Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión DOMINGO 29 1 2006 ABC LA BURBUJA ABC Y SUS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es LOS CENSORES Y EL SUEÑO DE LOS DELFINES ECÍA Jardiel que en la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen, la gran mayoría se roncan Ayer se ha sabido, gracias a un impagable estudio de la Universidad de California, que los delfines duermen sólo con la mitad de su cerebro: apagan uno de sus hemisferios cerebrales, mientras que el otro permanece despierto y ejerce el control sobre las funciones vitales. LUIS IGNACIO Así pueden PARADA respirar, que para ellos, contrariamente a lo que nos ocurre a los humanos, es un acto voluntario y no reflejo. Por eso vemos a menudo a esos cetáceos flotando en el mar, dormidos con un ojo abierto y una aleta por encima de la superficie del agua. Si nos fijamos veremos que a menudo cambian de postura: desconectan la otra mitad del cerebro y cierran el ojo contrario. La mitad del cerebro que permanece activa puede mantener el rumbo del animal y evitar que viaje a la deriva. También por eso, los jóvenes delfines capturados para vivir en cautividad permanecen despiertos a todas horas durante las primeras semanas de su encierro: las madres los vigilan permanentemente no por miedo al entorno o los cuidadores sino para que no se duerman. En Un mundo feliz, Aldous Huxley anticipó en 1932 una sociedad que ejercía un control completo sobre sus individuos. Una parte de ese control se ejercía a través del aprendizaje durante el sueño mediante una técnica de repetición de la información que denominó hipnopedia. Unos investigadores de la Universidad de Chicago revelaron recientemente que los españoles somos los ciudadanos europeos que menos dormimos. Y demostraron que dormir poco provoca crispación, obesidad, hipertensión y envejecimiento. Así que vamos a aprender a dormir como los delfines. Todo menos resignarnos a que nos enseñen a dormir mientras dormimos. Que sería el sueño cumplido de los que han inventado los Consejos Audiovisuales. Nos dejarían sin respirar el aire de la libertad. Y, bajo su férula, los periódicos, las radios o las televisiones sólo nos harían roncar. mar en su verdadero valor el dato sobre delincuentes de origen marroquí ofrecidos en el artículo Una semana más los errores de estilo aparecidos en distintas informaciones han motivado algunas cartas. Así, RAFAEL JIMÉNEZ SANMODESTO se queja de un artículo firmado por José Castellano bajo el título Estatuto: punto y seguido y publicado en nuestra edición de Cataluña el pasado martes. La puntuación es garrafal, creo que un estudiante puntuaría mejor. En las 17 primeras líneas del artículo únicamente hay una coma. Si uno respeta la puntuación y no realiza las pausas correspondientes, más de un lector habría muerto por asfixia. Además destaca la falta de acentuación de la mayor parte del adverbio de cantidad más así como el desconocimiento de qué son los interrogativos indirectos y de que éstos deben ser acentuados. Hay también dos palabras con acentos en catalán: telegráfico (escrita telegràfico y élite (escrita èlite Creo que algunos articulistas deberían pasar por los correctores de estilo, pues no demuestran tener un conocimiento elemental de la lengua. Son también muchas las faltas de ortografía que cada día se observan en las diferentes ediciones del diario, tanto en nacional como en Cataluña. ABC es un diario con demasiado prestigio como para salir a la calle con faltas de ortografía y de sintaxis También PEDRO MORENO nos escribe sobre un error de sintaxis detectado el pasado domingo en la portadilla de la sección Internacional. Aparece el siguiente titular: El ascenso de Merkel relanza a Alemania ¿Es que los redactores de ABC no consultan el diccionario? Relanzar sólo significa repeler... Luego el título expresa lo contrario de lo que se quería decir Sobre las informaciones publicadas en torno a la pelícu- D MARIO RUIZ GUTIÉRREZ nos escribe sobre una foto publicada el pasado 18 de enero en la sección Internacional en la que aparecía el rótulo de una calle de Manila (Filipinas) llamada Primo de Rivera. Quiero entender que se trata de un malentendido del periodista y que confunde al personaje. Por el comentario se deduce que el personaje polémico es el ¿dictador? don Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, pero se ve que el autor desconoce la Historia. El rótulo de la calle dedicada a Primo de Rivera en Manila se refiere concretamente a don Fernando Primo de Rivera y Sobremonte, primer marqués de Estella y primer conde de San Fernando de la Unión, capitán general del Ejército, nacido en Sevilla en 1831 y muerto en Madrid en 1921. Filipinas, que también llama Madre Patria a España, no ha tenido escrúpulos históricos sino todo lo contrario. Ha considerado un orgullo dedicar una calle a quien en