Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Espectáculos VIERNES 27 1 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Acuerdo entre la Academia y la ONCE La Academia del cine español y la Fundación ONCE firmarán hoy un convenio de colaboración para mejorar la accesibilidad de los discapacitados al cine. El acuerdo prevé el fomento de la contratación de personas con discapacidad en el sector. Sidney Lumet La película I find me guilty de Sidney Lumet, ha sido incluida en la sección oficial del Festival de Cine de Berlín, que se celebrará del 9 al 29 de febrero. Jennifer Aniston La Academia de Hollywood ha anunciado que la actriz entregará uno de los Oscar, junto a actores como Morgan Freeman, Hilary Swank y Jamie Foxx. LAS MÁS TAQUILLERAS Iluminados por el fuego Psicoanálisis y Malvinas Argentina, 103 m. Director: Tristán Bauer Intérpretes: Gastón Pauls, Virginia Innocenti, Pablo Ribba E. RODRÍGUEZ MARCHANTE E 1 Memorias de una geisha 2 Brokeback Mountain 3 Alone in the dark 4 Crash 5 La joya de la familia 6 Aeon Flux 7 Los dos lados de la cama 8 Las crónicas de Narnia 9 Doce fuera de casa 10 Volando voy 11 King Kong 12 The jacket 13 Jarhead 14 Manuale d amore 15 La caverna maldita Obra maestra Buena Regular Mala Muy buena Lamentable l cine argentino tiene tanta personalidad que es capaz de transmutar el género bélico en el de la intriga psicoanalítica; y tiene tanto ingenio y tanta inventiva que puede alear tiempos como si fueran líquidos, y multiplicar el presente por el futuro y que nos salgan decimales de pasado... Iluminados por el fuego es una sesión de espiritismo en la que el director, Tristán Bauer, invoca los fantasmas recientes de su pueblo, sus traumas y heridas de guerra en las Malvinas, y propone una predecible- -y agradecible- -reflexión antimilitarista a partir de una historia sencilla (en realidad, complicadísima, pero allanada por la cantidad de veces que se ha contado) la del reencuentro de un hombre con sus recuerdos de soldado en las Malvinas, sus ajustes y reajustes de cuentas, su memoria mal digerida ante la presencia, o ausencia, de un amigo y ex combatiente que está en coma tras un intento de suicidio. Y puesto que la parte de reflexión baila rápidamente en el terreno de lo ingenuo, por no decir tópico y que avanza hacia ese estallido final en el que uno se teme que empiecen a cantar todos juntos el ¡Viva la gente! lo que Gastón Pauls, en la película Iluminados por el fuego sostiene la película es su otra parte, la que podríamos llamar de flexión ese grumo de lo que es memoria y recuerdo, la zona más estrictamente bélica, en la que el director consigue transmitir el horror, la privación y el frío de aquella gente echada allí por unos mandos sádicos bajo aquel gobierno atroz de la dictadura. Las escenas de campo de batalla tienen fuerza y sentimiento, intriga y desolación, son ásperas y adolecen de cualquier atisbo de espectacularidad... y sólo con ellas se consigue un efecto anti... mucho mayor que con las peroratas repetitivas en la que a veces cae la película. Claro que nunca están de más las buenas intenciones, por mucho que haya caminos que, empedrados de ellas, nos lleven al infierno. El rey Pasión de camellos Colombia España, 93 m. Director: Antonio Dorado Intérpretes: Fernando Solórzano, Cristina Umaña JAVIER CORTIJO C on una media de estrenos por década (no año) inferior a la plantilla del Depor en sus buenos tiempos, no es de extrañar que el cine colombiano mida muy bien sus fuerzas y eche mano de látigo racial y autóctono antes de hacer otra muesca en sus tirantes, no se vayan a romper. A pelotazos aislados, y a veces híbridos como los de Víctor Gaviria, Joshua Marston, Luis Orjuela o Sergio Cabrera, se ha unido una ópera prima que escupe sangre negra como El rey Así, la historia tiene remaches y borlones tan familiares como Scarface (y fotocopias made in De Palma) Empire unas vueltecitas de Casino o, por supuesto, el gatillo fácil tarantiniano, a quien seguro que le chifla este meollo. Ni más ni menos que la efervescencia y derrumbe del incipiente negocio, allá por los años 60, de la coca en Cali (no la hoja que recomendaba la universidad de Harvard en 1975 como sustituto nutricional, sino la nieve convertida en muñecos de oro en garras yanquis) Consciente de sus tópicos, pero sin llegar a la autoparodia- -como mucho, escamas de culebrón enroscándose al caballo y algún gag revolucionario- el filme ofrece dosis de testosterona y épica intravenosa suficientes para pasar hora y media sin mono de cambiar de minisala. En su tierra la comparan con Shakespeare. Hacen bien. Hacen patria. Terror en la niebla Miedo a todo, salvo al ridículo EE. UU. 2005 Director: Rupert Wainwright Intérpretes: Tom Welling, Maggie Grace, Selma Blair, Rade Serbedzija, DeRay Davis F. M. B. D icen que cuando a Carpenter le ofrecieron rodar una nueva versión de La niebla que el maestro rodara en 1980, tuvo la ocurrencia de responder que era preferible encontrar algún joven genio que se hiciera cargo y la mejorara Si luego se conformaron con el director de Stigmata no hay que achacarlo tanto a la miopía de los ejecutivos como a la escasez de genios. Por lo menos, el chaval es de origen inglés, por lo se le supone más enterado sobre el fenómeno atmosférico sobre el que gira el filme. Aparte de secundar el saludable giro que ha dado el cine de terror, que ha empezado a servir raciones menos generosas de sangre y vísceras, la película de Wainwright no tiene ni el encanto de lo cutre. Estos marineros que vuelven de la muerte para vengarse de una isla entera que los trató literalmente como apestados no sólo están muy vistos, sino que no terminan de encajar en un argumento etéreo, sin anclajes con la verosimilitud. Al final, la película sólo ofrece un puñado de rostros jóvenes y hermosos, cuyos cuerpos les cuelgan hasta el suelo con atlético porte. Tom Welling (el Clark Kent de la serie Smallville y Maggie Grace (la pija idiota de Perdidos se dejan comer el terreno por Selma Blair Crueles intenciones que al menos no va de guapita. O no se le nota tanto.