Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 1 2006 27 Las legislativas de hoy en Canadá apuntan a una victoria conservadora tras doce años de gobiernos liberales Georgia y Armenia se quedan sin suministro tras un sabotaje en el gasoducto ruso del Cáucaso ANÍBAL CAVACO SILVA Ex primer ministro y candidato del centro derecha Su nombre está asociado al de un periodo de estabilidad política y de gran crecimiento económico, que coincidió con la entrada de Portugal en la Unión Europea El liberal riguroso B. RODRIGO Los partidarios de Cavaco se congratulaban anoche en Lisboa de su victoria EPA LISBOA. Trabajo, rigor y exigencia son los tres sustantivos que el propio Cavaco Silva utiliza para definirse cuando habla de su labor profesional como jefe de Gobierno y como profesor universitario. Este hombre de 66 años de edad, nacido en Boliqueime (al sur de Portugal) regresa a la política después de diez años apartado de cualquier acción partidaria. Durante todo este tiempo se ha dedicado a seguir la actualidad del país- -especialmente la económica- -y la del resto del mundo en un esfuerzo por prepararse a fondo para nuevas funciones, como la de jefe del Estado. Su nombre está asociado al de un largo período de estabilidad, que coincidió con una época de grandes transformaciones políticas y económicas, y de modernización. El tiempo en el que Portugal se benefició de su adhesión a la UE y se aproximó a los niveles de crecimiento de los otros países miembros. Licenciado en Finanzas por el Instituto Superior de Ciencias Económicas y Financieras de Lisboa y doctorado en Economía por la Universidad de York, Aníbal Cavaco Silva entró en política en 1980, cuando aceptó el Ministerio de Hacienda en el Gobierno de Francisco Sá Carneiro, en el que se ganó su reputación de economista liberal. Tras la muerte del jefe del Ejecutivo y el nombramiento de Francisco Pinto Balsemao para el cargo, se negó a continuar en el Ministerio. Volvió al poder en 1985, al ser elegido presidente del Partido Socialdemócrata en el decisivo congreso de junio en Figueira da Foz. Poco después vencería en las elecciones legislativas, y el 6 de noviembre Ca- vaco Silva tomaba posesión como primer ministro, cargo que no dejó hasta 1995. La gran popularidad de este economista transformado en jefe del Ejecutivo se forjó con la aplicación de medidas como la liberalización de las empresas públicas o los recortes en los impuestos que colocaron al país en la vía de un crecimiento económico ininterrumpido. La histórica mayoría absoluta Dos años después, en unas elecciones anticipadas, Cavaco Silva obtuvo la primera mayoría absoluta de un solo partido en la historia de la política portuguesa y consiguió repetir los mismos resultados en las elecciones de 1991. Su programa de gobierno incluyó inversiones en obras públicas e infraestructura, una profunda reforma fiscal, remodelación del sistema educativo y liberalización de los medios de comunicación con la concesión de televisiones privadas. Participó en 29 Consejos Europeos, en los que defendió los intereses de su país. Portugal asumió en el primer semestre de 1992 su primera Presidencia de la UE. En el plano internacional, potenció las relaciones económicas y políticas con España, lo que se tradujo principalmente en un mayor volumen de los intercambios transfronterizos. Abandonó la política activa en 1995, tras ser derrotado en las elecciones presidenciales por Jorge Sampaio. Desde entonces, el respeto al rigor y la profesionalidad de Aníbal Cavaco Silva permanecen intactos en el recuerdo de una gran parte de la sociedad portuguesa. La imagen de un hombre serio y de palabra firme, que le ha llevado a lo más alto en los comicios presidenciales de ayer. No es una sorpresa.