Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 27 1 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. CATALUÑA Y EL RETORNO DE LAS CONSIGNAS Victoria de Hamás Los palestinos hablaron en las urnas este miércoles; se preveía un resultado ajustado, aunque favorable a los gubernamentales Al Fatah de Mahmud Abbas; ¿resultado? Victoria de Hamás. Debemos recordar que los vencedores de estas elecciones palestinas tienen en su carta fundacional la destrucción del Estado de Israel, y son autores materiales de numerosos atentados con víctimas en suelo israelí. Debemos recordar que Hamás figura en la lista de grupos terroristas elaborada por los Estados Unidos y por la Unión Europea, por lo que no debería existir contacto alguno con semejantes grupos. Por lo pronto, recientemente nuestro ministro Moratinos, aun puntualizando que España y la UE respetarían los resultados de estos comicios, se replantearían su relación con la ANP si se produjesen los resultados que finalmente tenemos en nuestra mesa ¿estaremos en lo cierto? Debemos recordar lo que tantas veces dijeron líderes europeos, simpatizantes de la causa palestina, de que este pueblo quería la paz, ¿otorgarle 70 de los 132 escaños de la cámara a los terroristas es votar por la paz? Miren por donde ya tiene compañero de viaje el ultra iraní Mahmud Ahmadineyad. Elías Hayon Benabu. Málaga. H ERMANADA con la censura, la propaganda y el adoctrinamiento, la consigna ha sido un recurso eficaz en manos de todas las dictaduras e incluso de muchos partidos políticos en las democracias más asentadas. A menudo las consignas se reflejan en frases asequibles al lenguaje popular que indican con claridad la idea que se quiere expresar para movilizar las masas hacia un conLUIS IGNACIO vencimiento o PARADA una acción. Pero a menudo emanan de organismos cuya misión es más de intermediación y arbitraje que de encauzamiento y proselitismo. Una de las consignas más siniestras que hizo el Ministerio de Información y Turismo en tiempos de Sánchez Bella fue la que alertaba sobre la publicación de esquelas de Salvador Allende en 1973. Decía: Los delegados provinciales deberán ponerse en contacto urgentemente con los directores de diarios y revistas de información general para significarle la postura oficial sobre la inserción de estas esquelas Personas y grupos interesados manipulan la figura y la memoria del fallecido presidente chileno para abanderar propósitos y objetivos de clara significación política. Es manifiesto el propósito de ampararse en dichas inserciones seudo religiosas para hacer manifestaciones ideológicas de simpatía o descalificación política En un régimen de consignas, los empresarios periodísticos sólo pueden elegir entre cumplirlas a rajatabla o esperar a que les cierren el periódico. Es un método más sibilino que el de la censura pero deja igualmente claro que los medios de comunicación están sufriendo una incautación alevosa por parte del poder político. Ayer se ha sabido que el Consejo del Audiovisual de Cataluña realizará unas recomendaciones dirigidas a los medios de comunicación sobre el tratamiento periodístico del nuevo Estatuto catalán que garantice que los ciudadanos reciban una buena información antes de ser llamados a las urnas para refrendarlo y poder influir en ellos antes del inicio de la campaña. Da vergüenza hasta escribirlo. España pierde el tren Quería dar cuenta con un hecho comparativo de la mala estrategia económica del actual gobierno de Rodríguez Zapatero. El día 18 de enero hubo una reunión en Lisboa promovida por la revista The Economist en la que se debatía la actual política económica del gobierno portugués, liderado por el socialista José Sócrates. Asistieron tanto inversores nacionales como extranjeros, empresarios y numerosos dirigentes de la política económica nacional, siendo anfitrión del evento el primer ministro portugués. Entre muchas iniciativas se mencionó las negociaciones con la famosa universidad norteamericana MIT (Massachussets Institute of Technology) una de las más prestigiosas escuelas de negocios del mundo, la cual tiene por estrategia la interacción del estudio de la economía con la investigación tecnológica promovida por empresas. La decisión del MIT de establecer su base europea en Portugal, fue a través de un proceso de selección que dejó atrás otros países candidatos, entre ellos España. Y es aquí donde viene la crítica a la nula iniciativa del Gobierno español en el campo de la economía. Mientras Zapatero y sus ministros se dedican exclusivamente a desenterrar rencores del pasado, a promover un Estatuto que tiene como fin la independencia de una parte de España, a destituir militares de alto rango, a enfrentarse con la Iglesia y a desmembrar el Archivo de Salamanca, gobiernos como el portugués hacen de su política diaria el crecimiento económico basado en el choque tecnológico, la disminución del peso del Estado y la promoción de iniciativas empresariales por parte de capitales nacionales y extranjeros. Hasta ahora las iniciativas en materia económica que el Ejecutivo del señor Zapatero ha llevado a cabo brillan por su ausencia. España pierde el tren del progreso, el cual avanza día a día gracias a una mayor competitividad de la economía. El progreso tecnológico basado en la productividad, motor del crecimiento económico, está casi estancado, como así reconoció el ministro de Economía, Pedro Solbes. El crecimiento actual de la economía española se basa en su demanda interna, cuyo principal componente es la construcción de vivienda, lo cual sitúa nuestra economía en una evolución temeraria. Jaime Pérez Luque. Lisboa. Mañana en Prematuros: una lucha por la vida Mujer Hoy lleva a su portada una de las imágenes más sofisticadas, la de la actriz Silvia Abascal. Tras estrenar Vida y color y antes de encarnar a La dama boba en la gran pantalla, la actriz revive el estilo moscovita más romántico, y confiesa no saber darle la espalda a la injusticia en una entrevista que publica el suplemento. Además, la revista incluye 500 gramos de vida un reportaje sobre los niños prematuros; nada más llegar al mundo inician su primera y más dura batalla: la de la supervivencia. Hoy, más del 90 por ciento de estos niños salen victoriosos de ella. Sexualidad de consumo Todavía no recuperada de levantarme el domingo por la mañana y ver a Carmen Sevilla recomendar la masturbación en Mira quién baila contemplo atónita en la serie Mis queridos vecinos cómo los personajes que interpretan Miriam Díaz Aroca y Paz Padilla intentan robar dos consoladores en un supermercado. Si fueran episodios aislados, estas dos gracias no tendrían mayor importancia. El problema es que cuando uno pone la tele, a la hora que sea, el tema siempre es el mismo: el sexo. Este monotema enfermizo, que ya aburre, ha llegado a tal punto que parece no existir otra fuente de inspiración para los guionistas. En Los Serrano Quique y Teté, que se han criado como hermanos y apenas estrenan su pubertad, protagonizan besos apasionados y comentan el tamaño del miembro del niño, que en uno de los últimos capítulos ha comprado preservativos. En Aquí no hay quien viva el portero y Belén graban un vídeo porno para venderlo en Internet. En Siete vidas Gonzalo tie- ne un escarceo con una mujer que resulta ser su hermana. En el debate sobre la Ley de Educación, todos nos rasgamos las vestiduras tratando de averiguar por qué esta generación está de vuelta de todo. ¿Y la televisión? Una mal entendida modernidad está vendiéndonos a todos, incluidos los niños, una sexualidad de consumo. Ni siquiera se presenta como una experiencia compartida, sino como una diversión personal más. Lo peor no es que los guionistas no sean capaces de hilar un argumento con tensión dramática o romántica de calidad, sino que a los niños se les está robando uno de los misterios más bonitos que se van descubriendo al crecer. Victoria Martín de la Torre. Madrid.