Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 28 1 2006 ABC Internacional Un manifestante muestra una enseña de Al Fatah junto a un coche ardiendo durante los disturbios, ayer, en el interior del Consejo Legislativo de Gaza AP Al Fatah no acepta su derrota ante Hamás y toma al asalto el Parlamento en Gaza Los milicianos del partido oficialista exigen la dimisión inmediata del presidente, Mahmud Abbas b Dahlán promete que no se suma- rán a un Gobierno integrista mientras las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa amenazan con matar a los que coqueteen con Hamás JUAN CIERCO. CORRESPONSAL GAZA. Hoy es un día de furia Miles de milicianos de Al Fatah, muchos armados, todos iracundos, entonaban la canción símbolo durante años de las protestas callejeras de Hamás, que emitía una y otra vez la emisora de radio del principal partido de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hoy es un día de furia cantaban mientras disparaban al aire; enarbolaban sus banderas amarillas; gritaban sin descanso; exigían la dimisión de la cúpula de Al Fatah; pedían la renuncia del colaboracionista con Israel, Mahmud Abbas; se dirigían a pie o en coche hacia la sede del Consejo Legislativo en la Plaza del Soldado Desconocido que se revolvía en alguna de las miles de tumbas que siembran de rencor una tierra ahora quemada. Hoy es un día de furia repetían los altavoces instalados en lo alto de varias furgonetas cargadas de jóvenes uniformados de negro, con sus kefias a cuadros blancos y negros, con sus mecheros preparados para provocar una densa humareda negra, con su humor tan negro como su ropa, con la intención de diseñar un futuro negro que, por malo que sea también para ellos, se coma al menos el verde de Hamás. Mecheros que no tardaron en encender la ira de los manifestantes, en hacer arder varias banderas de los fundamentalistas islámicos, en quemar hasta cuatro coches en la puerta de una Asamblea de la que surgió como de la nada el profeta Mohamed Dahlán para pedir con una mano calma mientras la otra se rebelaba para echar leña a esos fuegos que alimenta el diablo. Brigadas de los Mártires de Al Aqsa han amenazado con matar a todo miembro de Al Fatah que forme parte del Ejecutivo con los integristas. Hoy es un día de furia seguían cantando, tan desentonados como sobrados de entusiasmo, mientras giraban a la izquierda para rodear la casa de Abbas en la Franja, protegida por decenas de policías armados que no sabían si disparar al aire, ya se disparaba bastante, disparar contra los milicianos, o disparar, como querían aquellos, contra la fachada de la vacía residencia. Hoy es un día de furia se oía también en los campos de refugiados de Nuseirat, Al Bureij y Jan Yunis, donde, a pocos centenares de metros, Hamás, que había ordenado a los suyos irse a casa tras rezar en las mezquitas a mediodía, en la tradicional oración de los viernes, celebraba ya por la tarde una festiva concentración en honor de una victoria arrolladora que puede suponer el principio de una derrota sin remedio del pueblo palestino. Violencia desatada Donde nadie sintonizó ese día de furia coreado en Gaza, fue en Jerusalén Este, en su Explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado del Islam, lindante con el Muro de las Lamentaciones, primero del judaísmo, que se pobló en una imagen para la historia de banderas verdes de Hamás sin que, por esta vez, la Policía israelí, siempre al acecho, diera un paso al frente que pudiera desencadenar otra de las muchas trifulcas, con muertos incluidos, que allí se han vivido a lo largo de la historia. No somos un tsunami; no destruiremos, construiremos decía en la mezquita Blanca del campo de refugiados de la Playa, en la Franja de Gaza, el número uno de la lista de Hamás, Ismail Haniya, en un intento de calmar no tanto a sus fieles oyentes (algunos salieron luego disparados para atacar la se- Amenazas No ofendáis el alma de Yaser Arafat haciendo estas cosas dijo voz en grito mientras prometía que su partido no se sumaría a un Gobierno encabezado por Hamás. De hacerlo, quienes lo hagan, saben lo que se les puede venir encima: las Varios policías palestinos heridos, uno de ellos de gravedad, en un ataque de fanáticos de Hamás en Gaza