Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 1 2006 Nacional 15 EL GOBIERNO Y CiU PACTAN EL ESTATUTO REACCIONES Bono niega que esté molesto con el pacto porque no define a Cataluña como nación Afirma que sólo expresa un sentimiento y como tal está sujeto a la ley b El ministro de Defensa subraya El castellano es la primera lengua para más de la mitad de los catalanes Á. MARÍN BARCELONA. El 53,5 por ciento de los ciudadanos de Cataluña considera el castellano como la primera lengua- -aquella que es transmitida en el seno familiar y adquirida en el proceso de socialización del individuo- frente al 40,4 por ciento de la población (2.213.100) que aprendió el catalán en su casa, según lo datos facilitados ayer por la Secretaría de Política Lingüística de la Generalitat. Tan sólo un 2,8 por ciento de los entrevistados dice que aprendió simultáneamente los dos idiomas en sus primeros años de vida. Esta situación lingüística es más evidente aún en la región metropolitana de Barcelona, donde viven 4,2 millones de habitantes, ya que el 61,5 por ciento de la población considera el castellano como lengua materna. El predominio del castellano como lengua más hablada de pequeño en los hogares catalanes es, según los autores del informe sobre usos lingüísticos en 2003, una consecuencia de los elevados flujos migratorios registrados en Cataluña en el curso del siglo XX que el acuerdo no define a Cataluña como una nación porque jurídicamente en España sólo existe una nación, que es española LAURA L. CARO MADRID. Y al tercer día, Bono se pronunció sobre el acuerdo del Estatuto catalán. El último de los grandes críticos socialistas a la reforma estatutaria planteada por los partidos catalanes que quedaba por hablar lo hizo ayer, y para rechazar que se sienta incómodo con la presencia de la palabra nación en el texto pactado entre el Gobierno y CiU, que él mismo dio por apartada de las conversaciones sólo unas fechas antes. El ministro de Defensa- -que ayer comparecía en el Congreso para explicar la misión de la fragata Álvaro de Bazán en el Golfo Pérsico- -rehuyó hacer declaraciones antes de empezar la sesión, pero no quiso contenerse al hilo de un comentario a propósito realizado por el diputado del PP, Fernando López Amor, al que Bono respondió con un no crea que me encuentro incómodo, como se manifestaba, con lo que se refería a la palabra nación en el Estatuto de Cataluña Y es que, según se aventuró ya a explicar el titular de Defensa, el Estatuto pactado no define a Cataluña como una nación, porque jurídicamente sólo hay una nación, la nación española por lo que, a su juicio, la aparición del término en el preámbulo obedece a la expresión de sentimientos que- -dijo- no me corresponde a mí calificar Aunque sí destacó que los sentimientos están subordinados a la ley, del mismo modo que todos los territorios de España están subordinados a la única e indivisible soberanía del pueblo español, que reside en las Cortes es España, y el Estatuto de Autonomía de Cataluña en la parte que se ha pactado dice exactamente que Cataluña es una nacionalidad, lo que dice el actual Estatuto Y recordaría: Yo sigo pensando lo mismo que he pensado a lo largo de todo el proceso Preámbulos y literatura Donde no quiso entrar el ministro de Defensa fue a contestar la petición de explicaciones sobre por qué no acudió el sábado a la reunión del Comité Federal del PSOE, en la que su ausencia y la de otra de las voces más críticas con el proceso estatutario, la del presidente de la Comunidad de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, dieron lugar a rumores sobre diferencias irreconciliables. Que luego uno y otro se han ocupado de amortiguar: en el caso de José Bono echando mano de uno de sus antiguos argumentos, que ha defendido tanto en público como en privado, relativo a que los preámbulos de las leyes son solamente literatura no dispositiva, donde- -como ha sucedido- -cabe margen para introducir lo que ahora ha denominado sentimientos Exactamente nacionalidad A vueltas con la misma reflexión, y sin perder la sonrisa, al término de las cuatro horas que duró la Comisión insistiría ya en los pasillos del Congreso de los Diputados en que puede haber sentimientos que tiendan a pensar que Cataluña es una nación. Sin embargo, en la Constitución española jurídicamente hablando sólo cabe una nación que