Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Internacional DOMINGO 29 1 2006 ABC Chipre está dispuesta a ejercer su veto a lo largo de la negociación de Turquía con la UE, que se promete larga y ardua do en la Unión Europea, y prefería negociar otro acuerdo de reunificación más favorable desde su actual posición de fuerza. El cálculo no iba descaminado. Chipre puede ahora ejercer su veto durante la negociación de Turquía con los 25, que se promete larga y ardua. La entrada de Turquía en la UE nos beneficia- -comenta el ministro de Exteriores, George Iacovou- pero si Ankara sigue obstaculizando la presencia de Chipre en las organizaciones internacionales, vetaremos Nadie alberga la menor duda de que lo harán, y no sólo, como dice Iacovou, en los capítulos referentes a los derechos humanos. Banderas turca y turcochirpiota vistas desde el lado grecochipriota en el check point de Ayios Dhometios en Nicosia La guerra de las banderas La presencia en el norte de Chipre de un líder más moderado que el nacionalista radical Denktash, Mehmet Ali Talat, no permite albergar esperanzas de que se relajen las posturas en torno a las condiciones grecochipriotas, en particular la marcha de las tropas turcas y la cuestión de los colonos enviados desde la Anatolia profunda. La clave- -afirma la embajadora Erato Marcoullis, responsable directa de la negociación- -está en Turquía, y más en concreto en el interior de sus Fuerzas Armadas Hay tres asuntos- -añade- -en los que la autoridad corresponde al Ejército turco: Chipre, los kurdos y los derechos humanos, y ahí el presidente Erdogan tiene muy poco margen de maniobra ¿Qué interés pueden tener las Fuerzas Armadas turcas en mantener su presencia en la isla mediterránea? Chipre es muy importante para la defensa de Turquía; ésa es una posición permanente y repetida hace días por sus autoridades militares afirma Marcoullis. Siempre el sambenito de la intervención extranjera, muletilla de cualquier análisis de la partición chipriota, tanto de izquierdas como de derechas. Todos en Chipre deseamos la reunificación de nuestro país: los choques artificiales fueron promovidos primero por Grecia y después por Turquía señala con énfasis Alexandre Zenon, director para Europa del Ministerio de Asuntos Exteriores. Eso es históricamente cierto. Y también que el Gobierno de Nicosia hace muy poco para evitar que la bandera griega ondee por doquier, tanto en edificios privados como públicos, en ocasiones- -como en el caso del Estadio Nacional- -con más aparato que la propia enseña nacional chipriota. El fracaso del último plan de la ONU ha dado impulso a los nacionalistas progriegos, y tenemos que afrontar esa situación afirma, realista, el presidente del Parlamento, Demetris Christofias. Mientras habla, la alambrada que atraviesa el corazón de la isla, la última línea divisoria de Europa, se transforma por un instante en la respuesta de Chipre a las ansias de Turquía por ingresar en el club de Bruselas. Surrealismo en estado puro. Turquía abrió negociaciones de adhesión a la Unión Europea el pasado 3 de octubre, pese a que desde 1974 ocupa militarmente casi el 40 por ciento del territorio de Chipre, Estado miembro de la UE. La solución se vislumbra aún muy lejos Las últimas alambradas del Viejo Continente TEXTO: FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL NICOSIA. El panorama desde cualquier punto elevado de la capital chipriota no tiene nada de bucólico. Allá al norte se levanta la montaña Penktadáctilos, la de los cinco dedos en la que las tropas invasoras llegadas de Anatolia pintaron con piedra blanca una inmensa bandera nacional turca. La visión cotidiana enciende la furia de los grecochipriotas de este lado de la línea verde que parte por la mitad la capital desde 1974. No es la única provocación en el paisaje chipriota desde hace más de tres décadas. La carretera que lleva al este, a través de las alambradas que custodian los cascos azules permite observar aldeas destruidas y abandonadas tras el ataque turco, dirigido según Ankara a proteger a la comunidad turcochipriota frente a la enosis la unión de la isla con Grecia urdida por los nacionalistas del entorno del presidente Makarios. Ése es, por ejemplo, el caso de Lympia. Sobre la montaña se distingue a lo lejos una esbelta iglesia ortodoxa; junto a ella, flameando, la bandera turca con el emblema de la media luna. Estamos cerca de Famagusta, quizá el ejemplo más gráfico del disparate de la división chipriota. La ciudad más bella y turística de la isla mediterránea antes de la invasión es hoy un enclave fantasma que conserva la estampa de hoteles y edificios de apartamentos, convertidos en pasto para la vegetación salvaje El expolio turco Según las autoridades chipriotas, el plan dirigido a erradicar la herencia histórica y cultural en la zona ocupada por las tropas turcas ha generado que: -77 iglesias han sido convertidas en mezquitas; 133 recintos sagrados y monasterios han sido profanados. -18 iglesias están siendo utilizadas como barracones y enfermerías militares. -Una iglesia ha sido convertida en un hotel y otra en una escuela de arte. -Los cementerios de 25 aldeas han sido profanados y destruidos. -Innumerables iconos, mosaicos y piezas de arte han sido robados y vendidos en el extranjero. Un país repartido Zona bajo ocupación militar turca desde 1974 Chipre Myrtou Pomos Xeros Polis Terra Pafos Kolossi Stavros Lefkoniko Bahía Famagusta Morfou Evrykhou Kyrenia Rizokarpaso Ayios Theodhoros Nicosia Larnaca Asha Famagusta Ayia Napa CHIPRE Pano Platres Lefkara Bahía Larnaca Dhekelia Base aérea británica Km 0 10 30 50 Akrotiri- Episkopi Base aérea británica Mar Mediterráneo Infografía ABC y las culebras. Las autoridades turcas impidieron que fuese habitada, para devolverla cuando el Gobierno grecochiprota- -el único con reconocimiento internacional- -aceptara la existencia de la autodenominada República Turca de Chipre del Norte. La ONU ha fracasado en sus repeti- dos intentos de reunificar la isla. Normalmente por la tozudez turcochipriota, mantenida en pie por las puntas de 40.000 bayonetas otomanas. La última intentona, hace dos años, fracasó por primera vez por el no grecochiprota, cristalizado en un referéndum. El Gobierno de Nicosia se sentía ya instala-