Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 1 2006 25 Corea del Norte se opone a cualquier iniciativa de Bush para derribar el régimen norcoreano Una hija de Pinochet, buscada por la justicia, es retenida por los aduaneros en el aeropuerto de Washington La Franja vivió la jornada con pasión en rincones tan simbólicos como la ex colonia de Kfar Darom; el campo de refugiados de Yabalia; los bastiones de Hamás y Al Fatah... Jura de banderas multicolores en Gaza J. CIERCO EPA EE. UU. reafirma su hostilidad a Hamás y califica las elecciones de históricas ABC WASHINGTON. La Casa Blanca calificó ayer las elecciones legislativas palestinas de históricas, pero reafirmó su hostilidad al grupo radical Hamás, considerado terrorista por la Administración estadounidense y anunciado por algunos como vencedor moral de los comicios. Se trata de un día GAZA. No llueve ni nieva como habían anticipado los meteorólogos, pero hace un viento racheado y frío que no invita a pasear a cuerpo descubierto. Poco le importa a Mohamed, un joven palestino de Deir alBalaj, en el centro de la Franja de Gaza, quien se dedica desde hace meses, con una escueta camiseta de tirantes como vestimenta, a hurgar en las ruinas de la evacuada colonia judía de Kfar Darom en busca de chatarra que vender al menos malo de los postores. He votado a Al Fatah, Hamás apenas tiene historia, no tiene capacidad para mejorar nuestras vidas en un mundo que depende demasiado de Estados Unidos dice en un fino análisis que no cuadra demasiado con los hierros retorcidos que carga en una carreta tirada por un burro, otro de los símbolos de esta Gaza hundida en la miseria que se ha citado con las urnas en busca, sobre todo, por encima de todo, de una esperanza a la que agarrarse para soportar su futuro inmediato. clas y deseosos de conocer el nombre de cualquier extranjero que se acerca a sus dominios. Colores que se destiñen sin remedio a medida que el taxi penetra por el atiborrado campo de refugiados de Yabalia, cuna de la primera Intifada, donde el gris del cemento de esas casas nunca del todo terminadas se come y entristece cualquier pincelada multicolor; donde la esperanza se escapa por los agujeros de bala de los muros cercanos; donde los restos de las comisarías de Policía bombardeadas apenas sirven para acoger a un puñado de niños con dientes amarillentos que sonríen por no llorar, que corretean en redondo por no huir, ¿dónde? al cuadrado. Guardaespaldas desarmados Gaza, sinónimo de miseria, pobreza, suciedad, violencia, cementerios, mezquitas, mujeres tapadas hasta el rabillo del ojo, hombres con las barbas en punta, guardaespaldas por una vez desarmados por las reglas del juego electoral, vivido con pasión y compromiso, en una demostración de sentido común democrático que casi nadie, quizás ni ellos mismos, esperaban. Pero en medio de tanto colorido, con ese gris que casi todo lo destiñe a lo lejos, siempre acaba por asomar el negro de los peores momentos, el negro del Yihad Islámico, que llama a boicotear estos comicios, que apuesta por volar a sus mártires suicidas en mil pedazos en Netania, o en Tel Aviv o en Haifa, que pinta de nubarrones, también negros, el horizonte cercano, el futuro inmediato de una Franja que tiene en la maldita resaca del Mediterráneo la única puerta al mañana. A cara de perro En el colegio electoral de Zeitun, bastión de Hamás, vota casi a la misma hora Mahmud al- Zahar, líder del Movimiento de Resistencia Islámico, quien coincide a pie de urna con Nabil Shaath, histórico de Al Fatah y su jefe de campaña en unos comicios que han enfrentado a ambos partidos a cara de perro. Llegan al citado colegio de la Unrwa, como si de un desfile militar, de una jura de bandera se tratara, a través de un pasillo coloreado por las enseñas verdes de Hamás; amarillas de Al Fatah; rojas del FPLP, enarboladas por niños calzados con chan- histórico e importante para el pueblo palestino declaró ante la prensa el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan. Apoyamos decididamente al pueblo palestino en su transición hacia un Estado democrático y también sus esfuerzos por establecer instituciones democráticas, lo hacemos de diferentes maneras dijo. Interrogado sobre las inquietudes que generaba en la Administración Bush el previsible ingreso de Hamás en el Parlamento, McClellan respondió: Veremos los resultados de las elecciones Pero, enseguida agregó: Dijimos claramente cuál era nuestra posición sobre Hamás, y esa posición no ha cambiado