Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 1 2006 Internacional 31 Seúl se opone a cualquier iniciativa de Bush contra el régimen norcoreano El presidente Roh critica los medios violentos para acabar con Kim Jong- il b Si EE. UU. intenta solucionar el problema de esta forma, creará fricciones y diferencias con Corea del Sur manifestó Roh Moo- hyun en un discurso televisado ABC SEÚL. El presidente surcoreano, Roh Moo- hyun, manifestó ayer su oposición a cualquier iniciativa estadounidense de derribar el régimen norcoreano y reiteró su voluntad de solucionar el problema nuclear con su país vecino de forma pacífica. En un discurso televisado con motivo del Año Nuevo Lunar, el mandatario surcoreano reafirmó su desacuerdo con los partidarios de Bush de presionar al régimen norcoreano con el fin de derrocar el régimen comunista que dirige Kim Jong- il. Si EE. UU. intenta solucionar el problema (norcoreano) de esta forma, creará fricciones y diferencias con Corea del Sur afirmó el presidente, que seguidamente subrayó que en estos momentos no hay problemas entre Seúl y Washington. Después de la visita que realizó ayer una delegación del Departamento del Tesoro de EE. UU. la Embajada estadounidense en Seúl emitió un comunicado en el que pedía la colaboración de Corea del Sur para congelar las cuentas de los países que promueven la proliferación de armas de destrucción masiva, en referencia a Corea del Norte. Seúl, en cambio, es partidario de considerar que fueron empresas norcoreanas a título privado las que supuestamente cometieron esos delitos, con el fin de poder reanudar las conversaciones multipartitas sobre el desmantelamiento de los programas nucleares norcoreanos. Por otro lado, Corea del Sur anunció el martes su adhesión a cinco puntos de la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (PSI) para detener el tráfico de armas de destrucción masiva, una postura que podría provocar la protesta de Corea del Norte. Sin fecha La reanudación de la quinta ronda a seis bandas sobre el desarme nuclear norcoreano sigue sin fecha a pesar de los esfuerzos diplomáticos de las últimas semanas, según admitió ayer el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Kong Quan. No tenemos una fecha concreta reconoció Kong en rueda de prensa. China espera ver una pronta reanudación del diálogo y, al finalizar la primera fase de la quinta ronda, las seis partes expresaron su compromiso de celebrar la segunda fase Esa primera reunión, de tres días de duración, tuvo lugar a principios de noviembre en Pekín entre representantes de ambas Coreas, Estados Unidos, Rusia, Japón y China. A continuación, surgieron algunos asuntos complicados señaló el portavoz al referirse a la exigencia de Pyongyang de que Washington levante las sanciones económicas impuestas tras acusar al régimen norcoreano de blanqueo de dinero y falsificación de dólares. Esperamos solucionar este problema para reanudar el diálogo en una fecha temprana respondió Kong a preguntas de los periodistas sobre la propuesta de China al líder norcoreano, Kim Jong- il, para reanudar la ronda en febrero. La propuesta tuvo lugar la semana pasada durante el viaje secreto del líder norcoreano a China, país aliado y su mayor suministrador de todo tipo de bienes y mercancías. Kim Jong- il Las negociaciones sobre el programa nuclear norcoreano se encuentran estancadas desde noviembre Las negociaciones se encuentran estancadas desde noviembre, cuando su quinta ronda celebrada en Pekín entró en un receso debido a las profundas diferencias entre Estados Unidos y Corea del Norte. Pyongyang ha anunciado recientemente que no volverá al diálogo, a no ser que EE. UU. retire las sanciones impuestas contra varias instituciones financieras norcoreanas por su presunta implicación en lavado de dinero y falsificación de dólares. UN PASEO MILITAR FERNANDO PASTRANO as conversaciones a seis bandas (Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Corea del Sur y Corea del Norte) sobre el programa nuclear norcoreano se encuentran aplazadas sine die desde noviembre. Pyongyang asegura que no se volverá a sentar a la mesa mientras Washington mantenga las sanciones que le ha impuesto. Según la Administración Bush, Corea del Norte utilizaba varios bancos radicados en Macao, entre ellos el Delta Asia SARL, para falsificar dólares y blanquear dinero que luego dedicaba, entre otros fines, al programa nuclear. L Bush daba así un paso más en la línea dura contra ese engranaje del eje del mal que es Pyongyang. Pero Roh Moo- hyun, el presidente de Corea del Sur, el país que más tendría que perder en un ataque norcoreano, acaba de dejar bien claro que está más por la negociación que por el aislamiento. A palos, las fieras se crecen. La música las amansa. Además, justo ahora parece vislumbrarse luz al final del túnel que divide Corea. Kim Jong- il, el máximo dirigente norcoreano, que odia y teme viajar a partes iguales, acaba de hacer un largo desplazamiento por China. En un principio se especuló con la posibilidad de que se tratase de un viaje por motivos de salud (hay precedentes) Pero esta vez la meta no ha sido Pekín, sino Shenzhen, una de las zonas más desarrolladas de China, pegada a Hong Kong, a la que pretende eclipsar pronto. La amplia comitiva que acompañaba al dictador estaba compuesta fundamentalmente por militares de alta graduación. ¿Una visita económica con asesores militares? ¿O es que la jerarquía militar más recalcitrante no se fía de Kim y lo custodia incluso en los viajes oficiales al extranjero? Ni lo uno ni lo otro. Sencillamente, que el Querido líder ha sacado de paseo a los dinosaurios uniformados para que viesen con sus propios ojos a lo que puede llegar un país comunista sin abandonar la ideología (al menos en teoría) y manteniendo el partido único. No es que a Kim le hayan entrado de repente deseos aperturistas. Es que ha comprendido que la única manera de conservar el poder es emulando a los vecinos chinos. Si sus generales le dejan y Bush no le asfixia.