Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL GOBIERNO Y CiU PACTAN EL ESTATUTO LOS PARTIDOS MIÉRCOLES 25 1 2006 ABC Carod descarta dejar el Gobierno catalán pero mantiene su amenaza de rechazar el Estatuto Mas reta al líder de ERC a que pregunte hoy a Zapatero por qué eligió a CiU para firmar el acuerdo nacionalista insta a los republicanos a romper el gobierno tripartito en Cataluña o bien a sumarse al pacto estatutario firmado entre CiU y PSOE A. MARÍN I. ANGUERA BARCELONA. Esquerra Republicana no tiene ninguna intención de ceder la Generalitat, tal como ayer volvió a dejar claro su presidente, Josep Lluís Carod- Rovira, quien además aprovechó una nueva comparecencia pública para desacreditar a CiU como alternativa de gobierno en Cataluña. Carod resondió así al reto que el presidente de la federación de CiU, Artur Mas, le lanza insistentemente desde el domingo: que vote el Estatuto pactado en la Moncloa o rompa el tripartito catalán. Mientras analizan cómo recomponer las relaciones con el PSOE, los republicanos tienen claro que no van a ceder el poder en Cataluña para convocar unas elecciones anticipadas cuando el único beneficiado sería el primer partido de la oposición. Así, Carod descartó cualquier acuerdo con los nacionalistas y argumentó que, en estas condiciones, la única alternativa al tripartito actual sería un pacto CiU- PP como los que se dieron en las dos legislaturas anteriores, opción que no nos gusta Por si fuera poco, descartó además la posibilidad de que el presidente de la Generalitat, pueda convocar elecciones anticipadas y aseguró que Pasqual Maragall ni siquiera imagina ese escenario y está concentrado en la continuidad natural del Gobierno. b El líder elecciones anticipadas, aunque ERC diga no al Estatuto. Nadal afirmó que el ejecutivo catalán no contempla hoy la eventualidad de que ERC se quede fuera del pacto estatutario y recalcó que todo apunta en la buena dirección, a que habrá Estatuto aunque en los próximos días aún debe producirse una maduración lenta de los acuerdos definitivos. El callejón y la salida nacionalista Mucha gente respira más tranquila porque parecía que nos habíamos metido en un callejón sin salida, pero hemos demostrado que había una y que tenía sentido seguir el camino destacó Artur Mas para justificar el acuerdo estatutario firmado con el PSOE. En cuanto a ERC, el líder nacionalista señalo que los republicanos tienen tres salidas: sumarse al acuerdo- lo más coherente apuntó- merjorarlo sustancialmente para no hacer un ridículo espantoso o bien, romper con el tripartito para ir a unas elecciones anticipadas para que el pueblo catalán decida si el aceurdo es bueno o no Tras reconocer el desconcierto y la incomodidad de los dirigentes de Esquerra por el pacto entre CiU y PSOE, Mas instó a Carod Rovira a preguntar hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por qué eligió a CiU y no a ERC para firmar el acuerdo estatutario. Somos la primera fuerza política en Cataluña apuntó el presidente de CiU como respuesta anticipada a los republicanos. En cuanto a actual situación del PP catalán, Mas instó a Piqué a ser coherente y pasar de los gestos y los amagos a la acción y a las decisiones importantes para podr tener una estrategia propia en Cataluña o bien a someterse a las órdenes severas y estrictas de la dirección nacional del PP que mantiene una cruzada contra el Estatuto y Cataluña por intereses partidistas Encuentro con Zapatero Respecto a la reunión que hoy debe matener con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a la que había amenazado con no asistir, Carod confirmó finalmente su asistencia al encuentro, para plantear a Zapatero las alternativas republicanas. Carod y Joan Puigcercós acudirán esta tarde a la Moncloa para transmitirle al presidente del Gobierno las alternativas de ERC tanto en financiación como en el Título de Competencias y en los referentes a las Relaciones con el Estado, la UE y Acción Exterior de la Generalitat, además de los flecos pendientes en materia de Instituciones, Poder Judicial o uso del catalán. El presidente de ERC explicó que el objetivo del encuentro con Zapatero es comprobar la disponibilidad y voluntad del PSOE a continuar negociando con Esquerra o si cierran todas las puertas En este contexto, el portavoz del gobierno catalán, el socialista Joaquim Nadal, expresó su confianza en que ERC se sume finalmente al acuerdo estatutario y descartó la convocatoria de Maragall, ayer, durante su visita a una residencia de mayores en Sabadell EFE Quintana y Feijóo coinciden en pedir el mayor autogobierno en la reforma del Estatuto gallego E. MONTAÑÉS A. MARTÍNEZ SANTIAGO. Con una efusividad inesperada, saludó ayer el vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, a un sonriente Alberto Núñez Feijóo, que aún saborea las mieles del poder tras recoger el testigo de Manuel Fraga al frente del PP de Galicia. Esta afabilidad se produjo- -admitieron ambos dirigentes- -en tiempos revueltos, como primera toma de contacto entre los principales partidos para concretar las directrices de la inminente reforma del Estatuto de Autonomía gallego. Al término de la reunión, que se demoró más de una hora, la comparecencia pública de los líderes de PP y BNG dejó claro que sus formaciones coinciden en el fondo, pero no en las formas. Ambos concretaron tres promesas: la voluntad del diálogo entre los tres partidos gallegos para la necesaria revisión de la carta estatutaria de 1981, mantener citas periódicas para consensuar el texto- -la próxima será el sábado, cuando el nuevo presidente del PP se entreviste con el secretario general del PSOE, Emilio Pérez Touriño- -y la necesidad de dotar a Galicia de la mayor autonomía política y financiera. En este último apartado, los dirigentes reclamaron que el nuevo Estatuto alcance para la Comunidad mayores techos competenciales y los instrumentos financieros oportunos para medrar su autogobierno. Sin embargo, Núñez Feijóo matizó que su profundización en los intereses de Galicia se enmarcará siempre en el bloque constitucional mientras que Quintana se mantuvo fiel a su propuesta de que Galicia no puede perder su estatus de nación si otras nacionalidades de España lo obtienen, y no renunciará a los 21.000 millones de euros que el BNG cifra como deuda histórica de Madrid a Galicia.