Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 Cultura DOMINGO 29 1 2006 ABC CLÁSICA Musicadhoy Francisco Guerrero: Acte prealable Nur Jondo Intérprete: Coro y grupo instrumental Proyecto Guerrero. Director del coro: Guillermo Bautista. Director: Zsolt Nagy. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. Fecha: 26- I CLÁSICA Liceo de Cámara Obras de Wolfgang Amadeus Mozart y György Ligeti. Intérpretes: Cuarteto Casals. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. Fecha: 24- I A FLOR DE PIEL ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE EL CUARTETO CASALS TRIUNFA ANTONIO IGLESIAS l ciclo musicadhoy le ha tocado participar de una época musical fascinante, rica, exigente, rigurosa y hedonista, para la que es todavía difícil encontrar una exacta definición estética. No hay que romperse la cabeza. El tiempo y la distancia solucionan estas cosas. Bien es cierto que, mientras, resulta entretenido seguir el dictamen de quienes escriben sobre esto y se pierden batiendo en cubilete lindezas terminológicas, sutilezas analíticas; modernidades y posmodernidades incluidas. Sea como fuere, musicadhoy lleva diez años alentando el magma musical de todos aquellos que están convencidos de que las cosas siempre cabe decirlas de un modo distinto, y se empeñan en afinar herramientas y procedimientos. Supo encontrar en su día un modelo en quien fijarse, el compositor Francisco Guerrero (1951- 1997) y a partir de su apellido bautizó a coro y grupo instrumental. Al Proyecto Guerrero se ha unido, no hace mucho, el ciclo operadhoy al que ya se le deben algunas nuevas producciones que enriquecen la escena española. Llegado el momento de inaugurar su décima temporada, musicadhoy se ha ocupado de su compositor fetiche. Tres de sus obras han sonado en la sala grande del Auditorio Nacional, un espacio necesario para una música que vibra y corre. Mereció la pena escuchar la juvenil Jondo por más que sea una obra que se resienta en el ensamblaje de los medios y se observe la puerilidad de otros, como la electroacústica. Su importancia está en la semilla que sembró, en la imaginación y en la capacidad para buscar una introspección sonora que llevó a Guerrero a investigar sobre una materia que, desde el punto de vista vocal, se sublimó en Nur para 16 voces solistas. Ante ella el coro del Proyecto Guerrero, dirigido por Guillermo Bautista, consiguió apurar momentos de extremada dificultad. Cercanos encuentros sonoros que produjeron expresivos batidos, un fluir que se sintió a flor de piel y que intensificó lo que la más popular Acte prealable ya anunció al comenzar el concierto. Aquí los cuatro percusionistas, dirigidos por Zsolt Nagy, consiguieron dar vida al carnal y algo ancestral estallido sonoro de la obra. Pudieron haber perfilado algunas coincidencias, pero aun así la fuerza de esta música arrastró a todos. A E l Liceo de Cámara, en su nueva convocatoria de la presente temporada de conciertos, ha vuelto a invitar- -por sus merecimientos- -al ascensional Cuarteto Casals, formado por los jóvenes Vera Martínez- Mehner y Abel Tomás (violinistas) Jonathan Brown (viola) y Arnau Tomás (violonchelo) Yo las recordaba como conjunto español muy bien encarrilado por la dura senda de la música de cámara, pero ante la audición que nos ofrecieron en la tarde del martes cabe aumentar aquella sincera admiración, por su magnífica seguridad, la de los cuatro instrumentistas, excelentes en su concepto de rotunda homogeneidad y nada cabe añadir sino adjetivos encomiásticos para su trabajo y los logros que del mismo emanan. Su currículo desde su creación en 1997 opr la Escuela Reina Sofía va agrandándose con tareas de responsabilidad, y se merecen toda suerte de enhorabuenas. Mozart, siempre Mozart... es elocuente subtítulo de esta nueva convocatoria del XIV Liceo de Cámara de la