Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 28 1 2006 ABC Salud ALERGOLOGÍA UROLOGÍA Un fármaco contra la rinitis alérgica, a punto de recibir el visto bueno europeo ABC MADRID. La compañía Faes Farma solicitará inminentemente a la Comisión Europea la comercialización de Bilastina, nuevo fármaco contra la rinitis alérgica estacional que acaba de superar los ensayos clínicos. Durante la primavera del pasado año, 65 centros hospitalarios de siete países europeos completaron el último estudio, que incluyó a 660 pacientes. Durante los primeros meses de este año, la farmacéutica finalizará el dossier de registro con los datos complementarios de varias pruebas en animales y los obligados estudios de interacciones entre fármacos y carcinogénesis, solicitándose a continuación la aprobación de su comercialización en Europa. La rinitis es una reacción alérgica a sustancias suspendidas en el aire, que ataca nariz, garganta y ojos. Puede ser de tipo polínico (provocada por pólenes) o perenne (por alergenos como los ácaros y mascotas) Esta patología es la enfermedad alérgica más común, tanto que más de un 15 de la población de los países industrializados la padece. Los síntomas normalmente aparecen primero en la infancia o en la juventud, y se alivian entre los 30 y 40 años de edad. La disfunción eréctil puede ser el primer aviso de futuros problemas cardiacos La patología afecta a cerca de dos millones de personas en nuestro país b Un estudio revela que esta do- lencia puede anticipar la enfermedad coronaria al igual que cualquiera de los factores de riesgo convencionales, como el colesterol JORGE SÁINZ MADRID. Los problemas de disfunción eréctil, la impotencia, deberían tenerse en cuenta como factores de riesgo significativo de futuras enfermedades coronarias. Ésta es la revelación de un estudio, que ha vinculado por primera vez esta dolencia a resultados negativos concretos en las pruebas de estrés cardiaco, que incluyen bloqueo grave en la arteria coronaria y mal pronóstico cardiovascular. El trabajo fue realizado por cardiólogos de la Universidad de Chicago, será publicado en febrero en Archives of Internal Medicine e indica que la disfunción eréctil puede ser un aviso fiable de dolencias cardiacas, tan válido como cualquiera de los ya conocidos, tales como antecedentes familiares o hipertensión. La impotencia, a debate en Córdoba CÓRDOBA. Un centenar de expertos de toda España analizan desde ayer en Córdoba, dentro de la I Jornada de Andrología, la utilidad de estos últimos avances médicos y la posibilidad real de usar la disfunción eréctil como marcador del estado vascular del varón y detectar así posibles patologías coronarias. El coordinador del encuentro y responsable de la unidad de Andrología del Hospital Universitario Reina Sofía, Rafael Prieto, indicó que los últimos estudios están demostrando que existe una relación entre la impotencia y los problemas cardiovasculares, de tal forma que alrededor del 40 de los pacientes con disfunción luego padecen también alguna dolencia de corazón Más de 200 pacientes El equipo de investigadores estudió los casos de 221 varones con problemas coronarios para realizar una prueba de esfuerzo y, posteriormente, someterles a un cuestionario de carácter sexual. Casi el 55 de los pacientes (121) padecían disfunción eréctil, un mal que suele manifestarse a partir de los 25 años y que en España, se calcula, afecta a uno de cada cinco hombres, es decir, cerca de dos millones de personas. Pero, además, el 43 de los que padecían impotencia, frente al 17 de los que no tenían síntoma alguno, presentaron cuadros clínicos muy cercanos a la enfermedad coronaria obstructiva significativa según relató el autor principal del trabajo, Parker Ward. Tras analizar todos los datos, se ob- Comercialización en EE. UU. Faes Farma prepara también los tramites para solicitar la aprobación en Estados Unidos, donde se espera su comercialización a finales de año. En estos momentos ultima la solicitud y realización de un estudio de seguridad cardiaca a lo largo de la próxima primavera. Adicionalmente, desde principios de este año, se ha puesto en marcha el programa internacional de desarrollo de una nueva indicación de Bilastina: la urticaria, debido a su efecto antipruriginoso. servó que la impotencia era un factor independiente de cualquier otro trastorno, como diabetes o hipertensión. Y es que aquellos pacientes con dificultades de erección tuvieron peores puntuaciones en las pruebas coronarias, evidenciando, entre otros pronósticos, un alto riesgo de infarto. No es el primer trabajo que vincula la disfunción eréctil a dolencias vasculares, pero lo que vemos claro esta vez es que estos problemas son un signo centinela de estas enfermedades señala Ignacio Moncada, del Servicio de Urología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. A falta de una confirmación en una población mayor, Moncada asegura que estos estudios son fundamentales y que no sería descabellado instruir a todos los médicos de cabecera y car- diólogos para que interpelen, a pesar de lo delicado del asunto, a sus pacientes si sufren esta clase de complicaciones. Debemos tener claro que no estamos ante un factor de riesgo, como la obesidad, el tabaco o la diabetes, pero sí ante un buen toque de atención que no debe pasar inadvertido explica. Según Moncada, la explicación de esta sorprendentemente estrecha relación podría radicar en las similitudes entre el funcionamiento de las arterias del pene y las arterias del corazón. La aterosclerosis- -la obstrucción de los vasos sanguíneos- -trasladada al órgano reproductor masculino deriva en la disfunción eréctil. En el corazón nos conduce al infarto. Evidentemente, hay una enorme diferencia de tamaño entre arterias, pero existe la posibilidad de que la impotencia sea un barómetro de deterioro vascular global argumenta. Además, la revista especializada que ha dado salida a este trabajo norteamericano publica otros dos estudios complementarios relacionados con la disfunción eréctil, que aportan también nuevos datos acerca de la incidencia y el abordaje de la enfermedad. El primero de los análisis, elaborado por la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, cifró el porcentaje de afectados por disfunción eréctil entre la población estadounidense en el 18,4 por ciento y, curiosamente, reveló que esta patología es más frecuente en hispanoamericanos que anglosajones. El informe pudo confirmar también que esta clase de impotencia masculina se acompaña, generalmente, de otras alteraciones. El último ensayo, llevado a cabo en Canadá, observó que este trastorno afecta a la mitad de los hombres que acuden a la consulta de atención primaria. Tras evaluar los datos de casi 4.000 varones, el grupo de investigadores también pudo relacionar la enfermedad cardiovascular con la impotencia.