Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DOMINGO 29 1 2006 ABC Economía Las petroleras europeas no revisarán sus reservas de crudo, tal y como acaba de hacer Repsol YPF Davos alerta sobre el masivo trasvase de capitales de las naciones pobres al mundo desarrollado Trichet afirma que es insostenible que las naciones desfavorecidas inviertan en mercados ricos b La fuerte dependencia del gas de Moscú y las crecientes necesidades energéticas de China y la India reabren el debate sobre la utilización de la energía nuclear RAMIRO VILLAPADIERNA. E. ESPECIAL DAVOS (SUIZA) La continua exportación de capitales de países en desarrollo hacia las economías más ricas constituye una profunda anormalidad del mercado global de capitales que no beneficia a nadie, según advirtió ayer Jean Claude Trichet. El presidente del Banco Central Europeo lamentó que EE. UU. entre otras economías desarrolladas, reciba hoy día un masivo y constante flujo de dinero desde países del tercer mundo, lo que supone uno de los grandes desequilibrios de la economía mundial. Además de equivocar el horizonte de desarrollo, el riesgo es que sirven para encubrir otros desequilibrios- -como los de la economía de EE. UU. -mediante la compra de bonos y dólares; cuando tocasen a su fin dejarían un panorama de graves desajustes financieros. Palaniappan Chidambaram, ministro de Finanzas de la India, dijo que tales desequilibrios globales se profundizan y esto tiene graves consecuencias para países emergentes como el suyo, uno de los nuevos leones económicos: Los EE. UU. no están abordando el problema No es sostenible a largo plazo que el mundo en desarrollo financie al mundo avanzado agregó Trichet respecto a unas inyecciones de capital que éste no necesita y sin embargo los países emergentes sí. En muchos casos provienen de la gran liquidez petrolera y en otros países con programas occidentales de inversión y ayuda al desarrollo torpedean su propio despegue reinvirtiendo su liquidez en Occidente. El horizonte inmediato es generalmente alentador, con una economía Jean- Claude Trichet, presidente del BCE, asistió ayer en Davos para conocer el informe del balance de la economía global AFP A debate el consumo energético El miedo a la energía ya no es el nuclear, sino a quedarse sin ella sea cual sea. La perspectiva de este invierno, con Moscú y Ucrania maltratando el suministro de gas, China e India consumiendo con voracidad, un petróleo a 60 dólares, y la posibilidad de un atentado en algún gaseoducto capital, empieza a dejar a los expertos más helados que aventurarse en reabrir el espinoso debate nuclear. Arabia Saudí está aumentando un 10 su capacidad refinadora, el gigante indio Reliance dice que India duplicará su consumo energético en siete años y la consejera de Exteriores de EE. UU. Elisabeth Economy recordó el impacto del plan chino de urbanizar a 300 millones de personas. norteamericana sostenida, movimiento en Alemania y la UE, China en pleno acelerón, India en crecimiento y un despertar en Japón. Con casi un 4 de crecimiento global, 2005 se ha cerrado dignamente, si bien los frutos de una economía en expansión están cada vez peor distribuidos y los subdesarrollados se benefician hoy una tercera parte menos (60 centavos por cada 100 dólares, frente a 2 dólares de 100 hace tres décadas) del crecimiento global. Las ayudas al desarrollo a veces torpedean el despegue económico de los países que las reciben El ministro Chidambaram enumeró tres riesgos graves para la economía: El primero sería una bajada del dólar, el segundo un aumento inesperado de los tipos de interés estadounidenses y, el tercero, que una escalada de precios energéticos lleve a un panorama inflacionista Otras intervenciones en Davos han mostrado sus dudas sobre si EE. UU. puede seguir ingiriendo capitales y seguir consumiendo más de lo que produce, con un déficit por cuenta corriente del 5,7 del PIB. Una crisis correctiva podría maltratar la economía de uno a otro extremo del mundo, dado que ni China ni la UE ni Japón tienen fuerza como para contrarrestar un parón, como Trichet reconoció en el caso europeo.