su día fue capitán general de aquellas islas y quien propició en las vísperas de la Navidad de 1897 el famoso pacto Biac- nabató que permitió poner fin, virtualmente, a la insurrección filipina CARLOS GOMES es un lector portugués que se lamenta de que en el mapa que se publica para el pronóstico del tiempo para España no haya ningún tipo de distinción entre la frontera nacional con Portugal y los límites entre diferentes regiones españolas. Es un error común en España la referencia a la Península Ibérica cuando se hace referencia al país, España, o el uso del mapa peninsular para cuestiones nacionales españolas. Bastaría con utilizar un tono más fuerte para marcar lo que son fronteras nacionales ARMANDO BESCÓS se refiere a la columna de Darío Valcárcel publicada el sábado día 21 bajo el título Marruecos en España Nos hace un canto buenista comparando al más de medio millón de marroquíes censados en nuestro país frente a los 500 ó 600 delincuentes de la misma procedencia. Supongo que se referirá exclusivamente a los de mi barrio, pues según estadísticas ofi- ciales sabría, que sí lo sabe, que oscilan entre 5.000 y 6.000 los magrebíes que actualmente gozan de la acogida en nuestras prisiones. Por cierto, ¿no había un convenio para que los mismos cumplieran las condenas en su país y viceversa? A esta misma columna se refiere MELITÓN PÉREZ: Valcárcel, conocido defensor de la Alianza del Civilizaciones y de otros peregrinos conceptos de la progresía más incoherente, utiliza las páginas de ABC una vez más para exponer sus peculiares teorías y tomarle el pelo a los lectores. En su columna del pasado 21 utiliza la falsedad de principio a fin. Dice que hay empadronados en España 511.294 marroquíes, de los cuales asegura que hay solamente entre 500 y 600 delincuentes. Sus comentarios rodean de excelencia la presencia marroquí en España a la cual le asigna todo tipo de ventajas. La realidad, le guste o no a don Darío, es que en España hay como mínimo otros 500.000 marroquíes en situación irregular y por tanto no empadronados. Eso constituye una bolsa de marginalidad y de perjuicio para la convivencia del resto de los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos y que esperamos del Estado que ampare la legalidad y la seguridad ciudadana. Le guste o no a don Darío, más del 70 de los delitos en España son realizados por extranjeros y más del 40 de la población reclusa es también extranjera. Habida cuenta de que la Administración no ofrece al día datos por nacionalidades, pero que Marruecos es el primer origen de la población extranjera, se puede hacer un simple cálculo para esti- la Brockeback Mountain ha habido opiniones dispares. Así, MARÍA GONZÁLEZ se asombra de que ABC, diario que habitualmente defiende la familia y los valores familiares, dedique varias páginas al cine gay con gran despliegue informativo y no una vez sino al menos dos. Yo llamo a eso incoherencia Por su parte, JUAN MARTÍN, después de leer los artículos firmados por F. M. B y Manuel Rodríguez Rivero sobre la película considera que es hora de aclarar muchas cosas y apagar mitos. Señor F. M. B. la homosexualidad no implica la pérdida de la masculinidad ni va reñida con el oficio de ama de casa. Señor Rodríguez Rivero, tranquilo, esto no es una invasión, forma parte de la naturaleza; mi color preferido es el azul y no el rosa, y no creo que el cine entienda de sexo. Dejémonos ya de tonterías y de hablar, tanto por una parte como por otra, de cine gay, mundo gay, discográficas gay, etc. Hablemos de hombres y de mujeres, de personas, y por favor espero que no tengamos que ser un cantante, un escritor o un diseñador de prestigio para ser respetados. Recuerden las palabras de uno de los actores: es una película sobre el amor y no sobre la homosexualidad No falta tampoco esta semana un capítulo de felicitaciones. Por ejemplo la que PEDRO REDONDO envía al director de ABC por su artículo Militares y la España civil Me ha parecido extraordinario. Le escribe una persona que vinculado ideológicamente en la izquierda suele leer los artículos de opinión de ABC y, aunque no esté de acuerdo con muchos de ellos ni con su línea editorial (en este último caso con su artículo no ha sido así) aprecio el intento del razonamiento, la exposición de una argumentación y, sobre todo, las formas. Ahora que vivimos en España momentos confusos donde afloran lo más bajos instintos, se agradece leer opiniones constructivas como la suya. Le puedo decir que hago denodados esfuerzos para que la gente que comparte mis ideas elimine los prejuicios hacia su periódico. Lamento que desde sectores de la izquierda se obcequen en confundir a toda la prensa de línea conservadora por culpa de unos cuatro fanáticos (que también los hay en todos los lados) que enturbian una profesión imprescindible para crear una sociedad mejor lectores abc. es