Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 DOMINGO 29 1 2006 ABC Cultura y espectáculos LETRAS FIERAMENTE VIVAS Fernando Savater (1947) Para el filósofo, la literatura es un antídoto contra esa manía hiperantropológica de las irreductibles diferencias García de Cortázar (1942) La mejor y más universal aportación de los vascos a la literatura se ha hecho en lengua castellana, desde el s. XIII hasta hoy Miguel Artola (1923) Maestro de historiadores que ha escrito sobre la transición del Antiguo Régimen a la modernidad Jon Juaristi (1951) Para el filólogo, se ha sembrado la cultura del maltrato que requerirá del esfuerzo de las generaciones venideras Ramiro Pinilla (1923) En Verdes valles, colinas rojas novela la colisión de un mundo que cambia y un pueblo que se resiste Juan Pablo Fusi (1945) El historiador ha escrito Política obrera en el País Vasco El problema vasco en la II República y El País Vasco El gran árbol de la cultura vasca se ha escrito con la savia del idioma español Los Baroja, Unamuno, Maeztu, Celaya o Blas de Otero eligieron el castellano para sus libros b Las Juntas Generales de Guipúz- coa han ninguneado los 50 años de la muerte de Pío Baroja, colaborador ilustre de ABC. Él y otros grandes nombres han enriquecido desde el castellano la cultura vasca ANTONIO ASTORGA MADRID. Yo soy, por mis antecedentes, una mezcla de vasco y de lombardo: siete octavos de vasco por uno de lombardo Pío Baroja- -dionisiaco y sabio pesimista, vasco universal y gran paisajista de la literatura española- -se consideraba antihistórico, antirretórico y antitradicionalista. Confesaba que el fuste vasco había influido en él, esculpiendo un fondo espiritual, inquieto y turbulento, pero su vitalísima prosa castellana tuvo, tiene y tendrá un peso mayor en la literatura vasca pese a quien pese. El autor de El árbol de la ciencia sentía una fuerte aspiración ética y era enemigo fanático del pasado porque todos los pasados, y en particular el español, le parecían negros, sombríos, poco humanos... Pues bien, a este creador genial y atrabiliario le acaba de ningunear el nacionalismo excluyente, que no quiere conmemorar el medio siglo de su muerte porque escribía en español. Lo cual- -escribir en español- -conculca la triada Territorio, Historia y Lengua sobre la que se pretende la Construcción Nacional Vasca. ¿Se ningunea a Baroja por un despiste? En absoluto. Allá por 1918 decía Baroja en Las horas solitarias Yo no sólo soy enemigo del nacionalismo, sino de la idea misma de patria. El mundo para todos los hombres ése sería mi lema, y si éste pareciese demasiado amplio, me contentaría con este otro: Europa para los europeos Cuando hoy se abaten las fronteras en Europa, algunos quieren levantarlas en España. En fin, Baroja también era el 98, generación que tuvo una gran impronta vasca. Así, Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864- Salamanca, 1936) filósofo y creador en verso y en prosa, vasco de origen y castellano de vocación, quien sostenía que la modernización del País Vasco pasaba por el uso del español. Su concepción de la lengua como sangre del alma y espíritu residía ineludiblemente en el cultivo del castellano, quedebía ser la lengua de la modernización de su tierra vasca. Alguien le llamó excitator hispaniae y en excitar, estimular e incitar se le pasó la vida. En cuanto a Ramiro de Maeztu (Vitoria, 1875- Aravaca, 1936) hijo de padre vasco, veló sus primeras armas periodísticas en Bilbao, a los 18 años. El gobierno de Primo de Rivera le nombró en 1928 embajador de España en Argentina. Allí tuvo ocasión de tratar con Zacarías de Vizcarra, el introductor en 1926 de la idea de la hispanidad de la que se dice que Maeztu fue apóstol. Ya en medio del siglo XX otro Baroja fue no menos puntal de la cultura vasca por mucho que naciera y muriera en Madrid: el antropólogo Julio Caro Pío Baroja, durante uno de sus habituales paseos por el Retiro madrileño ABC