Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 1 2006 11 Los españoles desconfían del Estado y de los jueces en la batalla contra la violencia de género Una red de prostitución destapada en Canarias obligaba a las chicas a hacer de correos con armas y droga El PSOE quiere incorporar a ERC para anclarla en el bloque constitucional De la Vega y Montilla dicen que aún hay un cierto margen para negociar secretario del PSC apunta que se puede ir un poco más allá en cuestiones como inversiones del Estado, aeropuertos, peajes o Justicia GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. No queremos que nadie se quede fuera, pero no podemos ceder más Éste es el dilema al que se enfrentan los socialistas ante el desmarque con que ERC ha respondido a la la primacía otorgada por José Luis Rodríguez Zapatero a CiU en la negociación final sobre el nuevo Estatuto de Cataluña. La mayoría del PSOE, incluida su dirección federal, apuesta por hacer todo lo posible para incorporar a ERC al acuerdo final por la trascendencia que, a su juicio, tiene anclar a los independentistas catalanes en el bloque constitucional Aunque ERC no apoyó la Constitución de 1978, sí votó a favor del vigente Estatuto catalán- -de 1979- -y los estatutos se consideran parte sustancial del conjunto normativo emanado de la Carta Magna. b El primer nos por los nacionalistas de CiU, los socialistas multiplican las declaraciones no sólo conciliadoras sino elogiosas hacia el partido que lidera Josep Lluís Carod- Rovira. La vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en Punto Radio, y el primer secretario del PSC, José Montilla, coincidieron ayer en que todavía hay margen para ir un poco más allá en aspectos que juzgan muy importantes En concreto, en puertos y aeropuertos, Administración de Justicia, inversiones del Estado, rescate de peajes y presencia internacional de Cataluña. Dar tiempo a ERC Montilla, que- -acompañado de la vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre- -cerró ayer la ronda de entrevistas del presidente del Gobierno con los partidos catalanes que han apoyado la reforma del Estatuto, subrayó que la aportación de ERC ha sido determinante y decisiva, hay una parte sustancial del texto que es aportación suya, y, por eso, no entenderíamos que no acabe teniendo su apoyo No concibo que ERC se sitúe al final de espaldas al Estatuto concluyó. En términos casi idénticos se pronunció el número dos del PSOE, José Blanco, quien expresó su confianza en que no echen por la borda todo su trabajo para que Cataluña avance v subrayó también que en el texto hay muchas huellas de sus aportaciones. Así pues, la decisión es dar tiempo a ERC para que pueda reconsiderar su no -y encontrar argumentos para un cambio de postura- -a lo que, según dijo Montilla, es el mejor Estatuto de la historia de Cataluña y el mejor Estatuto posible A ello se espera que contribuya el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, que hoy cerrará la ronda presidencial con los líderes políticos catalanes en el Palacio de la Moncloa. La creencia más extendida en las filas socialistas y gubernamentales es que ERC mantendrá su rechazo al texto durante los trámites de ponencia y Comisión, pero que acabará apoyándolo en la votación final en el Pleno del Congreso, aunque vote en contra de algunos apartados concretos como el referido a la denominación de Cataluña. El 70 por ciento del Parlament Pero, aun en el supuesto de que ERC mantuviera su no hasta el último trámite, la reforma seguirá adelante, al estimarse que CiU le confiere el apoyo cualitativo y cuantitativo esencial. La suma de la representación parlamentaria de los partidos que suscriben el texto negociado en los últimos días por Zapatero- -PSC, CiU e IC- EV- -equivale al 72,5 por ciento del Parlamento catalán, como ayer recordó Montilla. La presión que intenta ejercer ERC con su renuncia a continuar como socio preferente de Zapatero en el Congreso tiene escasa fuerza puesto que el PNV ya comprometió de hecho su apoyo alternativo para los próximos Presupuestos y, por tanto, el Gobierno tiene asegurado el soporte básico de su estabilidad parlamentaria. ELENA CARRERAS un nuevo episodio gravísimo de desgobierno y advirtió de que no tolerará más espectáculos de estas características. Artur Mas puso el acento en la desunión del tripartito, que los tres socios niegan- -PSC, ERC e ICV- pero que, a juicio de los nacionalistas, cuestiona la capacidad de Maragall de poner orden en su Ejecutivo. El adelanto electoral es, en opinión de CiU, la única salida. El presidente socialista contraatacó con el enésimo reproche por el pacto que, en la anterior legislatura, mantuvieron CiU y PP para no reformar el Estatuto, aunque agradeció a Mas que haya roto ese compromiso. La centralidad política Este criterio- -aunque no hay unanimidad- -parece imponerse claramente sobre la visión coyuntural -en la que sí hay unanimidad dentro de la familia socialista- -de que, en estos momentos, la actitud nos favorece en la medida en que, conjugada con la radicalización del PP, refuerza nuestra centralidad en la escena política Así, aunque dirigentes como Juan Carlos Rodríguez Ibarra- -y otros- -no han ocultado nunca que preferirían romper amarras con ERC y sustituir a todos los efectos a los republica- Los socialistas creen que la radicalización de ERC y del PP refuerza su centralidad en la escena política