Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DEBATE TERRITORIAL EN EL PAÍS VASCO ENTREVISTA SÁBADO 28 1 2006 ABC EMILIO GUEVARA Ex diputado general del PSE por Álava El plan Ibarretxe no tiene porvenir y el nuevo estatuto está encauzado TEXTO: ANA ANTOLIN VITORIA. El ex diputado general de Álava por el PNV y cabeza de lista del PSE en Álava en las últimas elecciones autonómicas, Emilio Guevara, niega que renuncie a su acta de parlamentario por discrepancias con el PSE, donde ha defendido sus ideas con libertad. Evita poner nota a su paso por el Partido Socialista, y dice que deja la política con los mismos amigos que tenía cuando aterrizó en el PSE, después de que Xabier Arzalluz le expulsa- ra del PNV por criticar su política. ¿Por qué esta decisión? ¿Qué ha cambiado en su apuesta por las víctimas y contra un nacionalismo excluyente? -Seguiré apoyando a la Fundación Fernando Buesa. Hay una situación diferente de cuando empecé hace tres años. El PSE es el mayor partido de la oposición y el momento era bueno: un pacto presupuestario con el PP en Álava para demostrar que no sólo se puede pactar con el PNV sino también con el PP. Y, luego, el tema estatutario está totalmente encauzado. El plan Ibarretxe no tiene ya ningún porvenir y, de haber algo, habrá un nuevo estatuto. ¿Cree que el PNV ha cambiado? -Las referencias del nuevo ciclo estatutario las establece el Estatuto catalán. El PNV va a tener que cambiar y tendrá que entrar por esa línea. Si no, los vascos se plantearán que la culpa no es de Madrid sino de los que dentro de Euskadi hacen planteamientos inasumibles. En Euskadi se abrirá un ciclo estatutario, habrá un nuevo estatuto. Lo importante es que la relación entre Euskadi y el resto de España se aclarará en ese estatuto. -De cara a ese nuevo estatuto, su voz discrepante con el PSE, en asuntos como la anexión de Navarra, ¿hubiera provocado una relación tirante? ¿Se va para evitarlo? -Al contrario, el PSE- EE defenderá lo que hay en el programa electoral, la propuesta de nuevo estatuto que contribuí a hacer. Lo que se pacte en Cataluña será lo que marcará las líneas rojas. Por eso ya no soy necesario. Creo que nadie vaya a interpretar que me voy por discrepancias con el PSE. Las dos únicas, la de la fusión de las cajas y la de los presupuestos de Álava, han quedado resueltas y, en cuanto a lo que dije de Navarra nadie me ha reprochado nada. Quise destacar las contradicciones del nacionalismo, y sólo dije que me gustaría que se cumpliera una previsión que está en la Constitución. -Uno de los primeros en despedirle y alabarle ha sido Ramón Rabanera, del PP. ¿Deja el PSE con más o con menos amigos que cuando entró? -De Rabanera tengo la mejor opinión. ¿Amigos? tengo los mismos. Todo el que me conoce sabía que apoyaba una lista. Podría haber apoyado la del PP, si me lo hubieran pedido, pero probablemente no hubiera tenido la oportunidad de expresarme con las mismas ideas que he expresado en el PSE. -La campaña descalificatoria del PNV hacia su persona, ¿ha contribuido a que tome esta decisión? ¿Qué campaña descalificatoria? -Pues... que se había vendido al PSE, que nunca fue un verdadero nacionalista -No ha influido. Con el PNV no tengo problemas, ni siquiera con Arzalluz.