Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 26 1 2006 ABC TROGLODITAS DE MANHATTAN N o es de recibo. El texto pretende ser comedido, pero el titular lo dice todo: Trogloditas en el Ejército de España Lo tremendo es que haya aparecido en el sacrosanto The New York Times y para colmo en sus páginas editoriales, donde brillan algunas de las más brillantes plumas del planeta. El autor, que escribe de oído, critica las declaraciones del teniente general Mena y cita al capitán González, antes de sentenciar que es un principio básico de la democracia que los oficiales del Ejército no desafíen públicamente la legitimidad de los Gobiernos electos, o que hablen de ir con sus troALFONSO pas a la capital para inROJO fluir en las decisiones del Parlamento Hasta ahí, todos de acuerdo, pero es que el editorialista del NYT suelta a continuación: Y eso es exactamente lo que ha pasado dos veces en lo que va de mes en España, un país cuya historia reciente requiere que se tomen estas declaraciones en serio ¡Virgen Santa! Cualquiera que haya tenido la oportunidad de ver de cerca o de convivir con militares españoles, algo que ha ocurrido unas cuantas veces en mis correrías por el mundo, coincidirá conmigo en que no hay en España servidores del Estado más temerosos de Dios y del César que ellos. También estará de acuerdo en que la mayor parte de la oficialidad tiene un grado de formación bastante por encima del promedio. El troglodita es quien habita en la caverna. O como explica el diccionario de la Real Academia, la persona bárbara y cruel. No voy a citar como fuente a Paul Bremer, porque su afán por eludir toda responsabilidad en el desastre iraquí le descalifica como autor y como líder, pero no son precisamente esas características las que atribuye en su libro a los militares españoles. Si algo se puede echar en cara a nuestros hombres de armas, es que acepten tan sumisos el humanitario papel de enfermeras, peones camineros y repartidores de galletas, que pretenden imponerles los sucesivos ministros del ramo. Volviendo al New York Times, quiero aclarar que no suscribo la extendida y cateta tesis de que los norteamericanos son una panda de ricos analfabetos, a quien podría gobernar Micky Mouse. Estados Unidos es el país de ha enviado hombres a la Luna, el de universidades como Yale, Harvard, Stanford o Columbia, el que produce genios como Spielberg o Gates y el que cruzó dos veces el Atlántico en el siglo pasado y sacrificó cientos de miles de vidas propias, para ayudar a los europeos a escapar de la barbarie. Eso es lo que hace imperdonable ese patoso editorial. Cualquiera que haya vivido en Manhattan sabrá que el mejor diario del mundo presta escasa atención a España. Para una vez que lo hace, podía haberse documentado. Teherán acepta la oferta rusa, pero amenaza con mantener su plan nuclear Irán acusa al Reino Unido de colaborar en los atentados de Ahvaz b Europa presentará una resolu- ción que sólo informe del caso iraní ante la ONU, pero sin una denuncia formal que abra la puerta a sanciones ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. El complicado serial en que se está convirtiendo el programa atómico iraní se enrevesó ayer un poco más si cabe. Manteniendo su habitual ambigüedad, Teherán anunció estar dispuesta a aceptar la oferta de Moscú de producir uranio enriquecido en suelo ruso, que luego sería empleado en plantas atómicas iraníes. Esta propuesta, inicialmente rechazada por Irán, permitiría a Teherán disponer de un programa energético atómico, pero haría posible controlar que el combustible nuclear no se destine a usos militares. La oferta podría representar una salida al conflicto, pero el tenso pulso se mantiene intacto en tanto que el Gobierno iraní advirtiese también de que seguirá adelante con su propio programa de enriquecimiento si el caso termina ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Tal posibilidad debe ser debatida a partir del 2 de febrero en la reunión que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) celebrará en Viena, aunque de momento Rusia y China se oponen a las tesis de Washington y Bruselas y apuestan por mantener el diálogo. El ministro de Exteriores iraní, Manouchehr Mottaki, volvió a advertir asimismo que, de remitirse el caso a la ONU, su país dificultará el acceso a sus instalaciones a los técnicos del OIEA que desde hace tres años tratan de probar si el programa atómico iraní tiene o no una finalidad militar. Salvar la cara Fuentes diplomáticas consultada por ABC en Viena aseguran que Europa está decidida a presentar una resolución que sólo informe del caso iraní ante el Consejo de Seguridad, pero sin una denuncia formal que abra la puerta a sanciones. Esta opción permitiría, según esas fuentes, salvar la cara a la UE, que ve La oferta iraní es vista como un intento de ganar tiempo y apoyos entre los países no alineados la dificultad de cumplir su amenaza de elevar el expediente al Consejo de Seguridad. Sobre la posibilidad de que un eventual sí de Irán a la propuesta rusa pudiera convencer a Bruselas de que retome las negociaciones, las fuentes opinan que los europeos han cedido ya tanto ante Irán que ha llegado el momento de mantenerse firme. Además, este último giro de Teherán es visto como un simple intento de mostrarse flexibles y ganar tiempo y puntos ante el grupo de países no alineados que hasta el momento se habían opuesto a denunciar a Irán y cuyo apoyo tratan de atraerse europeos y estadounidenses. Y para terminar de tensar la cuerda, Irán acusó ayer al Reino Unido de haber colaborado con los autores del doble atentado perpetrado en la localidad de Ahvaz y reivindicado por un Movimiento de la Lucha Árabe para la Liberación. El Reino Unido tiene que responder afirmó el ministro de Exteriores, Manuchehr Mottaki, quien acusó al Reino Unido de apoyar a ese tipo de grupos y aseguró que los presuntos autores del atentado fueron fotografiados en compañía de funcionarios británicos. El Gobierno británico considera ridícula la acusación. AFP Morales intenta conjurar el descontento militar en Bolivia El presidente boliviano, Evo Morales, compartió ayer el rancho del soldado en su visita a un cuartel de la guardia presidencial, a la que acudió vestido con la misma chaqueta con cenefas que vistió en la ceremonia de investidura presidencial, una prenda por la que siente gran afición (en la imagen) Tras este gesto de austeridad, no obstante, aprovechó la visita para intentar conjurar el descontento militar provocado por su decisión de enviar a la reserva a dos promociones de generales investigados por la irregular entrega de las armas antiaéreo de Bolivia para su desmantelamiento en Estados Unidos.