Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional LUNES 23 1 2006 ABC La pequeña población de Rojales, al sur de Alicante, es la localidad española con mayor porcentaje de población extranjera. Su clima, su tranquilidad y su modelo urbanístico explican la llegada masiva de ciudadanos de la UE que buscan jubilarse El Dorado europeo de la edad dorada TEXTO: DAVID MARTÍNEZ FOTOS: ELISEO MONTESINOS ROJALES (ALICANTE) En las tranquilas calles de Rojales se funde el acento huertano característico de la Vega Baja alicantina, cercana ya a Murcia, con la sobriedad del habla anglosajona. La tez tostada y los cabellos negros coexisten con la piel blanca y el pelo dorado. Rojales, un pequeño municipio al sur de Alicante, es la población española con mayor porcentaje de extranjeros censados, cercano al 70 por ciento. De sus 17.525 habitantes, según los datos del padrón municipal, 12.265 nacieron fuera de España. El fenómeno de la inmigración alcanzó alrededor de 1980 a la que, a finales de los años setenta, era una pequeña población mayoritariamente agrícola de 5.000 habitantes. Pero la verdadera dimensión del contingente extranjero se desveló a mediados de la década pasada, cuando la normativa de la UE obligó a los ciudadanos europeos a censarse en aquella ciudad donde residieran más tiempo durante el año, sin perder por ello su nacionalidad. Fue entonces cuando las autoridades locales descubrieron que Rojales podía ser El Dorado europeo de la edad dorada, La población extranjera residente en Rojales posee unas características sociodemográficas muy marcadas: se trata en su inmensa mayoría de ciudadanos de la UE, especialmente de países nórdicos, de edad avanzada y poder adquisitivo muy alto. Según las estimaciones del ayuntamiento, la suma de las dos pensiones de las parejas comunitarias puede llegar a alcanzar los 6.000 euros mensuales. Este dato económico, unido a la situación de Rojales, una población con un clima benigno, a seis kilómetros del mar pero sin las molestias de las grandes ciudades turísticas, y que ha planificado su desarrollo urbanístico apoyándose fundamentalmente en las urbanizaciones de viviendas unifamiliares, ha llevado a muchos ciudadanos de la Unión Europea a fijar en este municipio su residencia para disfrutar de su retiro. Turistas en la terraza de un bar de la cálida localidad alicantina Censo multicolor Reino Unido: 6.559 hab. (37,4 España: 5.260 hab. (30,01 Alemania: 1.311 hab. (7,5 Paises Bajos: 822 hab. (4,7 Suiza: 806 hab. (4,6 Noruega: 474 hab. (2,7 Otras nacionalidades: Suecia, Bélgica, Bulgaria, Francia, Irlanda, Rusia, Italia, Marruecos, China, Dinamarca, Hungría, Finlandia, Ucrania, otros. los factores fundamentales para la buena acogida de los jubilados de la UE es su alto poder adquisitivo, revertido en la economía municipal, así como el hecho de que no sean compe- tencia directa por un puesto de trabajo. De hecho, su llegada ha transformado a Rojales, hasta entonces dedicado a la agricultura, en una localidad de servicios, con una importante creación de empleo. Por su parte, los residentes nórdicos están encantados con el buen tiempo y la tranquilidad del municipio alicantino, y disfrutan de soleadas jornadas en las terrazas de los clubes sociales. Además, la colonia inglesa llena el campo del equipo de fútbol local, cuando no juegan a la petanca, a la que muchos se han aficionado. Respecto al inconveniente del idioma, la solución puede estar en la escuela de español, con 400 alumnos matriculados. De la endogamia asociativa al Grupo Independiente Siempre es difícil arraigar en una ciudad desconocida, pese a que la haya escogido uno mismo. La mayoría de los extranjeros que llegan a Rojales tienden a crear asociaciones endogámicas, en las que el nexo de unión es la nacionalidad. El alcalde explica que el ayuntamiento trata de promover el asociacionismo por afinidades e intereses para que no se creen grupos estancos. Es el caso de numerosos europeos que participan de las Fiestas de Moros y Cristianos de la localidad. La endogamia alcanzó un nivel preocupante cuando un grupo de extranjeros liderados por un británico que no habla español creó el Grupo Independiente de Rojales (GIR) un partido sólo para extranjeros. El alcalde se reunió con ellos y descubrió que su mayor preocupación son las estafas e incumplimientos de los promotores urbanísticos, por lo que trata de negociar su incorporación al PSOE. Tienen todo el derecho a crear un partido y participar, pero no queremos que sea excluyente El idioma, la mayor barrera La presencia masiva de extranjeros no ha provocado ningún conflicto con la población española de Rojales. El alcalde de la localidad, el socialista Antonio Pérez, lo explica por la llegada gradual de los extranjeros, inaugurada por una colonia suiza, y porque en Rojales la mayoría fuimos inmigrantes Los vecinos españoles, que son minoría respecto a la importante colonia británica, reconocen que el idioma es la mayor barrera para la integración de los inmigrantes, aunque no se ha producido ningún choque cultural. En cualquier caso, uno de