Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24 1 2006 Internacional 29 El socialismo portugués renuncia a la autocrítica de su derrota electoral El país espera que Cavaco Silva y José Sócrates no se entorpezcan b Don Juan Carlos, por teléfo- LA SOLUCIÓN DIPLOMÁTICA D no, fue el primero en felicitar a Aníbal Cavaco Silva por su elección como nuevo jefe del Estado en Portugal BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. El triunfo de Aníbal Cavaco Silva en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del pasado domingo en Portugal ha abierto aún más la herida que divide al socialismo portugués. Los análisis políticos del día después de los comicios se muestran unánimes al citar a los socialistas José Sócrates, jefe del Gobierno, y Mario Soares, candidato presidencial, como los grandes derrotados de la jornada. Un fracaso que contrasta con la euforia de este partido hace apenas un año, cuando Sócrates logró la mayoría absoluta en las legislativas. El portavoz del PS, Vitalino Casas, declaró ayer que el partido no está interesado en hacer un análisis interno sobre las culpabilidades No obstante algunos dirigentes, como la diputada Ana Gomes, hicieron su propia lectura de los comicios presidenciales culpando al independiente Manuel Alegre de los malos resultados. Para Henrique Neto, otro socialista histórico, el principal responsable es Sócrates y dijo que el PS perdió posición en esta batalla No han faltado comentarios ni críticas a la intervención del primer ministro la noche electoral, que coincidió con el momento en que Manuel Alegre se dirigía al país respaldado por el 20,7 por ciento de los votos, por delante del ex presidente Soares. Las televisiones tuvieron que cortar a Alegre y transmitir en directo al jefe del Ejecutivo. campaña por no tener el apoyo del partido y no haber optar por la candidatura de Mario Soares, de 81 años de edad. Mientras la izquierda saca conclusiones de estos comicios, el presidente electo trabaja ya en el futuro que quiere para su país y para todos los ciudadanos, no sólo los que le votaron. ¿Habrá entendimiento? Portugal espera ahora que se establezca una corriente de entendimiento y cooperación entre el nuevo presidente, Cavaco Silva, y el jefe de Gobierno para que la gestión de ambos se traduzca en estabilidad política y social para el país. No han faltado felicitaciones al nuevo jefe del Estado, que tomará posesión el 9 de marzo. Según confirmó a ABC su consejero de prensa, Fernando Lima, Don Juan Carlos fue el primero en felicitar al recién elegido presidente por teléfono en su domicilio, donde Cavaco Silva seguía los resultados electorales con su familia. El presidente francés, Jacques Chirac, envió una carta para felicitar al ex primer ministro y transmitir el apoyo francés para la misión que tiene por delante con el fin de promover una Europa más fuerte y solidaria Pura coincidencia Pura coincidencia alega el PS, que asegura fue una interrupción involuntaria. Para muchos observadores, sin embargo, el gesto del jefe del Ejecutivo tiene una segunda lectura, que no es otra que el mal perder del primer ministro que llegó a entablar batalla verbal con Manuel Alegre en la pre- Cavaco trabaja ya en el diseño del futuro que quiere para el país y para todos los portugueses AFP Al menos 39 muertos al descarrilar un tren en Montenegro BELGRADO. Un accidente ferroviario en Montenegro dejó ayer al menos 39 muertos y 135 heridos, entre ellos muchos niños, informó anoche un portavoz del Gobierno tras una reunión de urgencia en la ciudad de Podgorica. Un tren regional descarriló cerca de la capital montenegrina, aparentemente debido a un fallo en el sistema de freno, explicaron las fuerzas de rescate. Cuatro vagones cayeron desde una altura de 50 metros por un barranco del río Moraca. El primer ministro de Montenegro, Milo Djukanovic, se trasladó anoche al lugar del siniestro. urante siglos los estadistas de cualquier parte del planeta tuvieron claro que la diplomacia resultaba mucho más eficaz si tenía el respaldo de una fuerza militar creíble. De ahí la vieja sentencia de que para asegurar la paz lo mejor era prepararse para la guerra. Desde hace unas pocas décadas los europeos hemos superado esa etapa de la Historia y hemos llegado a la conclusión de que todo se puede resolver por la vía diplomática y a través de las instituciones multilaterales. El problema es que los demás no se han enterado. Es indudable que las elites políticas europeas están preocupadas por los programas FLORENTINO nuclear y de misiles iraPORTERO níes. Son conscientes de la amenaza que implicarían y del efecto proliferador que tendrían en la región si continúan adelante. Tratan de detenerlos, pero se sienten apresadas en sus propios prejuicios e intereses. Los gobiernos europeos quieren llevar el caso al Consejo de Seguridad, que es donde corresponde, para reforzar el diálogo diplomático con la amenaza de sanciones económicas. Pero saben que China y Rusia difícilmente aprobarían medidas contundentes. Es más, no tienen claro si ellos, es decir nosotros, las votaríamos. De hacerlo pondríamos en peligro nuestras inversiones, con su efecto en beneficios y empleo, y dañaríamos al iraní medio sin forzar con ello la voluntad de los ayatolás. Se podría considerar dejar de comprarles petróleo y gas, lo que resultaría menos costoso que los efectos de un conflicto o de una carrera de armamentos regional y mucho más efectivo, pero nadie parece dispuesto a considerarlo. En estas circunstancias Europa desearía que EE. UU. e Israel asumieran una posición agresiva contra Irán, para instalarse en la cómoda posición del mundo sensato y civilizado que mira con desdén la actitud beligerante y unilateral de estos Estados atrasados que todavía creen en el uso de la fuerza. Pero no acaban de caer en la trampa. Bush cree que el programa nuclear iraní tiene por delante un cierto recorrido y que, por lo tanto, será responsabilidad de su sucesor resolverlo. Rice ha dejado hacer a los europeos, que es lo que menos nos gusta. Lo nuestro es la crítica altiva, no la resolución de los problemas. El mantra resuena por todas partes, la solución sólo puede ser diplomática, y Ahmadineyad sonríe, convencido de que la batalla en Naciones Unidas la tiene ganada, entre la impotencia de los europeos y los intereses de rusos y chinos en su país. El régimen de no- proliferación, como el conjunto del sistema de Naciones Unidas, se fundamenta en la disposición de las partes a hacer cumplir sus acuerdos. Si un Estado lo viola sin coste alguno, podemos dar por muerto todo el mecanismo. Entraremos en una nueva etapa, con más Estados dotados de armamento nuclear y de misiles ¿A quién le echaremos la culpa?