Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Madrid DOMINGO 29 1 2006 ABC Fiesta de Fin de Año en el Madrid Arena. Los dragones y vestimentas típicos del gigante asiático se dejaron ver ayer en Madrid hasta altas horas de la madrugada La comunidad china de Madrid celebró ayer la llegada de un nuevo Año del Perro felicidad con una fiesta en el Madrid Arena que distó mucho de la ilusión transmitida otros años en Lavapiés, donde las inspecciones a comercios han hecho daño Un Año del Perro poco castizo TEXTO: JOSÉ M. CAMARERO FOTO: F. SECO MADRID. ¡Feliz Año Nuevo! ¡Muchas felicidades! No, no estamos a 31 de diciembre, aunque sí despidiendo un año y dando la bienvenida a una nueva etapa del calendario lunar chino: el Año del Perro. Bienvenidos a una fiesta que cada año congrega a más compatriotas del gigante asiático- -más de 40.000 conforman este colectivo en la región- pero que, en esta ocasión, parece haber perdido parte de su arraigo. Porque ayer, eran más de 6.000 los ciudadanos chinos que se congregaron en el Pabellón Madrid Arena de la Casa de Campo para dar una bienvenida que se tornó en un acto, quizás, demasiado oficial Allí estaban el embajador chino en España, Qiu Xiao Qi; el presidente de la Asociación de Comerciantes Chinos (ACCE) Liu Guang Xin; y el coordinador de Economía del Ayuntamiento, Ignacio Niño, en un espectáculo que se prolongó hasta la madrugada. dad china ni entre los muchos españoles que se acercaron hasta el Madrid Arena querían apuntar con el dedo directamente, pero todas las miradas convergían en las inspecciones que en los últimos meses se han venido realizando en los comercios de mayoristas que los chinos tienen en ese barrio. Habrán querido evitar represalias en el futuro comentaba María Jesús Cañizar, una de las asistentes al acto. La de Lavapiés era una fiesta espontánea, pero nosotros hemos querido organizar algo más oficial explicaba Liu Guang Xin, de la ACCE. Pequeños adoptados: una vuelta a sus raíces Entre las familias chinas que ayer se congregaron en el Madrid Arena, había algunas que llamaban la atención. Las de padres españoles con sus hijos adoptados en el gigante asiático. Era una imagen tierna que reflejaba los deseos de estos padres para que sus hijos no perdieran sus orígenes: tienen que saber de dónde vienen y cuáles son sus raíces afirmaba Paz Roncero, para afrontar mejor el futuro Una opinión unánime entre las múltiples familias españolas con niños adoptados en China que, ayer, disfrutaban del espectáculo como los que más. nuestras familias en China, donde el país se paraliza por completo. Previsiones para 4.704 La fiesta del Madrid Arena solamente era la guinda que culminaba todo un día de celebraciones. Porque desde las cinco de la tarde, hora española- -las doce de la noche en China- todos celebraban la llegada del nuevo año. Las uvas son sustituidas por empanadillas al vapor; las prendas de color rojo, por cacahuetes para las embarazadas o mandarinas para el resto. Y, eso sí, como toda fiesta familiar, una buena comida. Para la comunidad china, no puede faltar un buen pescado para entrar con buen pie en este año 4.704. Porque las supersticiones no han hecho más que empezar. En primer lugar, con el animal que será el protagonista este año: el perro. Será un año bueno, porque el perro es un buen amigo del hombre, aunque también tendrá algunas penas. No será perfecto Eso dice la sabiduría popular china. Tendremos que esperar a que llegue 4.705 y otro animal, el cerdo, para ver si se cumplen las predicciones. Una fiesta occidentalizada Y tanto, porque la mercadotecnia se coló en la fiesta a modo de propaganda de servicios bancarios para enviar remesas, ofertas de vuelos a Pekín... y también el consumismo, a base de bebidas refrescantes y perritos calientes. Pero a pesar de estas novedades, la fiesta del gran Año del Perro no quedó desvirtuada. Ni mucho menos. La ilusión era patente, sobre todo entre los más pequeños. Ellos son quienes realmente disfrutan con este espectáculo afirmaba Xiu Kin Lao. Para su compañera de trabajo, Den Kei, lo peor es que no podemos pasar estos días con Inspecciones a comerciantes ¿Y en Lavapiés? Ésa era la pregunta que muchos se hacían. Pues en uno de los barrios más castizos de la capital, donde hasta el año pasado se celebraba esta fiesta, la rutina de todos los días. Nada más. Nadie, ni entre la comuni- Las empanadillas al vapor sustituyen a las uvas, y los cacahuetes y mandarinas, a las prendas de color rojo Más información en las páginas de Los Domingos de ABC