Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 1 2006 Nacional EL GOBIERNO Y CiU PACTAN EL ESTATUTO 13 La Comisión Mixta Estado- Generalitat acordará la participación de Cataluña en los fondos estructurales europeos El consorcio entre la Agencia estatal y la catalana no sólo afectará al IRPF, sino también al IVA y a los especiales de financiación que se aplique proporcione los mismos recursos por habitante de los que se obtienen con el cupo o el concierto. Quizás para ello haya que ir aumentando progresivamente los que obtienen todas las comunidades y recortando los del País Vasco y Navarra, aclaran. Argumentan en la Generalitat que una de las principales diferencias entre el cupo y el sistema pactado para Cataluña es que éste último se puede generalizar a todas las comunidades, mientras que si se extendiera el cupo, el Estado se hundiría. Además, añaden las citadas fuentes, se mantienen criterios de solidaridad y las agencias tributarias de Cataluña y el Estado actuarán en consorcio y compartirán datos, comunicación que no existe entre las haciendas estatal y forales. Cesión de impuestos La letra pequeña del acuerdo entre CiU y Zapatero incluye, además, no sólo el aumento del porcentaje cedido en la recaudación de IRPF, IVA e Impuestos Especiales, sino que se da a la Generalitat capacidad normativa para variar los tipos del IVA y de los impuestos sobre el alcohol y el tabaco en fase minorista, es decir, los que paga el consumidor final por bienes o servicios, y no el que soportan los profesionales y empresarios. Ambos impuestos están sometidos al proceso de armonización fiscal abierto en la Unión Europea, por lo que el nuevo texto puntualiza que esta cesión de competencias normativas, tanto en IVA como en Impuestos Especiales de Fabricación, se producirá en el marco de las competencias y de la normativa de la Unión Europea Lograr competencias normativas en IVA e Impuestos Especiales ha sido un importante logro por parte de los nacionalistas catalanes, ya que éste era uno de los principales puntos de fricción con el Ministerio de Economía. El Departamento de Pedro Solbes había reiterado en múltiples ocasiones que no se cederían competencias normativas ni en Impuestos de Sociedades, ni en IVA ni en Impuestos Especiales de Fabricación. Finalmente, sin embargo, el Estado tendrá sólo competencias exclusivas en el impuesto que grava los beneficios empresariales. Además, aunque en el primer año de aplicación del Estatuto, la gestión, recaudación, liquidación e inspección de los impuestos del Estado recaudados en Cataluña corresponderá a la Agencia estatal, el texto establece queel Estado podría delegar estas funciones en la Generalitat. A renglón seguido se fija que para asumir estas funciones en el plazo de dos años se constituirá un consorcio, en el que participarán paritariamente la Agencia estatal y la catalana, que podrá transformarse en la Administración Tributaria de Cataluña. Y, por último, se especifica que la Generalitat participará en los entes estatales encargados de estas cuestiones. Es decir, el consorcio, del que Solbes ya había hablado, no será sólo para el IRPF, como se había avanzado, sino también para IVA e Impuestos Especiales. de modo que la Hacienda estatal se queda sólo en exclusiva el Impuesto de Sociedades. Lo que tampoco han variado sustancialmente entre el texto inicial y el pactado con CiU son las atribuciones de la Comisión Mixta Estado- Generalitat, que acordará los porcentajes de impuestos cedidos, la contribución a la solidaridad o el porcentaje de participación de Cataluña en la distribución territorial de los fondos europeos. El Ministerio de Economía asegura que la actual Comisión Mixta ya funciona así, y que hay comisiones bilaterales entre el Estado y cada una de las comunidades para ratificar lo que se acuerda en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, órgano en el que participan todas las autonomías. Desde el PP, sin embargo, se asegura que se abre la puerta a que en el futuro se puedan pactar estas materias de manera bilateral entre los gobiernos estatal y catalán, ya que el texto del Estatuto no habla de ratificar sino de acordar Jon Juaristi, ayer en un hotel del centro de Madrid Cambio de destino es el título que el escritor ha elegido para sus memorias. Hoy se presentan en Madrid Juaristi: El Estatuto es un mecanismo de exclusión TEXTO: B. TORQUEMADA FOTO: ERNESTO AGUDO Nomen omen. El latinajo significa que el nombre determina, que cincela el destino. A Jon Juaristi (Bilbao, 1951) le asignaron el de su tío, fallecido a los catorce años de edad en un desgraciado accidente con un arma de fuego durante los bombardeos de la aviación alemana en Vizcaya, en 1937. Grises y negros picassianos como presagio de algunas de las vivencias que ahora el filólogo, poeta, ensayista y colaborador de ABC ha volcado selectivamente en sus memorias Cambio de destino Seix Barral) más intelectuales que exhaustivas, más introspectivas que oportunistas. El libro se presenta hoy en Madrid, de la mano de José Antonio Zarzalejos, Juan Pablo Fusi y Germán Yanke. Hay sombras de un cierto paralelismo entre el momento en el que dejó el País Vasco (se les acusó, a él y a Jaime Mayor Oreja, de provocar con su intransigencia la ruptura de la tregua de ETA en 1999) y el ac- ción sin que nadie pudiera acusarles de interferir en las negociaciones, lo que ha sucedido de todas formas. En relación con el emplazamiento que el Congreso de los Diputados hizo al CGPJ en el sentido de que se abstuviera de emitir informes sobre cuestiones que son ajenas a sus competencias el Pleno del Consejo aprobó ayer un informe en el que defiende su actuación, ajustada a la ley, y emplaza a la Cámara Baja a plantear un conflicto de competencias ante el Tribunal Constitucional si entiende que está invadiendo sus atribuciones. Ante el clima de tensión que estos asuntos han generado, el CGPJ acordó posponer los nombramientos de siete magistrados del Tribunal Supremo, previstos en el orden del día. tual, en el que la ausencia de asesinatos de la banda tiende de nuevo la cínica trampa de una pretendida ventaja moral en la que cualquier respuesta a las pretensiones soberanistas computa como una provocación. No es lo mismo- -reflexiona- -ahora que entonces, porque el nacionalismo ha ampliado sus efectivos sociales. En estos momentos cuenta con los socialistas. La alianza con los nacionalismos no es nueva para la izquierda. Le interesa estratégicamente para llevar adelante de forma más barata y más eficaz sus proyectos prepolíticos, para disolver las sociedades tradicionales sustituyendo sus viejos componentes afectivos por los del nacionalismo Por este camino ha nacido el afán de relegar al PP en el País Vasco, en Cataluña y en toda España. Si no estás de acuerdo con el Estatuto te tienes que quedar fuera, claman incluso voces supuestamente moderadas como la de Artur Mas. Es un mecanismo de exclusión Sobre la recogida de firmas frente al avance del Estatut que ha anunciado Rajoy estima que la respaldará (o no) en función de cómo se formule: Si se plantea como una condena ciudadana a la modificación subrepticia de la Constitución, lo apoyaría, si fuera un referéndum sobre el Estatuto en sí mismo, no lo vería acertado Y le preocupa que el Partido Popular no está sabiendo conjugar un planteamiento impecable con una retórica eficaz Lo ve, pese a ello, ampliamente más presentable que lo que hoy habita en La Moncloa. Zapatero está sustituyendo la nación de ciudadanos que nos dimos con la Constitución por la nación de naciones en donde imperan los intereses de grupo. Ha conseguido exacerbar los particularismos. Es reo de los atavismos de la izquierda y quiere acabar con sus fantasmas