Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DOMINGO 22 1 2006 ABC Economía Importaciones de petróleo México 14,9 Rusia 14,0 Importaciones de gas natural Resto de países 0,3 Trinidad y Tobago 0,6 EAU 1,0 Malasia 1,0 Libia 2,6 Argelia 46,0 Producción eléctrica Gas Natural Carbón Nigeria 15,3 Qatar 14,4 Nuclear Renovables y residuos Productos petrolíferos Noruega 6,5 Egipto 6,7 Hidroeléctrica FUENTE: UNESA 27 %27 %20 %10 %8 %8 Infografía ABC Resto de países 15,9 Argelia 3,1 Noruega 5,2 %I rak 5,6 FUENTE: CORES Arabia Saudí 11,3 Nigeria 11,1 Irán 8,2 Libia 10,7 Omán 5,7 España importa el 100 del uranio, el 99,5 del gas y del petróleo, el 55 del carbón y el 40 del gasóleo La diversidad de los países de origen de estos combustibles garantiza los suministros a nuestro país b Las energías renovables no po- drán sustituir a los combustibles fósiles y a las centrales nucleares hasta dentro de muchos años, según las previsiones JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. Los recientes problemas de suministro de gas natural entre Rusia y Ucrania y sus repercusiones en el mercado europeo han devuelto a la actualidad la dependencia energética de Europa (importa el 50 de la energía consumida) en general, y de España (80 en particular, así como el debate sobre la energía nuclear. En primer lugar hay que explicar que un caso como el de Rusia y Ucrania difícilmente afectaría a nuestro país, por dos motivos: por un lado, porque el gas natural que consumimos procede principalmente de países del Golfo, del norte de África y de Noruega; y segundo, porque hasta España no llega ninguno de los grandes gasoductos europeos. Cabe subrayar que si a nuestro país llegara gas desde Rusia a través de los tubos, alcanzaría un precio mucho más elevado del que cuesta traerlo en metaneros. En cuanto a Irán y unas hipotéticas sanciones de Naciones Unidas a las exportaciones de crudo, España sí que podría verse afectada, ya que las importaciones de petróleo de ese país suponen el 8 del total. No obstante, ese porcentaje podría ser fácilmente sustituido por otras procedencias, pues nos llega crudo de nueve orígenes. El problema de España en el aspecto energético es su gran dependencia. Además, se agrava por el protocolo de Kioto, que obliga a apostar por unas energías (gas natural, renovables... en detrimento de los combustibles fósiles (petróleo y carbón) Del crudo y del gas que consumi- mos, el 95,5 es importado, así como el 100 del uranio que se utiliza en las centrales nucleares. En el carbón, las importaciones suponen el 55 y en los gasóleos (automoción, agricultura, pesca y calefacción) el 40 En la generación eléctrica, las energías autóctonas, como la hidroeléctrica y las renovables (eólica, solar, biomasa, etc... suman sólo el 18 del total. Mix de generación equilibrado Como las energías renovables sólo supondrán el 12 del consumo primario de energía en nuestro país en 2010 (en 2004 fue el 7 según el plan diseñado por el Gobierno, el actual mix de generación eléctrica deberá mantenerse a corto y medio plazo, incluida la energía nuclear. Así lo ha reconocido el Ejecutivo socialista, que esta semana ha abierto una mesa de debate sobre la energía nuclear. En los últimos años, la discusión sobre este tema se ha trasladado desde las propias centrales, cada vez más seguras, hacia los residuos, que en España siguen sin encontrar un lugar definitivo. Desde hace meses y, sobre todo, tras el espectacular encarecimiento del petróleo en 2005, han sido numerosas las voces que se han manifestado a favor de la energía nuclear. Entre ellas, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato. El ministro de Industria, José Montilla, ha reconocido que sería una insensatez prescindir ahora de la energía nuclear, y el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, consideró suicida esta semana no abrir un debate sobre energía nuclear. En la misma dirección, el ministro alemán de Economía, Michael Glos, ha declarado que desea debatir nuevamente el abandono de las centrales nucleares, de las que hay 18 en ese país. Alemania, que se vio ligeramente afectada por la crisis del gas entre Rusia y Ucrania, va a construir un gasoducto desde Rusia para asegurarse el suministro. Al frente de la sociedad que llevará a cabo esta infraestructura está el ex canciller Schröder. En la UE- 25 hay 155 reactores nucleares funcionando, de los que 59 están en Francia, y ninguno en construcción. El 35 de la electricidad generada en la UE salió de centrales nucleares. Sobre el gas natural, el combustible estrella en los últimos y próximos años, hay que decir que su demanda en España crece cada año espectacularmente. En 2005 fue del 17,6 según los últimos datos de Sedigas. De los 376.000 GWh de gas que se vendieron el año pasado, el 65 %ll egó a nuestro país en buques metaneros, y el 35 a través del gasoducto del Magreb. Las regasificadoras, estratégicas España tiene cuatro plantas de regasificación (Huelva, Cartagena, Barcelona y Bilbao) de las diez que hay en toda Europa. Estas instalaciones devuelven a estado gaseoso el gas natural que transportan los metaneros en estado líquido. Además, se están construyendo otras dos en Ferrol y Sagunto. Estas plantas son estratégicas en el suministro de gas a nuestro país, pues permiten diversificar tanto la entrada de este combustible a la península como su procedencia. España es uno de los países del mundo que más diversificado tienen el origen del gas importado. El año pasado, recibimos gas de Nacionalizamos el combustible nuclear Desde que en 2002 cesó la explotación de la mina de uranio de Saelices el Chico (Salamanca) todo el mineral que se utiliza en los nueve reactores nucleares que hay en España es importado. No obstante, la metodología utilizada por la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria establece que todo el abastecimiento de combustible nuclear en España se considera de carácter nacional Esto es así porque no es necesario el aporte continuo de combustible a la central, como ocurre con el resto de las instalaciones de generación eléctrica. En cada parada de recarga se introduce en el reactor el combustible necesario para 12 ó 24 meses, según cada central. Es decir, que se garantizan la producción, el suministro eléctrico y el autoabastecimiento energético durante un largo periodo de tiempo. El Foro Nuclear destaca que, como el consumo anual estándar de una central es de unas 30 toneladas de uranio, estas instalaciones no están sometidas a incertidumbres por la falta de combustible o problemas de transporte ni de precios, que se mantienen muy estables. Además, el coste del uranio representa tan sólo el 3 del total de los costes de producción de electricidad en las centrales nucleares. Las importaciones de concentrado de mineral de uranio proceden de Rusia (28 Australia (18 Canadá (17 Níger (14 Suráfrica (10 y Namibia (7 según datos del Foro Nuclear.