Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional MARTES 24 1 2006 ABC Zapatero aplaza su viaje a Ceuta y Melilla por razones que están fuera de la frontera En las ciudades autónomas se piensa que la visita puede tardar todavía b La Prensa marroquí se pregunta por qué lo que en tiempos de Aznar era una provocación se transforma con Zapatero en connivencia LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. El presidente del Gobierno sigue sin poner fecha oficial a su visita a Melilla y Ceuta, a pesar de que a finales de 2005 se llegó a anunciar que sería a primeros de año, incluso en enero. Según supo ABC de fuentes cercanas a la preparación del viaje en Melilla, la explicación de que José Luis Rodríguez Zapatero no se desplace a las ciudades autónomas en este mes hay que buscarla más allá de la frontera en clara referencia a que la visita no se va a hacer en contra del criterio de las autoridades de Rabat. Fuentes de la Presidencia de la ciudad aseguran que desde Madrid han descartado que vaya a ser este mes y advierten de que la cosa se puede alargar Miembros del PSOE en Ceuta llegaron a comentar que la visita se llevaría a cabo, según la agenda presidencial, entre el 24 y el 26 de enero. Pero el paso de los días y el silencio en Moncloa han dejado atrás estas fechas y en fuentes de la Delegación del Gobierno ceutí hablan ya de los primeros días de febrero pero sin tener datos concretos ni oficiales en la mano. La gente tiene la sensación de que están jugando con nosotros aseguran desde la dirección de un periódico local. La polémica es seguida desde cerca en el Reino alauí, donde algunos medios de comunicación ya tienen la escopeta cargada para cuando Zapatero ponga el pie al otro lado del Estrecho de Gibraltar. Coincidiendo con las tesis oficiales, no hay periódico, radio o televisión que no considere las plazas norteafricanas como territorio a desocupar. La opinión es unánime al igual que ocurre con lo que denominan el Sahara marroquí en referencia al Sahara Occidental. Marruecos nunca ha dado un paso atrás en su reclamación, aunque en medios diplomáticos españoles estiman sin embargo positivo el hecho de que desde que gobiernan los socialistas las autoridades del país magrebí sean algo más cuidadosas que en la época de Aznar. Ese cuidado no fue tenido en cuenta sin embargo cuando el pasado mes de noviembre Marruecos volvió a reclamar las dos ciudades españolas en la nota de Prensa redactada tras Suárez, el único que ha ido como presidente Ni con el PP ni con el PSOE. En Ceuta y Melilla fue Adolfo Suárez el último presidente del Gobierno al que vieron en visita oficial. Ni Felipe González, ni José María Aznar, ni José Luis Rodríguez Zapatero. El popular estuvo en las dos ciudades autónomas durante la campaña electoral de 2004, pero como miembro de su partido y para pedir el voto a favor de Mariano Rajoy. Tampoco Sus Majestades los Reyes han estado en Ceuta y Melilla. Rara es la ocasión en la que las autoridades locales, sean del color que sean, no aprovechan la ocasión para ponerlo de manifiesto. Ahora es el PSOE el que quiere sumar puntos entre la desengañada población con el viaje de Zapatero. Rojo ofrece apoyo a Siria a cambio de gestos. El presidente sirio, Bashar al Assad, recibió ayer en Damasco al presidente del Senado, Javier Rojo, que le trasmitió un mensaje de apoyo a cambio de gestos de apertura. Aunque fuentes de la delegación española aseguraron que se habló con bastante franqueza de la situación internacional, el portavoz de Rojo no precisó si se abordó la supuesta vinculación del régimen sirio con el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri. blo de provocación añade este semanario independiente. Habría que saber por qué una provocación se transforma en connivencia concluye. El pasado 8 de noviembre Zapatero anunció una visita a Ceuta y Melilla a comienzos de año acompañado de varios ministros para atender las demandas más urgentes de ambas ciudades. La polémica saltó a finales de diciembre cuando el Gobierno desmintió la información de Ep que aseguraba, citando fuentes del Ejecutivo, que se avisaría a Marruecos del viaje presidencial. En Rabat, por el momento, se limitan a comentar entre bambalinas la anécdota de algún periodista alemán despistado que llamó a la Embajada española para acreditarse y poder cubrir el viaje de Zapatero a Ceuta y Melilla. la reunión con la UE en Bruselas. Es la primera vez que un primer ministro socialista efectúa una visita a los presidios ocupados publica esta semana el influyente Le Journal de Casablanca. Por parte marroquí, esta visita no ha despertado ninguna emoción. Cuando José María Aznar, el antecesor de Zapatero, hizo lo mismo al final de su mandato, la diplomacia marroquí ha- El jefe del Ejecutivo suspende su desplazamiento a Atenas, la única salida al exterior que tenía LUIS AYLLÓN MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero tampoco viajará a Atenas como tenía previsto hacer el próximo domingo, día 29, para asistir a la reunión de la Internacional Socialista el día siguiente. El presidente del Gobierno ha decidido suspender el único viaje que tenía programado para los primeros meses del año, en una agenda sin más citas concretas en política exterior que las obligadas reuniones multilaterales. Fuentes del Palacio de la Moncloa señalaron que la suspensión está motivada por problemas de agenda política española Aunque no dieron ningún tipo de precisión sobre los compromisos del jefe del Ejecutivo para esas fechas, en medios políticos se relaciona la decisión de Zapatero con su deseo de dejar plenamente atado todo lo que se refiere al Estatuto catalán o incluso con las posibles negociaciones para tratar de que ETA abandone las armas, especialmente después de que el dirigente de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi anuncia- ra que en las próximas semanas se verán noticias positivas para el proceso de paz en el País Vasco. Zapatero sigue volcado en los asuntos internos y no desea abandonar España, si no es absolutamente imprescindible, incluso aunque el viaje a la capital griega fuera a durar poco más de veinticuatro horas. En Atenas, el líder del PSOE, en su calidad de vicepresidente de la Internacional Socialista iba a presidir la reunión en la que será elegido presidente de ese organismo el griego George Papandreu. Durante el primer trimestre, el presidente del Gobierno ha aparcado la política exterior y sólo tiene marcado en la agenda la cumbre europea de los días 23 y 24 de marzo en Bruselas, además de recibir en Madrid los días 8 y 9 de febrero, la visita del presidente ruso, Vladimir Putin.