Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 1 2006 Madrid 41 Una deflagración de gas causa a un obrero quemaduras en el 15 del cuerpo ABC COLMENAR VIEJO. Un operario que se encontraba reparando una caldera resultó ayer por la tarde herido en Colmenar Viejo a causa de una deflagración de gas. Los hechos ocurrieron en torno a las 16.45 horas, cuando el hombre, de 25 años, estaba trabajando en un domicilio de la segunda planta del número 10 de la calle del Pintor Sorolla, informaron a Ep fuentes de Emergencias 112. Nada más percatarse del suceso, tres dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid se desplazaron al lugar, así como los sanitarios del Summa y una UVI móvil. También hicieron lo mismo agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local. Al llegar al lugar de los hechos, se encontraron con que el joven, que yacía en el suelo de la cocina, sufría quemaduras de primer y segundo grado en el 15 de su cuerpo, principalmente, en la cara y las manos. El trabajador, estabilizado e intubado por los sanitarios del Summa, fue trasladado en la UVI, con pronóstico leve a moderado, a la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe. Los bomberos del Ayuntamiento, mientras trabajaban en la zona afectada por el incendio CHEMA BARROSO Siete heridos en el incendio del piso de un anciano que acumulaba basura Las llamas arrasaron la vivienda, que estaba repleta de tablas de madera b Los hechos ocurrieron en la quinta planta de un edificio de Puente de Vallecas; cuatro vecinos inhalaron humo; dos bomberos sufrieron quemaduras, y otro, un esguince C. HIDALGO MADRID. Se veía venir Ésta era la frase más repetida ayer en las inmediaciones del número 3 de la avenida de Pablo Neruda (Puente de Vallecas) Era el epicentro de lo que podría haber terminado en tragedia, pero que se quedó, por suerte, en un susto mayúsculo. Y en siete personas heridas; algunas de ellas precisaron, incluso, ser trasladadas a centros sanitarios. El causante de todo, el incendio que arrasó una vivienda de la quinta planta, cuyo inquilino, un anciano de 73 años, padece el llamado síndrome de Diógenes según los primeros datos. Los hechos se produjeron a partir de las 11.30 horas, informaron fuentes de Emergencias Madrid. Un fuerte olor a humo alertó a los vecinos del inmueble, de 13 plantas, que rápidamente llamaron al 112. Los efectivos de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid se pusieron rápidamente en marcha y desplazaron siete dotaciones, así como al Samur- Protección Civil. Cuando el personal de emergencias se personó en el lugar, halló que la vivienda estaba siendo devorada por las llamas, con una gran virulencia. Pronto, el fuego rompió el muro de la fachada y provocó una intensa humareda. Las labores de extinción fueron ar- Quemaduras leves y ansiedad duas. Tanto, que tres bomberos sufrieron heridas: dos, por quemaduras de primer grado, y el tercero, por un esguince. Cuatro vecinos del bloque de pisos tuvieron que ser atendidos al inhalar gran cantidad de humo. La violencia del suceso no era fortuita. El inquilino de la casa, Francisco, un anciano de 73 años y carpintero de profesión, es víctima del síndrome de Diógenes que suele afectar a personas de avanzada edad y que consiste en la acumulación de basuras y objetos inservibles. Francisco almacenaba gran cantidad de tablas de madera, entre otras cosas, lo que provocó la rápida propagación del fuego. Algunos vecinos le calificaron como alguien conflictivo Otras personas, como Sagrario Mejías, dijeron a Efe que no estaba bien, tenía la casa llena de basura y estaba exento de pagar todo Por ello, le habían recriminado innumerables veces que no corregía la situación, aunque no era agresivo ni molestaba. Eso sí, no debía vivir solo El anciano tampoco tenía luz en el piso. El Samur Social le trasladó a una residencia. En el domicilio se encontraba también el matrimonio que reside en la vivienda, un hombre y una mujer de entre 35 y 40 años, que no sufrieron lesiones a consecuencia de la explosión, ya que se encontraban en el salón de la casa y porque la onda provocada se expandió en sentido contrario. No obstante, el dueño, al ir a auxiliar al operario, que tenía las ropas en llamas, sufrió quemaduras muy leves en una mano y, tras ser curado, fue dado de alta en el lugar. La mujer sufrió una crisis de ansiedad. Detenidos los asesinos de un camello de 82 años de Chueca C. H. MADRID. Sexo, drogas... y marcha fúnebre. Éstos fueron los ingredientes principales que se conjugaron en uno de los crímenes que se cometieron el año pasado en el distrito de Centro. Tras diez meses de investigaciones, los agentes del Grupo X de la Brigada Judicial han detenido a una pareja de novios como presuntos autores del asesinato, el pasado mes de marzo, de Ángel García Rodríguez, de 82 años. Uno de los arrestados, el español de 25 años Sergio Arenas Delgado, es el supuesto autor material de la muerte a cuchilladas del que era su proveedor de droga. Tras ser detenido, reconoció los hechos para exculpar a su novia y tutora legal, Gema Fernández García, española de 20 años. Arguyó legítima defensa. El 14 de marzo de 2005, el fallecido se encontraba, como cada lunes desde hacía seis años, en compañía de Jesús, un chapero también español, de 32 años, al que pagaba sus favores sexuales con cocaína. Mientras mantenían relaciones en casa de Ángel, en Hernán Cortés, 21 (Chueca) alguien llamó a la puerta. Al preguntar Jesús quién era, recibió una escueta respuesta: Soy Sergio Quería comprar droga. Cuando el vendedor de sexo indicó al anciano de quién era la visita, éste le pidió que no abriera, pues Sergio y su novia eran muy agre- sivos. Así lo hizo Jesús, quien les pidió que regresaran en una hora. Y así fue. Sin embargo, cuando la pareja volvió al piso de su camello el chapero ya no estaba. Se encontraba solo. Ángel les abrió la puerta, y comenzó una discusión que fue acalorándose rápidamente, hasta el punto de que el fallecido, según el presunto homicida, blandió primero un cuchillo y, luego, una navaja. Le maté en legítima defensa declaró a los investigadores. Tras el crimen, la pareja huyó en autobús hacia Granada, localidad que Sergio conocía al dedillo y donde estaba fichado por delitos anteriores. Se encontraba en libertad condicional. Tras pasar un tiempo allí, regresaron a Madrid, donde finalmente, el pasado día 17 se estableció un dispositivo de vigilancia en torno a su domicilio. Primero cayó ella, a las 7.30 horas; luego, Sergio. La farsa había terminado.