Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 LUNES 23 1 2006 ABC Sociedad La primera encíclica del Papa muestra el concepto de amor en todas sus dimensiones Dios es amor explica en 50 páginas el centro de la fe cristiana y la visión del hombre encíclica aborda el amor y la sexualidad, que se han vuelto confusos en Occidente, y sale al paso del cansancio de la compasión ante la pobreza JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La primera encíclica de un Papa presenta a los ojos del mundo el eje central de su Pontificado. En el caso de Benedicto XVI, Deus Caritas Est Dios es amor refleja también su estilo personal: el de profesor universitario profundo, claro y breve. El documento de sólo 50 páginas que se hará publico el miércoles, pretende, según el Papa, mostrar el concepto de amor en todas sus dimensiones Abordando los temas por elevación, su objetivo es mejorar la calidad del amor humano, del amor en la Iglesia y de las obras de caridad. Cuando Joseph Ratzinger se convirtió en Benedicto XVI, anunció que su programa no sería promover sus propias ideas sino ponerse a la escucha de sus hermanos con espíritu de servicio. Por eso, aunque su gran pasión intelectual es el estudio de la verdad, la primera encíclica aborda en cambio el amor y la sexualidad, que se han vuelto confusos en Occidente, y sale al paso del cansancio de la compasión ante el drama de la pobreza. b La primera Las grandes encíclicas de sus predecesores Juan Pablo II: Redemptor Hominis (1979) Pone la Redención en el centro de la historia y presenta la figura de Jesucristo como modelo que revela al hombre lo que éste debe ser. Pablo VI: Populorum Progressio (1967) Señala que el camino de la paz internacional pasa por el desarrollo de todos los pueblos. Pide a estadistas y educadores volcarse en el desarrollo. Juan XXIII: Pacem in Terris (1963) Pide el freno a la carrera de armamentos, advierte de los peligros de la guerra nuclear y rechaza que cualquier guerra pueda traer justicia. Pío XII: Humani Generis (1950) Abre la puerta al estudio de la teoría del evolucionismo, separando el estudio teológico del hombre del estudio meramente biológico. Pío XI: Divini Illius Magistri (1929) Recuerda el derecho fundamental de la familia a la educación de los hijos y el principio de que los derechos de la familia anteceden a los del Estado. Los Guardias Suizos asistieron ayer a una misa en la Capilla Sixtina Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él. Estas palabras de la primera epístola de san Juan expresan con singular claridad el centro de la fe cristiana, la imagen cristiana de Dios y la consiguiente visión del hombre y su camino La cita proviene del capítulo cuarto de la primera carta de san Juan, conocido por sus contemporáneos como Juan el Teólogo por la altura de sus reflexiones. El pasado miércoles, durante la audiencia general, Benedicto XVI anunció que el próximo día 25 de enero, fiesta de la Conversión del Apóstol de los Gentiles, iré a la Basílica de San Pablo Extramuros para rezar con los hermanos ortodoxos y protestantes Hablaba sin papeles, al margen del texto escrito, pero eso se ha vuelto tan frecuente que ya no sorprende a nadie. La sorpresa- -agradecida con un aplauso rotundo de los ocho mil peregrinos- -fue el anuncio de que ese mismo día 25 se publicará por fin mi primera encíclica, cuyo título, ya conocido, es Dios es amor Con su estilo de profesor universitario o de catequista- -que llenaba siempre las aulas y las catedrales- el Papa se puso a explicar con sencillez sus objetivos: En esta encíclica quiero mostrar el concepto de amor en todas sus dimensiones. Hoy en día, la palabra amor parece algo muy lejano de lo que un cristiano piensa cuando se habla de caridad Yo quisiera mostrar que se trata de un único movimiento, con diversas dimensiones El eros -continuó improvisando el Papa- el don del amor entre hombre y mujer, proviene de la misma fuente, que es la bondad del Creador, como proviene también de ahí el amor que renuncia a sí mismo a favor de la otra persona. El eros se transforma en ágape en la medida en que los dos se aman realmente, y de que cada uno no se busca a sí mismo, su propia alegría o su propio placer, sino que busca sobre todo el bien del otro Cuando se ama de ese modo, el eros se transforma en caridad, en un camino de purificación y profundización. Y se abre desde la propia familia a la gran familia de la sociedad, a la familia de la Iglesia. A la familia del mundo Benedicto XVI ha dejado pasar diez meses antes de publicar su primera encíclica, y se limita a un texto breve El documento se centra en el punto focal de la teología y del cristianismo y se hará público el miércoles misión mía esencial no publicar muchos documentos nuevos, sino encargarme de que sean asimilados los de Juan Pablo II porque son un tesoro riquísimo. Son la interpretación auténtica del Concilio Vaticano II En esa línea, Benedicto XVI, que escribe con gran rapidez, ha dejado pasar diez meses antes de publicar su primera encíclica y se limita a un texto breve. Pero, eso sí, centrado en el punto focal de la teología y del cristianismo, como queda claro en el primer párrafo, que da nombre a la encíclica: Segunda parte En la segunda parte de la encíclica, intentaré demostrar cómo el amor que viene de Dios debe manifestarse también como acto eclesial, organizativo. Si es realmente verdad que la Iglesia es expresión del amor de Dios, del amor que Dios tiene por la criatura humana, debe ser también verdad que el acto fundamental de la fe genera un acto eclesial. La Iglesia, también como Iglesia, como comunidad y de manera institucional, debe amar Según el Papa, ese amor, la llamada Caritas no es una mera organización, como las demás organizaciones filantrópicas, sino la expresión necesaria del acto más profundo de amor personal con el que Dios nos ha creado, suscitando en nuestro corazón la inclinación a amar, que es un reflejo del Dios- Amor, y que nos transforma en su imagen En otras palabras: el amor hace a la persona más humana y, al mismo tiempo, más divina. Un patrimonio riquísimo Desde hace muchos años, los libros de Joseph Ratzinger se venden por millones de ejemplares, y lo mismo sucederá, ampliado, con su primer texto de Magisterio como Papa. Según el cardenal Walter Kasper, todo el mundo espera esta encíclica, también nuestros amigos ortodoxos y protestantes. El tema de la caridad y el amor es fundamental para el ecumenismo, porque la plena comunión significa pleno amor. Tendrá un gran impacto ecuménico La primera encíclica de Benedicto XVI no será programática a diferencia de la primera de Juan Pablo II, Redemptor Hominis que abrió las puertas al primer Papado universal Benedicto XVI opina que las 14 encíclicas de Juan Pablo II y sus abundantes cartas pastorales suponen un patrimonio riquísimo, que todavía no ha sido suficientemente asimilado por la Iglesia Por eso dijo que considero una