Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Sociedad MIÉRCOLES 25 1 2006 ABC Tecnología Compran el dominio sex. com por casi diez millones de euros ABC MADRID. El dominio sex. com uno de los más deseados por su potencial lucrativo, ha sido vendido por cerca de diez millones de euros, convirtiéndose así en la mayor operación económica de compra de una dirección de internet. El comprador es un grupo anónimo de inversores con sede en Boston. En un comunicado asegura que había adquirido el dominio a Gary Kremen, fundador de match. com una de las páginas de contactos más famosas del mundo, aunque los términos de la transacción no han sido revelados. Los nuevos propietarios añadieron que planean transformar sex. com en el dominio líder dentro del mercado de entretenimiento para adultos Fotomontajes de imágenes digitales de reclusos en espacios fuera de la cárcel Empresas de Estados Unidos empiezan a explotar el peculiar negocio de insertar las imágenes de reclusos cumpliendo condena dentro de entrañables pero imposibles fotografías familiares, que muestran a los presos en lujosas suites o en caribeños atardeceres La reinserción digital TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ WASHINGTON. Era cuestión de tiempo que en un país con una población reclusa que ronda los dos millones de hombres y mujeres, alguien se planteara hacer dinero aplicando los últimos avances tecnológicos en fotografía digital a esta audiencia literalmente cautiva. Con ayuda de internet y megapíxeles debidamente manipulados, varias empresas ya han empezado a ofrecer la posibilidad de reinsertar a reclusos dentro de entrañables pero imposibles fotografías familiares. Esta emergente oferta comercial, detectada por el Wall Street Journal empieza con un funcionario de prisiones o un preso autorizado tomando una Polaroid del condenado que desea escaparse temporalmente a una reunión familiar, un bautizo, un caro restaurante, una mansión de ensueño, un cuidado jardín, su barrio y hasta unas exóticas vacaciones, desde el Gran Cañón del Colorado a Acapulco. El regalo perfecto El retrato carcelario es enviado por correo analógico a uno de estos servicios que digitalizan la imagen y con mayor o menor esmero la insertan en una composición al gusto del cliente. Una de estas compañías, Point of View Photography (Fotografía con punto de vista) promete sacar a su ser querido de prisión durante un minuto Mientras que Friends Beyond the Wall (Amigos más allá del muro) promociona estos montajes como el re- galo perfecto que permite a los niños mostrar la imagen de papá o mamá a sus amiguitos y hace posible que maridos o esposos se puedan llevar a sus seres queridos al trabajo Destacando sobre todo como ventaja impagable el no tener que dar explicaciones sobre ausencias dolorosas o presencias imposibles. Ante el carácter delincuencial de los protagonistas de este nicho fotográfico, este emergente negocio se enfrenta a críticas formuladas incluso por algunos familiares de presos que consideran este tipo de fantasías digitales como muy poco saludables y de pésimo gusto. Insistiéndose en que aquellos individuos que han recibido penas de privación de libertad por crímenes diversos deben entre rejas empezar por admitir sus responsabilidades y no soñar con situaciones evasivas. Reparos que contrastan con la oferta de la tienda virtual Friends Beyond the Wall (www. friendsbeyondthewall. com pbtw photos. html) que ofrece todo tipo de posibilidades dentro de su catálogo de muy apete- cibles destinos digitales. Desde suites de lujo dotadas de románticas bañeras con pétalos de rosa hasta caribeños atardeceres. Sin descuidar posibilidades más cotidianas como escenarios urbanos de Harlem, capaces de colocar al nostálgico preso en el mismísimo andén de la estación elevada de tren sobre la calle 125 de Manhattan. Precio en función de los retoques Aunque siempre se ha dicho que soñar es gratis, los precios de estos servicios no son precisamente prohibitivos, entre 17 y 5 dólares (14 a 4 euros) por fotografías de 12,7 por 17,7 centímetros. Una oscilación de precios que también refleja la calidad del trabajo de inserción digital y todos los necesarios retoques para aparentar con verosimilitud estas imágenes imposibles en virtud del código penal. Christine Ferrigno, que tiene a su marido en prisión, es una de estas pioneras empresarias de la fantasía icónica gracias al popular y escapista programa Photoshop de la compañía Adobe. Lo que empezó como un esfuerzo doméstico se ha convertido en una oferta comercial cuando la señora Ferrigno pudo observar una serie de fotos deprimentes de bodas carcelarias colgadas en una página de Internet de apoyo a reclusos y sus familias. Con ayuda de Christine, ahora cualquier preso se puede casar sin problemas en Hawaii. Permite a los niños mostrar la imagen de papá o mamá a sus amiguitos y promociona un comercio dedicado a estos montajes