Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 JUEVES 26 1 2006 ABC Internacional La marea verde de Hamás inunda el Parlamento palestino, donde resiste Al Fatah Los integristas, con fuerza suficiente para sumarse a un Gobierno de coalición una elevada participación, cercana al 78 por ciento, y falta de incidentes pese al caos y la anarquía en los Territorios Ocupados Palestinos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL GAZA. Un tercio largo de Palestina se tiñó ayer del verde característico de los integristas de Hamás por decisión de los ciudadanos sin Estado de un país que no existe como tal pero sufre más que muchos otros con siglos de historia, que dio una lección democrática a los vecinos árabes y musulmanes de la región. Las legislativas celebradas ayer en Gaza, Cisjordania y, de puntillas y por la puerta de atrás por orden de Israel, en Jerusalén Este, se desarrollaron sin incidentes de mención, sin armas en los aledaños de los colegios, en un ambiente festivo y apasionado y con un notable nivel de participación (un 77,7 por ciento) que obligó a extender incluso dos horas el periodo de voto en la parte oriental de la Ciudad Santa por las colas formadas ante las oficinas de correos. Comicios históricos, desarrollados en gran parte en territorios ocupados por el Ejército israelí y por las colonias judías, que han abierto de par en par las puertas y ventanas del Consejo Legislativo de Ramala a Hamás, que resultará, ahora sí, decisivo para la formación del próximo Gobierno palestino, la resolución de los problemas internos de los Territorios Ocupados, el proceso negociador con Israel y las relaciones diplomáticas y económicas con la comunidad internacional. b Ejemplares comicios, con Resultados elecciones Palestina Hamas 39 Palestina Indep. 2,7 FPLP 4,2 Al Fatah 46 Según sondeos tras el voto Otros Alternativa 5,3 %2,8 Corrupción, ineficacia administrativa, paro, escasa perspectiva en la negociación con Israel, ocupación... desafíos para el futuro la nada hipotética pérdida del poder. El partido mayoritario de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) creado por Yaser Arafat y sostenido hoy por Mahmud Abbas, Marwán Barghuti y Mohamed Dahlán, aguanta el tirón integrista y mantiene la mayoría parlamentaria pero no llegará a ese 62 por ciento de los votos obtenidos en las primeras legislativas de 1996, boicoteadas entonces por los fundamentalis- Simpatizantes de las brigadas Al- Aqsa celebraban ayer en Ramala el resultado electoral tas islámicos por ir contra del Corán. Tendrá la obligación de sumar a otros partidos a su Gobierno, aunque, dadas las amenazas de EE. UU. (reiteradas nada más cerrarse ayer los colegios) y de la Unión Europea, no parece probable que invite a los integristas a formar parte del Ejecutivo. El problema, a la postre, es que quizás no tenga más remedio que pintarse de verde. Un Gabinete por estrenar que tendrá, sea cual sea su composición, sea cual sea el primer ministro elegido, tantos desafíos que superar que a buen seguro no sabrá por dónde comenzar. Luchar contra la corrupción, la ineficacia administrativa, el paro, la falta de perspectiva en el proceso negociador con Israel, la ocupación por medios pacíficos... y todo con la sombra acechando de Hamás, no en la distancia sino allí mismo, en los bancos de enfrente del hemiciclo parlamentario, o en los de al lado. Negociar, pese a todo Quien lo tiene claro, en todo caso, es el presidente palestino. Mahmud Abbas ha dejado claro su próximo objetivo: negociar con Israel a cualquier precio, con Hamás en la mochila, en los talones, sobre los hombros, a cuestas, como compañero de viaje o como saboteador habitual. Pero hacen falta dos para bailar un tango y Ehud Olmert ha dejado claro, con sus elecciones legislativas a la vuelta de la esquina del 28 de marzo, que no está dispuesto a calzarse los zapatos de claqué si Hamás asoma por la puerta de entrada. Sólo un desarme de los integristas, un desmantelamiento de su infraestructura terrorista, un paso al frente de Abbas que no quiso dar antes de los comicios, podría llevar a Tel Aviv a la mesa de negociaciones que no del proceso de paz, palabra de sólo tres letras que casi nadie sabe deletrear en esta convulsa zona del mundo. De todo esto, en cualquier caso, se hablará en unos días. Hoy, sin duda, el protagonista es Hamás, que ha roto con la hegemonía absoluta de Al Fatah, que resiste, y ha tomado al asalto democrático el Parlamento palestino. Pronósticos cumplidos Los pronósticos se han cumplido y la ecuación que resulta de la suma de los factores, que podría alterar el producto, se presenta muy compleja. Al Fatah, el eterno y hegemónico partido nacionalista secular, ha salvado la cara sin aspavientos (algunos pensaban que se la podían partir por ambas mejillas) pero ha perdido su poder absoluto. La moderada satisfacción de sus dirigentes al conocer los resultados de las primeras encuestas realizadas a pie de urna era evidente, porque alguno se había acostado en los últimos días con la pesadilla a cuestas de Mahmud Abbas muestra su dedo marcado con tinta tras votar ayer en Ramala AFP