Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Espectáculos VIERNES 27 1 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO El Ministerio de Cultura presentó ayer el balance del cine español en 2005 y anunció las medidas de su departamento para todo el sector. La ministra puso en el tejado del sector la celebración de la cumbre que anunció el pasado mes de septiembre Carmen Calvo aplaza hasta la primavera el congreso catártico del cine español J. HERNÁNDEZ MADRID. Un buen año Con estas palabras, la ministra de Cultura, Carmen Calvo, resolvió ayer, a grandes rasgos, lo que ha supuesto 2005 para un cine español que empezaba fuerte, con el Oscar que Alejandro Aménabar y su Mar adentro ganaban en Hollywood. A partir de ahí, sumando el tirón de taquilla (más de un millón de espectadores) que han supuesto Torrente 3 la coproducción El reino de los cielos (participada tan sólo en un quince por ciento por capital español) Princesas El penalti más largo del mundo y, a última hora (es decir en diciembre) Los dos lados de la cama han permitido al gabinete que dirige Carmen Calvo calificar de éxito el incremento de espectadores y recaudación en 2005. Así, el cine español terminó el año, según las cifras del Ministerio, con una cuota de mercado del 16,74 por ciento, lo que supone un crecimiento de casi 3,5 puntos con respecto a 2004 1,7 millones de espectadores más y una recaudación en taquilla que superó en 12 millones de euros el ejercicio anterior. A pesar de estos datos, 2005 acentúa el hecho de que cada vez menos gente va al cine- -18 millones de espectadores- También se incluyen ahí las seis que lograron más de medio millón de espectadores: 7 vírgenes Sahara Tapas Habana Blues Camarón y Frágiles Además, otras siete superaron los 250.000 espectadores La vida secreta de las palabras El Método Obaba Semen Reinas Ninette y Un rey en La Habana frente a cuatro en 2004. Santiago Segura, en una escena de Torrente 3 la película española más taquillera en 2005 gente del cine es gente seria y no se le puede dar dos meses de plazo para que haga una reunión de este tipo replicaba la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Beatriz Rodríguez Salmones, que es de la opinión de que al final esa cita catártica no se va a llevar a cabo, y se va a seguir con pequeños ABC El congreso, en manos del sector Cuestión aparte es el congreso catártico del cine, tan traído y llevado en los últimos meses, a propósito de las demandas que el sector- -productores, distribuidores y exhibidores- -le ha hecho llegar a la ministra, que ayer se dedicó a echar balones fuera, y más en concreto, al tejado de las otras tres partes que conforman el sector. En este sentido, Calvo dejó claro que la idea del congreso no era del Ministerio cuando ella misma se encargó de hacerse responsable de esa iniciativa durante la pasada edición del festival de cine de San Sebastián. Allí, rodeada de Manuel Gutiérrez Aragón, el nuevo presidente del comité de expertos del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) los directores Ventura Pons y Fernando Trueba, así como del productor Elías Querejeta, desvelaba que esa cita sería en enero. Ayer, además de dejar en manos de ese sector la responsabilidad del congreso, también explicó que éste, al final, tendrá lugar en primavera. Esperaremos a que ellos lo hagan, en marzo o abril; cuando quieran vaticinó. La ajustes en lugar de solucionar los problemas serios que tiene el sector en España En caso de que al final hubiera la citada cumbre la ministra podría encontrarse con una actitud beligerante la que tenían previsto iniciar los responsables de la Sociedad de Empresarios de Cine de España. El presidente de esta asociación, Primitivo Rodríguez, se mostró ayer sorprendido, en declaraciones a Servimedia, de que el Ministerio de Cultura haya cambiado de opinión cuando hace unos días los responsables del ICAA (su responsable, Fernando Lara, acompañaba ayer a Carmen Calvo ante los medios de comunicación) le dejaron claro que en esta legislatura no habría ayudas Este capítulo, el de las ayudas y las subvenciones, es uno de los pilares con los que el Ministerio de Cultura quiere derrotar algunos de los males endémicos del cine español, como son la menor cuota de pantalla ante las producciones extranjeras (principalmente norteamericanas) la falta de una desgravación fiscal en condiciones (los productores demandan un veinte por ciento frente al cinco por ciento actual) una distribución que garantice la libre competencia y unas medidas eficaces contra la piratería. En concreto, el sector contará este año con más de 80 millones de euros que Cultura engloba en un plan de acción dividido en dos partes: el fondo de