Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 27 1 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO BANDA SONORA ¿Cuánto me amas? Secretos de familia Irreverente e irrelevante Gran Bretaña, 103 m. Director: Niall Johnson Intérpretes: Kristin Scott Thomas, Maggie Smith, Rowan Atkinson JOSÉ MANUEL CUÉLLAR tkinson (el gran Mr. Bean) es el gancho, pero sólo eso. Aunque los mejores, y escasos, momentos de gloria de la película se desprenden de su carisma aun sin él quererlo (basta su aparición aunque sea de reojo para que el globo estalle en carcajadas) el buen actor inglés es un secundario en la acción, que viene a hablar con frescura e irreverencia del precio que se paga para alcanzar la felicidad, todo en tono de humor, pero de una forma simple, sencilla, sin alardes ni grandes pretensiones. En esa poca ambición de la película está su andar y su desandar. No molesta, no incordia, se deja pasar la mano por el lomo de la trama sin una protesta, cual pony adiestrado. Tiene que ver en ello la presencia de Kristin Scott Thomas, que es una delicia de mujer y de actriz. Su sensibilidad y belle- Vuelve el destape, pero con la Bellucci Italia, Francia Director: Bertrand Blier Intérpretes: Monica Bellucci, Bernard Campan, Gérard Depardieu FEDERICO MARÍN BELLÓN Walk The Line Joaquin Phoenix y otros (Sony) A E Rowan Atkinson ABC ualquier buen aficionado al rock disfruta escuchando versiones, más o menos afortunadas, de sus canciones favoritas. A este atractivo natural- -derivado de la curiosidad- -la banda sonora de En la cuerda floja biografía de Johnny Cash, suma el esfuerzo de su protagonista, el oscuro e inquietante Joaquin Phoenix, para recrear con su voz el primer repertorio del compositor de Arkansas, cuyos clásicos son reconstruidos con sobriedad, gusto, devoción y aplomo. Los originales de Cash son desde hace décadas piezas de museo; las versiones de Phoenix, en cambio, son el fruto, redondo e infrecuente, de un ejercicio dramático integral. J. LILLO. C za, como siempre, llena toda la película y la salva de cotas muy bajas al que un guión corto de miras le había condenado (por cierto, que hecho polvo está el pobre de Patrick Swayze) La historia de una madre- abuela- suegra letal cual piraña en un bidé transcurre sin excesivos altibajos. Su sonrisa, que es mitad condena, mitad beatificación, acaba resultando como un plácido sueñecito bastante reparador. Algo intrascendente e irrelevante. n su día, Una proposición indecente fue tachada de oportunista, pero lo que plantea Bertrand Blier es una indecente proposición, no tanto por el cuerpo de su planteamiento- -los cuerpos son aquí lo único salvable- -como por las ropas con que lo viste: una regresión al cine de destape. Si la cinta fuera española, a buen seguro que Pajares tendría un papelito. Un pobretico con dinero pretende retirar de la circulación (la de fluidos, al menos) a Monica Bellucci, único y monumental reclamo. Al premiadísimo director francés no le hacen falta más excusas para recorrer las curvas de la actriz italiana, quizás excesivas, pero tan bien peraltadas que no sorprende que, extasiado con el paisaje, pierda el rumbo. Rotunda, bellísima, bellúccima en cuanto la espléndida madurez de la musa abandona la pantalla, el espectáculo entra en un túnel sin salida ni sentido alguno. Los que aguanten hasta el final (ellas serán más listas) se toparán con un desenlace que no es surrealista ni burlesco, sino decididamente idiota.