Fundación Caja Madrid, ofreciéndonos del genial salzburgués los Cuartetos de cuerda K 158, 159 y 80 73 f, cuyas líneas bien perfiladas, un algo inclinadas hacia moldes más acordes con el romanticismo, nos las comunicaron los cuatro formantes del Casals, ya por su total comunicación, también por una cierta exageración de la acentuación o estimación anacrúsica personal. El Cuarteto Casals, en una imagen promocional Es característica de este ciclo la inclusión, al lado de Mozart, de otros compositores, así algunos húngaros o bohemios. Correspondió en esta ocasión escuchar a uno de los primeros, György Ligeti, en su temprana Balada y danza para dos violines totalizando nada más que unos tres minutos, sujeta a los moldes que se dejaban admirar hacia cuanto hacía el nacionalismo de un Béla Bartók; mucho LUIS MONTESDEOCA más evolucionada la otra página de Ligeti, Andante y Allegretto para cuarteto de cuerda su relativa contemporaneidad interesa sobremanera por su trama polifónica y deseos cantábile perfectamente expuestos por los dos violinistas, viola y violonchelo del Cuarteto Casals, aclamado hasta dar comienzo el capítulo de las propinas ratificando su triunfo. CLÁSICA Ciclos de la Com. de Madrid Obras de Respighi, Marco, Ravel y R. Strauss: Till Eulenspiegel Intérpretes: Álvaro Marías, flauta. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Director: José Fabra. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. Fecha: 27- I JARDINES A. G. L. D e creer en el cielo, en sus astros y en la música que les acompaña en su eterno danzar, habría que considerar la posibilidad de que el viernes, 27 de enero, algunas estrellas tuvieran una alineación especial. Como ya se sabe, se celebraba el 250 aniversario del nacimiento del niño Mozart. Una mera casualidad, que ha obrado el milagro de que el Telediario de esa televisión que tan poco hace por la música cambiara la sintonía de sus cortinillas por fragmentos del Salzburgués. Curiosamente algunas organizaciones de conciertos, como la Orquesta de la Comunidad madrileña, han obviado el acontecimiento, convirtiendo la jornada en una más. Siempre podrá decirse eso tan lucido de que no hay mejor homenaje que ser fieles a la rutina, que música hay todos los días. Y no dejará de ser una opinión. Así, que lo diario, lo cotidiano o, aún mejor, lo previsto nos trajo un programa largo y ancho, dirigido por el valenciano José Fabra, y en el que destacaba el estreno de Vanitas con chaconas y folías de Tomás Marco, para flautas de pico y orquesta y que, en su parte solista contó con la presencia de Álvaro Marías. Su intervención, destacó por la serenidad, la corrección, la dedicación y la normalidad propias de un especialista. Y la música... pues jugando al despiste. No es raro que alguien se pueda sentir desconcertado ante muchas obras de Marco. Por ejemplo ante esta que, a la postre, se manifiesta con la hete- rogeneidad de un collage en el que el corta y pega ensambla lo inverosímil. Ya pueda ser folía, chacona, marcha fúnebre o los ecos de su propia ópera El viaje circular que sirven de arranque antes de que la flauta dialogue a secas con la orquesta en una conversación esencialmente ingenua. Luego, su parte añade poco más, al margen de insistir en el ostinato como ya hiciera el clave de la Apoteosis del fandango Lo hace a veces perdida en la maraña orquestal (cuestión de registro) otras abandonada con la picardía de dejarla en compañía de unos pocos, ya sea violonchelo, flauta travesera... y a partir de alternando con una orquesta que juega a ensuciar el tema. Obra larga, tras la que se observa un propósito estructural que suena escaso. A su alrededor sonaron obras de Respighi (arias y danzas) Ravel Ma mére l oye y Richard Strauss Till Eulenspiegel dichas con el encanto justo, la intención tímida y la lectura exacta. ¡Feliz aniversario!