Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 1 2006 Sociedad Religión 53 UNA ENCÍCLICA SOLIDARIA LA CARIDAD EN LA IGLESIA La naturaleza de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios, celebración de los sacramentos y servicio de la caridad. Son tareas que se implican mutuamente SUFRIMIENTO Y SOLIDARIDAD El amor siempre será necesario, incluso en la sociedad más justa. Siempre habrá sufrimiento que necesite consuelo y ayuda. Siempre habrá soledad PROSELITISMO La caridad no ha de ser un medio para el proselitismo. El amor es gratuito: no se practica para obtener otros objetivos. El cristiano sabe cuándo es tiempo de hablar de Dios y cuándo es oportuno callar sobre Él RESPUESTA A LAS NECESIDADES La caridad cristiana es la respuesta a una necesidad inmediata: los hambrientos han de ser saciados, los desnudos vestidos, los enfermos atendidos, los prisioneros visitados... PROFESIONALIDAD Y HUMANIDAD Un requisito fundamental es la competencia profesional, pero por sí sola no basta. Se trata de seres humanos, que necesitan humanidad y atención cordial La encíclica de Benedicto XVI apela a la concordia entre las sociedades y a la paz entre las religiones Dios es amor integra el amor divino en el matrimonio, la cultura y la sociedad b El mensaje formulado por Joseph Ratzinger en su primera encíclica resulta meridianamente claro: Dios es amor, y el amor une, nunca separa JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La primera encíclica de Benedicto XVI, que sorprendió al mundo por su altura, encierra también una extraordinaria armonía interior que resuelve las dicotomías artificiales de los últimos siglos, fuente de polémicas inútiles que sólo han servido para robar la serenidad a los creyentes y distraer de su misión a los evangelizadores. Al tiempo que invita a la concordia en las sociedades fragmentadas o a la paz entre las religiones, la encíclica aporta sosiego intelectual, y éste es uno de los motivos por los que ha sido tan bien recibida en ambientes dispares. Si el Papa va directo en el primer párrafo al corazón de la fe cristiana señalando que Dios es amor a partir de ahí su discurso aborda sucesivos escenarios de integración, empezando por el amor humano y el amor divino. Después de analizar filosóficamente el eros y el ágape subraya la unidad de cuerpo y alma señalando que si el hombre pretendiera ser sólo espíritu y quisiera rechazar la carne como si fuera una herencia meramente animal, espíritu y cuerpo perderían la dignidad El Papa lo remacha echando mano a un comentario del filósofo Descartes. La honradez académica aflora a renglón seguido cuando reconoce que se ha reprochado a veces al cristianismo del pasado haber sido adversario de la corporeidad y, de hecho, siempre se han dado tendencias en ese sentido Reconocer ese problema histórico refuerza su autoridad para dejarlo definitivamente atrás, confirmando al mismo tiempo el valor de la Teología del Cuerpo elaborada por Juan Pablo II en sus primeros años de Pontificado, antes de llamar a Roma a Ratzinger. La justicia italiana debatirá acerca de la existencia de Jesucristo b Un tribunal de Viterbo decidió ayer examinar una querella contra un párroco por abuso de la credulidad popular al sostener la existencia histórica de Jesús J. B. MADRID. La histórica localidad de Viterbo, escenario del cónclave más largo de la historia de la Iglesia- -duró más de tres años, y sólo concluyó cuando el pueblo decidió encerrar a los 16 cardenales electores en el palacio, tapiar el acceso, dejarles sin techo, cortar el suministro de víveres y obligarles a alimentarse sólo a base de pan y agua- protagonizó ayer un nuevo episodio en la historia de la Iglesia al decidir su tribunal examinar la querella presentada contra un párroco de su diócesis por abuso de la credulidad popular al sostener la existencia histórica de Jesús. En mitad de una enorme expectación, el tribunal de Viterbo decidió, de manera preliminar, concederse un tiempo para estudiar detenidamente la existencia o no de elementos suficientes para abrir un proceso judicial acerca de la existencia de Jesús. Como Don Camilo y Peppone El cardenal Renato Martino AFP En Dios es amor el Papa resuelve todas las dicotomías artificiales de los últimos siglos Israel con el amor matrimonial, y el amor a la Eucaristía, cuya mística tiene un carácter social con el amor al prójimo. Todo se va concatenando de modo ordenado y sin rupturas, como cuando expone que aunque hasta ahora hemos hablado principalmente del Antiguo Testamento, ya se ha dejado entrever la íntima compenetración de los dos Testamentos como única escritura de la fe cristiana Puesto que el mandamiento del amor a Dios con todo el corazón (Deuteronomio) y el del amor al prójimo (Levítico) fueron fundidos por Jesús en un único mandamiento, el Papa concluye que así desaparece la contraposición usual entre culto y ética. Una Eucaristía que no comporte un ejercicio práctico del amor es fragmentaria El cielo ayuda a apreciar la tierra, y San Pablo, que fue arrebatado hasta el tercer cielo, hasta los grandes misterios de Dios, precisamente por eso, al descender, es capaz de hacerse todo para todos El mensaje del Papa es claro: Dios es amor; y el amor une, nunca separa. Son tiempos para una nueva imaginación para la caridad constata Souto, quien también observa de modo positivo el reconocimiento que hace Benedicto XVI del voluntariado cristiano, calificado de escuela de vida para los jóvenes En opinión del responsable de Manos Unidas, se trata de una estupenda encíclica para desarrollar el mensaje cristiano de la caridad, que no busca el proselitismo sino el amor a los demás. La mejor manera de hablar de Dios al hombre es amándole Es un espaldarazo a la actividad caritativa de las asociaciones de la Iglesia, incluso a las ONG no católicas opina Javier Ruiz- Seiquer, de Entreculturas, ONG vinculada a los jesuitas. Para Ruiz- Seiquer, la encíclica es muy positiva porque anima a la responsabilidad de los cristianos para con los más necesitados, el papel de los voluntarios y la promoción de la justicia en el mundo Orden sin rupturas Benedicto XVI integra fe y razón (objeto de la penúltima encíclica de Juan Pablo II) en un pasaje aparentemente menor de su discurso: Nuestras reflexiones sobre la esencia del amor, inicialmente bastante filosóficas, nos han llevado por su propio dinamismo hasta la fe bíblica A partir de ahí, integra el amor de Dios por La historia recuerda mucho a los encuentros y desencuentros protagonizados por el cura Don Camilo y el alcalde comunista Peppone, inmortalizados por Giovanni Guareschi. La querella fue presentada ese año por Luigi Cascioli, un ex seminarista y agrónomo jubilado de 72 años, quien denunció al párroco de San Bonaventura de Bagnoreggio (diócesis de Viterbo) Enrico Righi, de 75 años, de abusar de la credulidad popular lo que en el Código Penal italiano está calificado como delito. Cascioli había escrito un libro titulado La fábula de Cristo donde intentaba demostrar que Jesús jamás existió, lo que provocó una furibunda crítica del sacerdote en la hoja parroquial, tras la cual el denunciante decidió acudir a los tribunales. En primera instancia, la querella fue desestimada, pero tras una apelación, un tribunal superior decidió que la misma podría ser admisible. Si finalmente fuera así, el párroco habría de demostrar que Jesucristo sí existió. La opinión pública tiene todo el derecho a que se celebre un debate sobre este tema indicó Cascioli, quien asegura que no critico el derecho de los cristianos de profesar su fe, sólo protestar por el abuso que comete la Iglesia inculcando como reales hechos inventados Por su parte, el padre Righi sostiene que numerosos textos, tanto religiosos como seculares, confirman la existencia histórica de Jesús.