Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 1 2006 49 Los quiosqueros de prensa entregarán un millón de firmas contra la ley antitabaco Benedicto XVI bendice a la Guardia Suiza en su 500 aniversario Benedicto XVI se emocionó ayer al bendecir a la Guardia Suiza el día que marcaba el 500 aniversario de su fundación. El 22 de enero de 1506- -recordó- -el Papa Julio II acogía y bendecía el primer contingente de Guardias Suizos, llegados a Roma para asegurar la defensa de su persona y del Palacio Apostólico. Nacía así la Guardia Suiza Pontificia, que hoy vemos en toda su belleza en la Plaza de San Pedro y a la que doy las gracias por vuestro servicio Joseph Ratzinger, hijo de un gendarme que sacrificó su carrera haciendo frente a los camisas pardas de Hitler, probó en carne propia lo que significa ser soldado contra su voluntad cuando fue enrolado jovencísimo en la artillería antiaérea en la fase final del Tercer Reich. Por eso mantiene una simpatía por la profesión de las armas como instrumento de disuasión y legítima defensa, al tiempo que considera la paz como uno de los grandes objetivos de su Pontificado, muy cerca del principal, que es el ecumenismo. El Papa saludó también a los antiguos Guardias Suizos, que celebran en Friburgo el quinto centenario de la fundación del Cuerpo y que seguían el acto en directo mediante la televisión. Cuando Benedicto XVI les agradeció su fidelidad a la Iglesia y al sucesor de Pedro decenas de millares de peregrinos rompieron en un aplauso que esta vez era para los 70 soldados de alabardas y cascos relucientes en formación de gala en la Plaza de San Pedro. Hubiesen querido estar todos los 110 que componen el Cuerpo. Pero el deber es el deber, incluso en un Quinto Centenario, y los otros 40 lo celebraban desde sus respectivos puestos en las cuatro puertas del Vaticano, los pasillos del Palacio Apostólico y las puertas del apartamento del Papa, que les bendecía desde su balcón. Antes, el cardenal secretario de Estado Angelo Sodano había celebrado misa en la Capilla Sixtina para los Guardias Suizos, a los que animó a servir fiel, leal y honradamente al Sumo Pontífice AFP