortes valencianas más apocierto discurso alternativo frente a la hegemonía, yos que el 90 por ciento obtenido por el catalán en su entonces aún no horadada por la guerra de Irak, del Parlamento ¿Quién es, pues, esa gente a la que hay intePartido Popular. Siguiendo la apelación al amplio grar? ¡Ah, ya! Ciertos grupúsculos residuales vinculaconsenso social y político que el texto de Santillados al catalanismo y a IU, a quienes hay que abrir cona reclamaba para las reformas de los estatutos de mo sea la puerta de las Cortes para limar la cómoda autonomía, Pla signó un pacto modélico con el presimayoría absoluta del PP. Acabáramos. Y ya puestos, se dente valenciano, Francisco Camps, para remodeintroduce otra pequeña modificación en el asunto de lar el estatuto de la comunidad. Era por mayo, y Pla la lengua para soplar sobre los rescoldos de un viejo proclamaba su satisfacción en los términos que siconflicto que consumió demasiadas energías hace dos guen: Es lo que deseábamos, queríamos y, estoy décadas pero que se había enfriado, también por conconvencido, lo que esperaban los valencianos senso, a finales de los noventa. Con certeza, Pla no pasaLos valencianos, tal vez. Pero la tramitación del estará a la historia como un ejemplo de probidad política. tuto, aprobado por las Cortes valencianas a principios -Tener la casa de la familia de quien asesiné encima de la tienda que acabo de instalar, ¿no es esto provocarme?