Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Los sábados de ABC SÁBADO 28 1 2006 ABC SINFONÍA DE MOZART EN VIENA El Theater an der Wein acogerá en 2006 ochenta representaciones. Anoche, Idomeneo Además, Lucio Silla (marzo) El cumplimiento del primer mandamiento (abril) La flauta mágica (mayo y octubre) Così fan tutte (junio y noviembre) Música sacra. La soberbia catedral de San Esteban, además de otras veinte pequeñas iglesias de la ciudad, son excelentes lugares para escuchar toda la obra sacra del autor, interpretada por coros de jóvenes. Todos los domingos y festivos del año. La Sala Dorada de la Musikverein es famosa por el concierto de Año Nuevo. En 2006 acogerá doce conciertos de piano de Mozart, con Rudolf Buchbinder (del 7 de mayo al 18 de junio) En octubre, Anne- Sophie Mutter interpretará las sonatas para violín. (Viene de página anterior) duda, en las calles de Viena bulle de nuevo el ingenio y el exhibicionismo de Mozart. En realidad, a veces se podría pensar que la solemnidad imperial de esta ciudad es difícilmente conciliable con la agilidad incontenible del compositor, pero quizá ese duelo de caracteres ayudó a que sus años aquí, a partir de 1781 hasta el Réquiem su último fogonazo, fueran los más creativos de su carrera, liberado de su padre y del ambiente cerrado de Salzburgo. La estrella de estos tres días es la inauguración de la única casa que se conserva de las trece en las que vivió en Viena. En realidad, su residencia de la calle Domgasse, 5, en pleno centro histórico, a dos minutos de la catedral, ya había estado abierta al público, pero durante los últimos catorce meses se han invertido ocho millones de euros en rehabilitar el edificio por completo, hasta convertir cuatro plantas en un museo que nos deja repasar su febril manera de vivir y trabajar. Ayer, a media tarde, en la cola de entrada, se escuchaba hablar en japonés, portugués, francés, español... lo que da idea del interés provocado por la inauguración. Turistas, políticos e informadores se frotaban las manos ansiosos por pasar, entre otras cosas por los siete grados bajo cero que cortaban la piel. En la casa se sugiere más que se muestra. Quedan pocos objetos personales de los años en los que la familia vivió aquí (1784- 1787) aunque sí incontables trazos biográficos que en estas paredes se ilustran con grabados, retratos, partituras En Viena dejaron su impronta, además, Beethoven, Haydn o Schubert. Pura tentación para melómanos Café Mozart. La ciudad palpita con el recuerdo del genio e instalaciones multimedia. ¿Qué muebles había en esta sala? se pregunta la guía electrónica que nos susurra al oído. Hemos preferido colocar interrogaciones en lo que no sabemos, para dejar volar la imaginación de los visitantes Sí se conoce que en una de estas salas compuso Las bodas de Fígaro También se documenta su sabida pertenencia a la masonería, o su gusto por la ropa cara, aquel frac rojo, las piedras doradas, el nácar y las hebillas que tanto deseó. E incluso se aportan detalles minuciosos de su afición a los juegos de azar, prohibidos entonces. En sus buenos La casa, remozada (arriba) A la izquierda, Biblioteca Nacional, que expone la partitura del Réquiem