Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 1 2006 Madrid 37 Los Reyzábal acusan del incendio del Windsor a la empleada de Deloitte que fumó en su despacho y a los vigilantes Los dueños del rascacielos también apuntan que la actuación de los bomberos fue más que mejorable y que llegaron cuando ya era tarde b Los propietarios del edificio con- Arrestados cinco jóvenes, entre ellos un menor, con 153 detenciones previas b La Guardia Civil de Pinto les sorprendió de madrugada cuando ya habían forzado las puertas de una gasolinera cerrada y se disponían a robarla M. DÍAZ MADRID. Estaban dispuestos a dar su enésimo golpe, esta vez en una gasolinera de Pinto, pero fueron arrestados antes. La Guardia Civil informó ayer de la detención de cinco jóvenes acusados de un intento de robo con fuerza. Los cinco, entre ellos un menor de 14 años, sumaban un total de 153 detenciones previas, la mayoría por robos similares, aunque el joven de 21 años J. J. L. R. también había sido acusado de un homicidio. La madrugada del miércoles, una patrulla del Instituto Armado observó la presencia de un turismo aparcado en una gasolinera ya cerrada de la M- 506, y vieron cómo salían de la parte posterior cinco jóvenes que trataron de huir tras verse sorprendidos por los agentes. Tras interceptarlos llegó su identificación, y después el registro del coche: llevaban una sierra radial, seis discos de cortar metal, una palanca, una maza y seis destornilladores. Con estas herramientas ya habían forzado las puertas de la gasolinera, aunque la presencia de la Guardia Civil les impidió robar. fían en que, una vez aclarados los hechos, puedan ahora resarcirse del extraordinario perjuicio que se les ha ocasionado ABC MADRID. Ha tenido que transcurrir casi un año para que los propietarios del Windsor dieran a conocer su postura respecto al pavoroso incendio que acabó con el emblemático rascacielos. La familia Reyzábal aseguró ayer que, por lo que se desprende de las pruebas existentes en la investigación judicial, el rascacielos ardió por culpa de la actitud negligente de una empleada, que originó el fuego al fumar en su despacho y de los vigilantes de seguridad. En un comunicado, remitido a Efe, la empresa Asón Inmobiliaria, propietaria del rascacielos que ardió en la madrugada del 13 de febrero de 2005, indicó que en la instrucción judicial sobre el suceso ha quedado acreditado que el edificio Windsor estaba en regla y se ajustaba perfectamente a la normativa aplicable en materia de seguridad antiincendios. Añade que aunque la instrucción no ha culminado, de las pruebas obrantes en los autos se puede deducir ya la causa del incendio que atribuye a la conjunción de dos actuaciones negligentes: la de quien originó el fuego al fumar en un despacho (una empleada de Deloitte) y la de los vigilantes de seguridad del edificio Cámara de seguridad En cuanto a la respuesta de los bomberos tras declararse el incendio, los propietarios del Windsor consideran que fue más que mejorable Asón Inmobiliaria recuerda también que el fuego se inició en el despacho 09 de la planta 21 y detalla que, cuando sonó la alarma, sólo había dos personas en el edificio: una en la planta 9 y otra en la planta 21. La empleada de esta última planta admitió que fumó en el despacho esa noche y, en la grabación de la cámara de seguridad, según los dueños del inmueble, se la ve abandonar el edificio dos minutos después de que la alarma de incendios advirtiera de que había fuego en su planta A partir de ese momento la asombrosa negligencia de los vigilantes de seguridad hizo el resto según indican los propietarios del edificio, quienes añaden que los vigilantes ni hicieron absolutamente nada por apagar el fuego en sus primeros estadios, ni llamaron de inmediato a los bomberos, perdiendo un tiempo precioso que condenó al Windsor Los propietarios afirman que consta Heridos por un camión dos agentes y un conductor al que auxiliaban en la M- 45 La estructura del Windsor evitó su desplome tras el pavoroso incendio ERNESTO AGUDO El estado del edificio también era mejorable El Ayuntamiento de Madrid no tardó ayer en responder al comunicado de los propietarios del Windsor y señaló que el estado de la torre también era más que mejorable Asimismo, subrayó que quien hizo dejación de sus obligaciones responderá ante los tribunales, que es ante quienes los bomberos declararán cuando sean citados Así lo indicaron a Efe fuentes de la Concejalía de Seguridad al ser preguntados por el comunicado de la empresa Asón Inmobiliaria, propietaria del rascacielos Windsor, destruido por un incendio en la madrugada del 13 de febrero del año pasado. también en autos que los bomberos tal vez, como alegan, llegaron al incendio cuando era tarde y el fuego rompía por fachada pasando a la planta 22. Lo cierto- -dicen- -es que a pesar del número creciente de bomberos que se encontraban allí, atacaron el fuego durante poco más de diez minutos y no con continuidad De los informes periciales que ya obran en autos, resulta, según Asón, que no estaban preparados para apagar un incendio en la planta 21 de un edificio con fachada de cristal (muro cortina) en el que el fuego se propaga entre plantas más fácilmente por la menor resistencia de esa fachada que los muros tradicionales Esta realidad- -añade la compañía- -explica la insistencia de los bomberos ante el juez por culpar o sacar defectos al edificio Los dueños confían ahora, aclarado lo sucedido, en poder resarcirse del extraordinario perjuicio que se les ha ocasionado M. D. M. MADRID. Dos guardias civiles de la Agrupación de Tráfico de Valdemoro y un conductor al que estaban auxiliando en la M- 45 resultaron ayer heridos al ser arrollados por un camión que invadió el arcén de la vía, informó Emergencias 112. Los hechos ocurrieron sobre las tres de la tarde en el kilómetro 22,600 de la M- 45, en Madrid. Un turismo se había averiado y un vehículo camuflado de la Guardia Civil se detuvo en el arcén para auxiliar a los ocupantes. En ese momento, un camión que transportaba piezas de andamiaje invadió el arcén, embistió al coche del Instituto Armado y éste, a su vez, golpeó tanto a los agentes como al conductor del vehículo averiado, que salieron despedidos al exterior de la calzada. Cada agente se fracturó una pierna, entre otras contusiones, y el conductor del vehículo averiado presentaba traumatismo facial con posible fractura de algún hueso.